El otro lado del espejo El otro lado del espejo
BLACK MIRROR estrena su tercera temporada en Netflix. Seguramente ya es fan u oyó hablar de ella: es hora de asomarse al lado oscuro. El otro lado del espejo

BLACK MIRROR estrena su tercera temporada en Netflix. Seguramente ya es fan u oyó hablar de ella: es hora de asomarse al lado oscuro.

Si usted piensa, como Stephen Hawkins, que la inteligencia artificial puede ser el final de la Humanidad o que la tecnología está metiéndose demasiado en nuestras vidas, esta es su serie.

¿Por qué BLACK MIRROR?

Charlie Brooker, su creador, lo explica así:  “Si la tecnología es una droga -y se siente como tal- entonces, ¿cuáles son los efectos secundarios?  Esta área -entre el placer y el malestar- es donde Black Mirror, mi nueva serie, está establecida. El “espejo negro” (black mirror) del título es lo que usted encontrará en cada pared, en cada escritorio, en la palma de cada mano: la pantalla fría y brillante de un televisor, un monitor, un teléfono inteligente.”

BLACK MIRROR estrena su tercera temporada en Netflix.

Hay dos modos de definir una “serie de antología”. En la primera acepción, es aquella que está formada por capítulos unitarios, con distintos elencos, historias independientes y sólo una cosa en común: en este caso la distopía tecnológica. Pertenecen a este género antológico las célebres “La Dimensión Desconocida” y “Cuentos de Ultratumba”. La otra forma de interpretar “antología” es por su excelencia y calidad inusual. Ambas definiciones le calzan a la perfección a BLACK MIRROR.

No puede definirse como una serie de terror o de ciencia ficción estrictamente, sino como una “ficción especulativa”, que alimenta nuestra tecno-paranoia. ¿Quién no está hablando de la irrupción de los celulares en nuestra vida de relación, la pérdida de intimidad, el riesgo de las corporaciones anónimas, la incomunicación en la era de la comunicación? Pues bien, todos sus temores aquí encuentran una historia acorde, en un futuro cercano o incluso en un pasado reciente.

BLACK MIRROR estrena su tercera temporada en Netflix.

Estrenada en 2012 la primera temporada de tres capítulos, obtuvo un Emmy el mismo año como mejor realización televisiva. Tuvo una segunda temporada en 2013 también con tres capítulos y esta tercera temporada presenta la novedad, a pedido de Netflix, de haber comenzado con un especial de Navidad (donde actúan Jon Hamm y Oona Chaplin) y un desarrollo en seis capítulos que pueden convertirse en 12 eventualmente.

Cuente la cantidad de “black mirrors” que usted mira al día y déjese llevar por estas pesadillas


Mario Pinto

Mario Pinto

Argentino por nacimiento (nadie es perfecto) y ya ruco, chilango por opción.Hombre de medios por falta de imaginación en su momento, historiador del arte por curiosidad y escritor a pesar de que mi madre soñaba con un ingeniero.