El Estado Islámico en Gran Bretaña: Recuerda…recuerda, aquel 22 de marzo de 2017 El Estado Islámico en Gran Bretaña: Recuerda…recuerda, aquel 22 de marzo de 2017
Recuerda…recuerda, cómo en aquella película pero sin las toneladas de dinamita: aquel 22 de marzo de 2017, ese auto que embistió a civiles y... El Estado Islámico en Gran Bretaña: Recuerda…recuerda, aquel 22 de marzo de 2017

Para mi eterno amigo Guillermo Valdez Medellín

Para mis colegas asesinados.

Recuerda…recuerda, cómo en aquella película pero sin las toneladas de dinamita: aquel 22 de marzo de 2017, ese auto que embistió a civiles y se impactó con las puertas del parlamento británico, para luego atacar con un cuchillo a un guardia. Recuerda a los cinco muertos en el lugar de los hechos y a los heridos, pero sobre todo, no olvides a los incuantificables abatidos por el terror.

Y mientras todos analizan las técnicas y formas del atentado, en un intento por minimizar los efectos del terrorismo internacional, nadie observa que pese a que algunos patrones se repiten, hay cierto eclecticismo en la ejecución de los ataques, se trata de una especie de recursos rudimentariamente entremezclados que aun con menos violencia ponen a temblar a un Estado como Gran Bretaña, y cuestionan –incluso sin pretenderlo– la legitimidad política de Theresa May en su búsqueda por sacar al país de la Unión Europea.

Horizontum. El Estado Islámico en Gran Bretaña: Recuerda…recuerda, aquel 22 de marzo de 2017

En el accionar del atentado lo que se observó fue algo parecido al del año pasado en Niza, Francia, pero en vez de que el atacante cerrara su recorrido disparando con un arma de grueso calibre, se destaca el uso de arma blanca. Como hemos apuntado en algunas entrevistas previas, en 2016 se registraron varios ataques con arma blanca, ya sea machetes o cuchillos a bordo del transporte público como el Metro o los trenes de pasajeros; pero estos fueron irrelevantes, inclusive para el Estado Islámico, que reivindica sólo aquellos actos de terror que tienen mayor impacto.

Mitos y supuestos de verdad acerca del Estado Islámico

1. Que el Estado Islámico se debilita cerrando las fronteras

El Estado Islámico no se debilita cerrando los accesos migratorios en la Unión Europea, ni en toda la región occidental que incluye a los Estados Unidos, pues el fenómeno terrorista islamista no es equivalente a la presencia de la cultura musulmana que lleva siglos arraigada tanto en Europa, América y algunos países de Asia y África.

El fenómeno migratorio es más antiguo que los primeros brotes de terrorismo, no digamos del internacional, hasta del terrorismo nacionalista o separatista de índole local.

 2. Que la globalización tiene la culpa del terrorismo internacional

Ahora resulta que la culpa la tiene la globalización, entonces “desintegremos las uniones” es la consigna y supuesta solución de algunos partidos políticos extremistas, pero también la de algunos “expertos” internacionalistas.

Aquí es al revés, el terrorismo como fenómeno criminológico, y por lo tanto social, es previo a la moderna globalización, pues fue desde el siglo XVIII y sobre todo en el XIX, cuando el terrorismo surge como parte de la ideología anarquista, pero impulsado y a la vez siendo actor clave de la naciente democracia. En todo caso, la culpa es de la democracia y no de la globalización. Pero esta necesidad de poner al terrorismo como justificación de las decisiones políticas en reversa de una globalización como enemiga de los Estados Democráticos, no es como nos han hecho creer, resultado del hartazgo social generalizado ante los procesos globales, sino un reacomodo muy favorable de la vanguardia extremista minoritaria que encuentra la inmejorable oportunidad de beneficiarse con el propio modelo democrático, que legalmente no ha sido eficaz al limitarlos.

Horizontum. El Estado Islámico en Gran Bretaña: Recuerda…recuerda, aquel 22 de marzo de 2017

3. Que el Estado Islámico detonará el triunfo de los partidos conservadores en las elecciones de la Unión Europea

El Estado Islámico también puede detonar la derrota de los partidos conservadores, pues no sólo los países que integran la zona euro han sido blancos de ataques terroristas, también aquellos que optaron por el Brexit no son inmunes. Ésta es la diferencia que hoy se observa en el reciente atentado ocurrido a las puertas del parlamento británico, mientras la mandataria Theresa May, se encontraba al interior del recinto. En esta ocasión, el blanco fue un Estado con dos características: promotor de la desintegración de la Unión Europea –cuya única “política” es oponerse a la globalización–, y un país con una mandataria a la que sí le da la mano el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

4. Que el Estado Islámico se debilita porque los servicios de inteligencia mejoran

Ni el Estado Islámico (ISIS) se debilita por el hecho de que antes atacaba con bombas o porque incluso Al Qaeda fue capaz de abatir las Torres Gemelas y ahora ISIS utiliza cuchillos y autos baratos en sus ataques. Nada más reduccionista que pensar así el fenómeno del terrorismo internacional del siglo XXI.

El terrorismo es terror, ya sea con bombas o con un cuchillo; lo que ha logrado el Estado Islámico es adaptarse a las circunstancias en materia de seguridad y sigue representando una amenaza que pone a temblar al mundo. Si se vale de menos recursos para lograr sus objetivos, no significa debilidad, sino todo lo contrario.

Por otra parte, los servicios de inteligencia muestran enormes deficiencias cuando no pueden prever que prácticamente en todos los casos, el atacante tiene antecedentes penales. Si se les escapa lo básico en prevención, de nada sirve que los aeropuertos y edificios públicos estén en extremo vigilados.

Horizontum. El Estado Islámico en Gran Bretaña: Recuerda…recuerda, aquel 22 de marzo de 2017

Además, los servicios de inteligencia están demasiado ocupados generando otro nivel de terror: el espionaje; como lo dado a conocer por el FBI respecto a la confirmación de que Rusia intervino en el proceso electoral que llevó a la presidencia de los Estados Unidos a Donald Trump. Se nota que los servicios secretos más irreconciliables están sacrificando sus principios con tal de defender sus intereses, mientras el terrorismo sigue tan intocable como siempre.

5. ¿El terrorismo del Estado Islámico está con Trump?

No necesariamente, pero Trump depende del Estado Islámico más que de sí mismo, ya que toda su campaña política la basó en el rechazo migratorio por motivos de seguridad en el combate al terrorismo. Entonces no es que el Estado Islámico esté con Trump, sino que Trump necesita del Estado Islámico para mantenerse al frente del poder, necesita de su prudencia antes de construir el muro y sacar a todos los migrantes indeseables de su país, pero también puede llegar a necesitar de su impulso aterrorizante en caso de que no le encuentre la fórmula a la unidad nacional. ¿Quién necesita de quién?, porque el Estado Islámico lo mismo se acomoda a un gobierno que a otro, pero Donald Trump necesita enfurecer, y por ahora la amenaza le da muy escasa razón de ser, de hacer; pero el Estado Islámico no es Al Qaeda, es un fenómeno terrorista más complejo, con capacidad de penetrar en la simpatía de los más apáticos, de los más pasivos, que cada día aumentan y se convierten en la verdadera amenaza potencial a la que puede recurrir esta red de terrorismo internacional.


Yuriria Rodríguez Castro

Yuriria Rodríguez Castro

Yuriria Rodríguez Castro, es periodista especializada en criminalidad. Egresó de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UNAM, es Maestra en Periodismo Político por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, y en ambas instituciones obtuvo Mención Honorífica. Actualmente cursa el Doctorado en Ciencias Penales y Política Criminal en el INACIPE.