Esclavitud financiera… Y tú, ¿cuándo empiezas a cortar tus grilletes? Esclavitud financiera… Y tú, ¿cuándo empiezas a cortar tus grilletes?
Hace algunos días caminaba sobre el Paseo de la Reforma, corredor financiero situado en la Ciudad de México, cuando, de pronto, aparecieron frente a... Esclavitud financiera… Y tú, ¿cuándo empiezas a cortar tus grilletes?

Hace algunos días caminaba sobre el Paseo de la Reforma, corredor financiero situado en la Ciudad de México, cuando, de pronto, aparecieron frente a mí dos estructuras que llamaron mucho mi atención: eran dos edificios que pertenecían a dos de las principales instituciones bancarias de nuestro país, con sucursales en todo el mundo. Obviamente estos dos gigantes financieros -al comprar sus propiedades y levantarlas de manera tan majestuosa- quisieron enviarnos mensajes muy claros, como el de seguridad, estabilidad y confianza, en lo que al sector financiero se refiere, sólo que a mí, en lo personal, al ver esas megaestructuras, el mensaje que me llegó fue bastante diferente.

Esclavitud financiera… Y tú, ¿cuándo empiezas a cortar tus grilletes?Lo primero que llamó mi atención, fue ver cómo compiten entre instituciones, intentando posicionar sus grandes y llamativas estructuras en lugares estratégicos de nuestra ciudad, queriéndonos dar la impresión de que llegan cada vez más alto, situándose cada vez más cerca del cielo, cuando –en realidad- los verdaderos constructores de esas imponentes torres fuimos los ciudadanos comunes de este país, nosotros que caminamos al ras del suelo, pagando tasas de interés entre el 19 y 77%, dependiendo del instrumento financiero que contratemos (tarjetas de crédito, créditos hipotecarios y préstamos personales, por mencionar unos cuantos).

Es importante observar cómo las instituciones bancarias se han transformado a lo largo de los años, a grado tal que han dejado de promover esquemas de ahorro e inversión y, por el contrario, sus políticas se enfocan a promover el crédito (sin el nombrecito rimbombante, el significado de crédito es en realidad una deuda) ya que dentro de sus políticas no está considerado que sus clientes puedan construir un patrimonio libre de pasivos, por el contrario, al ser el ahorro y la capitalización un proyecto a largo plazo, del cual depende la planificación y la constancia, estas instituciones decidieron que lo mejor, más rápido y conveniente para ellos sería otorgarnos la posibilidad de endeudarnos lo más que pudiéramos con nuestros plásticos, y pagar nuestra esclavitud financiera a meses sin intereses.

De pronto imaginé cadenas y grilletes saliendo de esas estructuras y atando de pies y manos a las personas, explotándolas a través del consumo excesivo. Ya me lo decía alguna vez, un importante director de uno de esos bancos: “Nuestra política es educar a la gente para tener deudores responsables”;  en pocas palabras, lo que ellos buscan es mantenernos cautivos y endeudados para seguir levantando monumentos que sigan promoviendo la opresión financiera de las personas que habitamos en este país.

De nosotros depende romper, HOY MISMO, las cadenas y los grilletes; dejar de ser un esclavo dedicado a pagar deudas e intereses a favor de los bancos, y comenzar a construir bienestar económico para nosotros y nuestras familias ya que, de no hacerlo, créeme que en tu momento de más necesidad estas instituciones te darán la espalda, por la única y exclusiva razón de que ya no les eres útil.

Tú puedes, sólo se requiere #actitud y decisión.

Nos leemos la próxima semana

www.educacionenfinanzas.com

En FB: Javier Villalobos

 

Javier Villalobos

Javier Villalobos

JAVIER VILLALOBOS es Licenciado en Derecho y especializado en materia financiera, es graduado del Life Underwriter Training Council (LUTCF) postgrado en materia de seguros, postgrado en seguros acreditado por The American College of Bryn Mawr, Pennsylvania y el Instituto Mexicano Educativo de Seguros y Fianzas A.C. Ha colaborado en revistas especializadas en materia financiera como Inversionista, Dinero Inteligente, Esposa Joven y programas televisivos como Diálogos, la barra matutina de Once TV México y en el programa Tiene que ver transmitido por Cadena Tres. Desde el año 2007 participa en el programa de radio Panorama Informativo en la edición dominical de Grupo ACIR y es coautor del libro Finanzas para niños. Ha sido catedrático adjunto en la Universidad Salesiana en la materia de contratos mercantiles. Es responsable de la redefinición del concepto Finanzas personales y de modernizar antiguas creencias financieras para lograr un cambio positivo en la forma como las personas se relacionan con el dinero.