El monasterio de San Miguel de Escalada: una cuna mozárabe para la poesía española actual El monasterio de San Miguel de Escalada: una cuna mozárabe para la poesía española actual
4
San Miguel de Escalada fue consagrado por el abad Alfonso en el año 913, con el auspicio del rey astur Alfonso III El monasterio de San Miguel de Escalada: una cuna mozárabe para la poesía española actual 4

San Miguel de Escalada fue consagrado por el abad Alfonso en el año 913, con el auspicio del rey astur Alfonso III, y fue este mismo abad junto a un grupo de monjes cordobeses quien tuvo la idea y el empeño de reconstruir un viejo templo visigodo ligado a la advocación de San Miguel Arcángel

En la bella ribera del Esla, en la provincia española de León, rodeado de silencio y calma, ajeno al bullicio y al paso del tiempo, pasajeros, peregrinos y caminantes vemos alzarse entre chopos, amapolas y trigales el Monasterio de San Miguel de Escalada, templo mozárabe construido en el siglo X por monjes cordobeses cristianos que abandonaron Al-Ándalus. Una joya mozárabe que ha sobrevivido a la historia como fiel testigo de piedra de la Hispania medieval.

Horizontum - El monasterio de San Miguel de la Escalada: una cuna mozárabe para la poesía española actual

Marta Muñiz Rueda recitando. Fotografía por: Marcelo Barrientos.

 

VIII Encuentro Poético

Muchos han sido los frutos que el paso de los años ha ofrecido al mundo desde este recóndito tesoro. Actualmente el verano se inicia en la poesía al atardecer del primer sábado del mes de julio, con un recital coordinado por un tenaz y entregado maestro de ceremonias, Alfredo García, artífice de una velada que combina música y poesía y al que acuden, cada año, poetas de toda España y fieles amantes del verso, la música y las palabras.

Este encuentro, que en ocasiones anteriores ha contado con la participación de prestigiosos autores como por ejemplo Antonio Gamoneda (Premio Cervantes 2006), se abordó bajo el lema “Resonet Vox Poetae” (Resuene la voz de los poetas), verso elegido del libro del Beato de San Miguel de Escalada y el pasado sábado 1 de julio convocó entre sus muros a los poetas Antonio Merayo, Marta Muñiz, Julia Conejo y Antonio Agudelo, así como a la soprano argentina Ana Clara Vera.

Horizontum - El monasterio de San Miguel de la Escalada: una cuna mozárabe para la poesía española actual

Encuentro Poético. Fotografía por: Marcelo Barrientos.

 

El encuentro se hilvanó a través del recuerdo de dos libros trascendentales en la historia de la literatura en lengua española: el Libro del Beato anteriormente mencionado, —antiguo códice medieval con 122 miniaturas que comentan e ilustran el Apocalipsis de San Juan— y El Quijote de Cervantes, evocado en el capítulo musical del evento, “Ut Poesis Musica”.

Esta primera parte ofreció al numeroso público presente en el monasterio la “Suite Cervantina”, una obra dividida en tres secciones, compuesta por la poeta y músico Marta Muñiz que acompañó la voz de la soprano Ana Clara Vera al piano. La composición supone una mirada subjetiva a la obra poética y narrativa del autor del Quijote, aunando elementos de la tradición culta y popular. Se advierte en ella un genuino sabor español combinado con esencias del folclore hispanoamericano (tangos, valsecitos peruanos) porque su autora describe un Quijote cuyo horizonte no es coronado sólo por los molinos de viento de Castilla, sino que, junto a Sancho y Dulcinea, mira a América entre el humo y el sueño.

Horizontum - El monasterio de San Miguel de la Escalada: una cuna mozárabe para la poesía española actual

Julia Conejo recitando. Fotografía por: Marcelo Barrientos.

 

La música, en todo caso, sirvió de atmósfera propicia a un acto poético que sorprendió a los asistentes con versos de autores muy diferentes entre sí, cuyas voces contrastantes fueron capaces de entramar una experiencia mística, mágica, un canto de ensueño, como lo es el escenario que los envuelve.

El Monasterio

San Miguel de Escalada fue consagrado por el abad Alfonso en el año 913, con el auspicio del rey astur Alfonso III, y fue este mismo abad junto a un grupo de monjes cordobeses quien tuvo la idea y el empeño de reconstruir un viejo templo visigodo ligado a la advocación de San Miguel Arcángel. Los monjes mozárabes (cristianos en territorio ocupado por el islam), emigraron a los territorios del norte porque eran perseguidos por su credo en el Califato de Córdoba. El recinto se levantó gracias a la mano de obra monástica y como no contaban con muchos medios aprovecharon elementos ya existentes en su construcción, de tal modo que sólo tardaron doce meses en erigir el nuevo templo sobre el anterior visigótico que había sido arrasado en sucesivas razias musulmanas y del que aún se conservan restos en el subsuelo de la iglesia. Los fustes de las columnas son de época romana, traídos seguramente desde las ruinas de la cercana ciudad de Lancia. Los capiteles de mayor tamaño y de estilo visigótico, proceden muy probablemente de los restos del cercano monasterio de San Pedro de Eslonza. Se trata, por tanto, de un templo mozárabe que aúna en su construcción piezas ornamentales de estilos muy diversos y que forma parte del llamado “arte de repoblación”, un estilo arquitectónico peculiar que representa la tercera fase del arte previo al Románico, siendo la primera el Arte Visigótico y la segunda el Prerrománico Asturiano.

Horizontum - El monasterio de San Miguel de la Escalada: una cuna mozárabe para la poesía española actual

Suite Cervantina. Fotografía por: Marcelo Barrientos.

 

El arte mozárabe o arte de repoblación cuenta con ingredientes de clara influencia visigoda (los temas vegetales en canceles, capiteles y frisos), asturiana (ventanas geminadas, cordoncillo) pero, sobre todo, muestra la impronta del arte musulmán que se desarrollaba en territorio andalusí (los arcos de herradura más apuntados que los visigóticos, el uso del alfiz, el ajedrezado mozárabe, la ornamentación de inspiración oriental en capiteles y frisos con hojas, palmeras y animales exóticos).

El edificio es de planta basilical y está dividido en tres naves, siendo la central más ancha y alta que las laterales, dotada además de vanos que iluminan magistralmente el interior. Llama la atención la rígida jerarquía que divide el templo en tres zonas: la situada más al norte, ábside con tres bóvedas gallonadas, estaría destinada al clero. La central posiblemente al coro y tras el imponente iconostasis de triple arcada, los fieles. Esto es así porque el rito mozárabe guardaba necesarias distancias de respeto e intimidad entre feligreses y oficiantes, costumbre heredada de ritos orientales, ortodoxos bizantinos y coptos.

Horizontum - El monasterio de San Miguel de la Escalada: una cuna mozárabe para la poesía española actual

Fotografía por: Alejandro Aller.

 

Destaca en el conjunto el impresionante pórtico de doce arcos de herradura, pórtico que recuerda edificios del arte asturiano primitivo (San Salvador de Valdediós) y que servirá de influencia para la posterior arquitectura monástica de estilo románico a orillas del Duero.

En 1155, el monasterio es cedido por el rey Alfonso VII y su hermana Sancha a los monjes agustinos franceses de Avignon. En el siglo XIX, la desamortización de Mendizábal termina por destruir gran parte de su rico patrimonio, acabando con las dependencias monásticas. Hoy solo se conserva el templo medieval, la capilla adosada de San Fructuoso y la torre románica.

Horizontum - El monasterio de San Miguel de la Escalada: una cuna mozárabe para la poesía española actual

Antonio Merayo. Fotografía por: Alejandro Aller.

 

Pese a su expolio, el conjunto fue declarado Bien de Interés Cultural y Monumento Nacional en febrero de 1886, por ser uno de los más hermosos templos mozárabes del medievo español. Forma parte del Camino de Santiago, de la ruta de monasterios y ciudades romanas del Reino de León a orillas del Esla y a San Miguel de Escalada se debe uno de los códices más valiosos de su época, el Libro Iluminado de Maio.

La comunidad monástica que algún día lo habitó salía adelante gracias a la agricultura y la ganadería, ya que este valle es un territorio rural rico en materias primas, pero como todo monasterio albergó intramuros sabiduría y conocimiento.

Se ha debatido enormemente si la antigua abadía contaba con un scriptorium, como era frecuente en muchos edificios monásticos de la época. Sabemos que el Libro del Beato fue escrito en gran parte por Maius, un monje cuyo apelativo significa “maestro”, seguramente porque era un gran artista trabajando las miniaturas y tenía a su cargo a varios alumnos, como el monje Emeterio, que terminó parte de su obra. Y él mismo, nos dice a modo de firma: “Acordaos de mí, siervos de Cristo, quienes moráis aquí en el cenobio del supremo mensajero de Dios, Miguel Arcángel…”, por lo que resulta evidente que esta obra fue escrita en el monasterio de San Miguel de Escalada o, en todo caso, fue encargada por su Abad Recesvinto.

Horizontum - El monasterio de San Miguel de la Escalada: una cuna mozárabe para la poesía española actual

Pórtico. Fotografía por: Ulises Solís.

 

La torre es la ubicación más probable del supuesto scriptorium. Litografías y dibujos antiguos muestran la existencia de una escalera de piedra, hoy desaparecida, que comunicaba el atrio con el interior de la torre (véase la obra del dibujante romántico catalán Parcerisa). Si a esto le sumamos el hecho de que la fauna y la flora representada por Maius pertenecen al entorno de Escalada, es coherente presumir que efectivamente, el Libro del Beato fue elaborado en un sencillo scriptorium dispuesto a tal fin en el monasterio; y si a ello sumamos la difícil traducción exacta de los versos finales y el adorno de la R inicial de “resonet” mediante una cruz y un báculo de abad que bien pudieran aludir a Recesvinto, la tesis parece asentada y así lo defiende el investigador leonés Amado Cancelo. Sin embargo, hay opiniones enfrentadas y bien documentadas por expertos como Vicente García Lobo y John Williams que postulan la posibilidad de que Maio, aun viviendo en Escalada, se trasladase al cercano monasterio de Tábara, en la provincia de Zamora, para escribir su libro. En todo caso, ninguna de las posturas ha resultado concluyente y el debate sigue abierto.

El Libro del Beato de Escalada o Libro Iluminado de Maio

Horizontum - El monasterio de San Miguel de la Escalada: una cuna mozárabe para la poesía española actualA lo largo de la Edad Media, surgieron en la zona cristiana de la Península Ibérica varios libros de Beatos inspirados en el célebre Beato de Liébana (siglo VIII) y sus comentarios al Apocalipsis, el libro bíblico que el evangelista San Juan escribiera durante su destierro en una cueva de la isla griega de Patmos. Entre los códices conservados destaca el Libro Iluminado de Maio, también conocido como Manuscrito 644 de la Pierpont Morgant Library de Nueva York o Manuscrito Thompsoniano. Ha llegado hasta nosotros en excelente estado de conservación, aunque la datación de su fecha ha sido objeto de controversia entre los estudiosos; John Williams lo sitúa alrededor del año 945. También se ha debatido intensamente acerca del scriptorium de procedencia. Si bien el libro fue escrito por encargo del Monasterio de San Miguel de Escalada (esto sí es seguro), desconocemos si se confeccionó allí o si fue elaborado en el cercano Monasterio de Tábara, donde sí resulta probable la existencia de un scriptorium.

El Libro de Maio, en todo caso, resulta novedoso en cuanto a sus técnicas pictóricas por su calidad y variedad de cromatismos, realizados con nuevos materiales que permiten nuevos matices y una innovadora pigmentación, las ilustraciones a doble página, y la influencia plural de muchas culturas en temas y ornamentos (motivos florales, frutales, etc.) procedentes del arte visigótico, del copto y paleocristiano, así como reflejos del arte islámico, del europeo y del norteafricano, todo ello armonizado con gran sutileza y perfección.

Horizontum - El monasterio de San Miguel de la Escalada: una cuna mozárabe para la poesía española actual

Capitel Visigótico. Fotografía por: Marcelo Barrientos.

 

El volumen ha viajado por diferentes manos y países hasta llegar a Nueva York (Valencia, Uclés, Italia, Francia, Inglaterra) y en el leonés Monasterio de Gradefes se conserva una edición artesanal facsímil que puede ser contemplada y estudiada bajo petición particular. Los asistentes al VIII Encuentro Poético tuvimos el honor de poder revisarlo el pasado 1 de julio.

En todo caso, el deseo del archipictor Maius se cumplió, resonó de nuevo en el Monasterio de San Miguel la voz de los poetas, declamaron con júbilo, modularon su voz.

Horizontum - El monasterio de San Miguel de la Escalada: una cuna mozárabe para la poesía española actual

Antonio Agudelo. Fotografía por: Alejandro Aller.

 


Marta Muñiz Rueda

Marta Muñiz Rueda

Nace en Gijón, Asturias, en 1970. Licenciada en Filología Hispánica y titulada en Música. Ganadora del Premio de Poesía Esencia de Mujer (Astorga, 2015), del II Certamen de Poesía Lord Byron (Avilés, 2016), Primer Premio del VI Certamen de Relatos Río Órbigo, (León, 2016). Ha publicado el libro de poemas “El otoño es nuestro” (Tres voces, tres mundos II, Ed. Csed-Poesía, 2015), la colección de relatos “13 cuentos dementes para mentes insomnes y un relato para supersticiosos” (Ed. Piediciones, 2016) y la novela “Tiempo de cerezas”, (Ed. Camelot, 2017). Colabora asiduamente en eventos literarios y ha participado en numerosas publicaciones colectivas, tanto en revistas (La Curuja, FAKE-España, Espacio Luke) como en antologías o misceláneas (“Poemas por vidas”, “15 autores, 24 horas”, “Sagrado Invierno”). El próximo día 1 de julio de 2017 participará en el VIII ENCUENTRO POÉTICO de San Miguel de Escalada.