El regreso más esperado (Sobre “SHERLOCK”) El regreso más esperado (Sobre “SHERLOCK”)
Cuando todo aquello que es imposible ha sido eliminado, lo que quede, por muy improbable que parezca, es la verdad”. Sherlock Holmes El regreso más esperado (Sobre “SHERLOCK”)

“Cuando todo aquello que es imposible ha sido eliminado, lo que quede, por muy improbable que parezca, es la verdad”. Sherlock Holmes (personaje de Arthur Conan Doyle)

Cuando Steven Moffat y Mark Gatiss (guionistas de Doctor Who) en 2008 se gastaron 800 mil Libras de la BBC en un piloto de una hora que no gustó del todo, el rumor en los medios fue que ese proyecto terminaba en desastre.

Pero la BBC sugirió una temporada inicial a estrenar en 2010 con tres capítulos de 90 minutos y guardar el piloto sin emitir para la historia.

Y en estos días, cuando se estrena la temporada cuatro, sabemos que no se equivocaron. Sherlock ya es un clásico moderno. Ha ganado premios Emmy, BAFTA y Golden Globe entre muchos otros, es el programa más visto de la televisión inglesa del Siglo XXI y ha convertido a Benedict Cumberbatch en un actor de culto.

El regreso más esperado (Sobre “SHERLOCK”)

Las 24 adaptaciones a cine y TV de la serie de relatos y novelas de Conan Doyle constituyen un género de resultados dispares. Las hay clásicas decimonónicas, de ruptura tipo cine americano de acción (el Sherlock Holmes de Robert Downey Jr.), de escenario contemporáneo e interpretación libre (la serie Elementary) y SHERLOCK, reinterpretación canónica de los textos originales en un contexto actual.

Se ha meditado mucho acerca de la elección de los actores y actrices, especialmente la pareja protagónica, su relación y evolución.

Benedict Cumberbatch no sólo se parece físicamente al personaje descrito en los libros, sino que su alma (concepto que el personaje repudiaría) es la de Sherlock Holmes. “Sociópata altamente funcional” como se autodefine, habitante de su cerebro y distraído de aquello que no es su especialidad, desarrolla lazos de afecto y hasta de deseo actuados con sutileza magistral.

Martin Freeman es el Dr. Watson más interesante hasta el momento. Considerado por muchos adaptadores anteriores como un retrasado, Watson en realidad representa la visión de un ser humano normal, veterano de guerra (Afganistán en ambos casos: S.XIX y S.XXI), para nada limitado, leal y afectuoso. Holmes jamás podría ser amigo de un idiota.

Andrew Scott es el archienemigo Moriarty, la encarnación de la inteligencia puesta a servicio del mal. Una interpretación deliciosa que merecería una serie sólo para él.

El regreso más esperado (Sobre “SHERLOCK”)

Mark Gatiss, creador y productor de la serie, se reservó el papel de  Mycroft Holmes, el hermano adaptado de Sherlock (agente de inteligencia del gobierno en esta versión), tal vez más inteligente que el famoso detective pero menos entusiasmado en perseguir criminales.

La serie tiene una factura perfecta. Son destacables, además de las actuaciones, su ritmo vertiginoso de edición y una virtuosa integración de los elementos multimedia en el cuadro (Sherlock resuelve casos por celular y hasta se enfrenta a hackers).

La serie, producida por la BBC con la colaboración de Hartswood films y WGBH, está compuesta de tres temporadas de tres capítulos cada una y un especial de navidad entre la temporada dos y la tres.

Los tres primeros se pueden encontrar en Netflix, para quien no la haya visto y para quien desee verla una y otra vez, y la temporada recién estrenada se emite por BBC Entertainment.

Se prevé que el último capítulo será proyectado en cines en el Reino Unido con “contenido adicional”. Sólo para fanáticos.

 

Pero, ¿cómo no serlo de esta serie?

 


Mario Pinto

Mario Pinto

Argentino por nacimiento (nadie es perfecto) y ya ruco, chilango por opción.Hombre de medios por falta de imaginación en su momento, historiador del arte por curiosidad y escritor a pesar de que mi madre soñaba con un ingeniero.