El simio que aún llevamos dentro, si reímos se lo debemos a los primates El simio que aún llevamos dentro, si reímos se lo debemos a los primates
La risa humana constituye un legado de nuestros ancestros, los primates, pues se desarrolló a partir de vocalizaciones El simio que aún llevamos dentro, si reímos se lo debemos a los primates

La risa humana constituye un legado de nuestros ancestros, los primates, pues se desarrolló a partir de vocalizaciones que se encuentran en los ancestros comunes que compartimos con los simios, afirma un estudio de la estadounidense Universidad de Maryland.

De acuerdo con el investigador de ese centro, el neurólogo Robert Provine, la knismesis y la gargalesis, denominación que se le da a las cosquillas, es un tema amplio con orígenes ancestrales.

Este fenómeno es parte de nuestra naturaleza gregaria, pues reímos tanto a modo de impulso como a modo de comunicación unilateral de un estado de ánimo.

Horizontum. El simio que aún llevamos dentro, si reímos se lo debemos a los primates

Al respecto, explicó que la Knismesis es una respuesta primitiva, activada por un leve movimiento en la piel y utilizada por la mayoría de los seres vivos para defender sus cuerpos contra picaduras o arañazos.
Por su parte la gargalesis, es un fenómeno característico de los mamíferos que puede producir risas y está asociada al juego, subrayó Provine.

El estudio también legitima a la cosquilla como un elemento importante para el desarrollo y el bienestar del ser humano, pues activa las defensas del organismo y el programa neuronal para el juego hasta la generación del sentido.

La cosquilla, que a su vez provoca la risa, es considerada por los científicos como un comportamiento social, recordó el neurólogo.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.