El Secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, se prepara para la renegociación del TLCAN con EE UU y Canadá El Secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, se prepara para la renegociación del TLCAN con EE UU y Canadá
Se acerca el día en que EE UU, Canadá y México tendrán que renegociar el TLCAN. El retraso de Washington en nombrar a los... El Secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, se prepara para la renegociación del TLCAN con EE UU y Canadá

Se acerca el día en que EE UU, Canadá y México tendrán que renegociar el TLCAN. El retraso de Washington en nombrar a los negociadores y aprobar las disposiciones legales pospuso el arranque de las conversaciones hasta agosto. Sin embargo los tres países llevan semanas de contactos tras bambalinas. Para esa fecha, el secretario de Economía de México y hombre clave en el proceso negociador, Ildefonso Guajardo (Monterrey, 1957), quiere tener todo dispuesto en previsión de unas conversaciones que marcarán el futuro económico de su país.

“Hasta ahora, la calma ha ayudado”, explica en su enorme despacho desde el que se divisa todo el paseo de la Reforma, la arteria principal de la Ciudad de México. “Pero las circunstancias políticas, con las elecciones mexicanas en el verano de 2018 y las estadounidenses [para el Congreso] en el otoño, nos llevan a tratar de alcanzar un acuerdo antes de que termine diciembre”.

Hasta la irrupción de Trump, la necesidad de actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) no se mencionaba. Pero ahora es el tema central. Guajardo dice: “Es saludable que el TLC se modernice; es muy peligroso que tanta gente en EE UU piense que el tratado está en el centro de todos sus males. Hay que vacunarlo y blindarlo hacia el futuro”.

Horizontum. El Secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, se prepara para la renegociación del TLCAN con EE UU y Canadá

El grado de confianza en que el nuevo acuerdo comercial no será tan perjudicial como se preveía inicialmente ha crecido gracias al interés de muchos empresarios y agricultores del sur de EE UU, que ven en la renegociación un riesgo para sus cuantiosas ventas al país vecino.

“Los 100 primeros días [de Trump en la Casa Blanca] han servido para que en la Administración estadounidense se plasme la idea de que el TLC no es tan sencillo destruirlo”, apunta Guajardo. “Muchos de sus aliados y los mismos Estados agrícolas que votaron por él ya se han acercado a decirle que tenga cuidado con poner una bomba de tiempo a esto. Eso nos ha ayudado”.

La idea de que Trump tendrá que extraer una victoria política de la renegociación del TLC también ha calado en México. También ahí Guajardo es optimista y cree que la clave de un acuerdo donde todos ganen pasa por las reglas de origen, las normas que establecen que (los productos que se intercambian entre los países deben tener un determinado porcentaje de materiales fabricados en la región. “Podemos llegar a un acuerdo de reincorporación de cadenas productivas que perdimos hace mucho tiempo hacia Asia y del que salgamos satisfechos todos”, esboza.

También en el capítulo de derechos laborales y ambientales. “Trump podría decir: ‘Yo introduje en el TLC la obligación de cumplimiento de derechos laborales para que la ventaja comercial no descanse en la explotación del trabajo’. Y México, que enriqueció el tratado obligando a todos los países a cumplir los derechos laborales, porque queremos que el comercio beneficie también a los trabajadores mexicanos”, remata.


La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.