El escritor argentino Nicolás Fiks y el mundo extremo de su literatura. “¿Habrá quien te considere antisemita?” El escritor argentino Nicolás Fiks y el mundo extremo de su literatura. “¿Habrá quien te considere antisemita?”
En entrevista el escritor bonaerense Nicolás Fiks, autor de la novela “Vida muerta”, habla de la mala fama, de la ausencia de moral El escritor argentino Nicolás Fiks y el mundo extremo de su literatura. “¿Habrá quien te considere antisemita?”

En entrevista el escritor bonaerense Nicolás Fiks, autor de la novela “Vida muerta”, habla de la mala fama, de la ausencia de moral, de su militancia literaria, y de los personajes de su tercera novela de corte extremo

Más que un autor divergente y nihilista, Nicolás Fiks (Argentina, 1978) es un hedonista. O quizá es que su talante tenga un punto de encuentro entre estas dos vertientes, aparentemente contradictorias.

“Para mí no se enfrentan esos dos conceptos, sino que se complementan, en mi caso y en mi literatura —dice a través de un phoner desde Buenos Aires—. Por un lado hay una comportamiento bastante destructivo, sadomasoquista, suicida, incluso hay un abuso de psicofármacos, así como de conductas sexuales peligrosas; y por otro, está un cuidado del físico: es como ir glamurosamente hacia la destrucción”, nos dice el autor bonaerense.

Hace 18 años que Fiks comenzó a publicar en su ciudad natal. Este año está por lanzar su tercera novela bajo el sello Wu Wei. El título: “Vida muerta” (de la cual Horizontum ha publicado un adelanto), luego de poco más de un lustro de su anterior novela, “Jesus Top Secret”. Ambos libros, podría pensarse, tienen base en la maldición nietzscheana. Sin embargo, “Vida muerta” es ya otro tipo de narrativa que responde no sólo a otros intereses literarios. “Quiero expresarme dejando de lado la cosa bizarra o maldita en la que me han catalogado”, asegura el escritor.

El escritor argentino Nicolás Fiks y el mundo extremo de su literatura. "¿Habrá quien te considere antisemita?"La trama de “Vida muerta” se podría simplificar en una pareja de heterosexuales que cuestionan el acto de vivir, de manera que no logran justificar ni su existencia en este mundo ni la de los demás. Ellos “rompen todos los límites”. Para su autor, la hiperviolencia de la novela es un canal de expresión: “trato de encontrar bellas palabras para expresar lo terrible”, asevera.

“Lo que expreso en “Vida muerta” es algo totalmente destructivo para con uno mismo y por ende para con los demás, porque si pierdes el límite contigo mismo no te  importa perder los límites con los demás. La violencia en esta novela es una manera de desenmascarar la injusticia, porque si lo que hay es un dios malo entonces actuemos malvadamente y podremos congraciarnos con él”, dice mordazmente.

Agrega: “Hay una parte del libro que es como un canto de las tiranías, desde Mao, Stalin, Hitler, Franco, Mussolini, los militares argentinos, Pinochet, la Primavera Negra, el ETA, toda una especie de miscelánea de la violencia que es el ser humano, un lobo para el hombre, como decía Hobbes, por eso los personajes actúan así, no es que la oveja sea buena es que es víctima del lobo, el lobo del hombre, el hombre de los virus: todos contra todos”.

En el relato que Horizontum recuperó de tu Jesus Top Secret haces una crítica un tanto nietszcheana al judaísmo a partir de un encuentro entre Jesucristo, Freud y Marx.

“Todo lo que trato de resumir en las pocas páginas rescatables de ese libro, porque es decididamente malo, es que Moisés enfrentó al hombre con Dios; Marx enfrentó al hombre contra la sociedad y Freud confrontó al hombre consigo mismo. Y allí está la crítica al judaísmo que siempre está buscando el enfrentamiento para sacar ventaja. Si no me crees hay que ver quién maneja los grandes medios de comunicación, eso no es paranoia, es real. ¿Sabés cuando alguien te domina? Cuando no podés criticar a esa persona. Vós no podés poner en entredicho un hecho histórico que esté en relación con ellos. Esa es la crítica y no porque sea antisemita sino por ser verídico: la historia habla así.

¿Habrá quien te considere antisemita?

“Seguramente. A Jesús lo consideraron antisemita, por eso lo crucificaron”.

La historia está llena de malas interpretaciones. Quizá por ello los escritores tienen que crearse un personaje, para escudarse de lo que dicen o hacen…

“Todos buscan un Zaratustra, un profeta loco que descienda de los montes a predicar la palabra y ser rechazado, como todos los profetas. Pasa que a veces tienes que escudarte en el personaje pero en mi caso particular, así como en “Vida muerta”, hay un noventa por ciento de ideas propias. Lo que pasa es que las ideas están en potencia no en acto, sino estaría preso. Me escudo en ciertas palabras, quizá en la argumentación, pero la idea es que soy yo mismo expresado en primera persona.

Entonces, ¿persiste cierto malditismo en tu obra?

“Mis libros son “malditos” para el mundo literario pero escribo porque me nace, no es que me siente a escribir algo que asuste a los padres de las quinceañeras o haga un culto al diablo para ver si me da suerte. Tampoco puedo venerar a un dios que tiene un representante en la tierra que aparte de ser peronista vive lleno de oro, entonces te vuelcas al “mal” (que sería la ausencia de ese papa, del “bien”) y quedas fuera. El problema de quedarse afuera es que te vuelves loco, como Nietzsche o mueres trágicamente, asesinado, o sufres. La puerta se cerró y ya estoy más cerca de seguir caminando que de volver. Es el punto sin retorno”.

¿Dirías que en Argentina tienes mala fama?

Se debe a que me he portado bastante mal en los últimos años. He tenido muchos problemas siempre con pequeños grupos (de escritores) o en medios de comunicación… Acá pasó una vez una tragedia (en 2004) en Carmen de Patagones en el que un chico salió a matar a tres compañeros en el colegio, como en (la masacre de) Columbine pero en menor escala. En los medios salió que ese chico había leído un poema mío y se había inspirado en ese poema, “Sendero sin regreso”. Todo está en internet, en el diario Clarín. A partir de ese momento yo quedé totalmente estigmatizado para mal, pero esa mala fama me ha ayudado. La mala fama es mejor que ser uno más del rebaño. Y no es que sea vanaglorioso de eso, es lo que me tocó. El personaje se apoderó de mí y yo trato de lucrar un poco con ese personaje. Ahora estoy en igualdad de condiciones: tengo una editorial y tengo un libro, Luis Mazzarello de Wu Wei está dispuesto a ir a la guerra conmigo.

¿Vale la pena esa militancia literaria?

El escritor argentino Nicolás Fiks y el mundo extremo de su literatura. "¿Habrá quien te considere antisemita?"“Es que es una militancia de vida porque tampoco tengo una mirada amplia de futuro. Tengo muy decidido lo que voy a hacer de mi vida. Seguiré los pasos de grandes filósofos, como Mainländer, que decidió acabar con su vida. No me parece digno ver cómo nuestros sueños van desapareciendo o nuestros seres queridos van muriendo o cómo uno mismo va decayendo. La muerte digna es la que uno escoja por sus propios medios, no hay que esperar a que una enfermedad nos doblegue o un amor nos rompa el corazón o que la muerte de un familiar o un amante nos condene. Creo que hay que darse muerte en el momento preciso. Es la única libertad de la cual disponemos. En la antigüedad los grandes generales una vez perdida la batalla decidían matarse. Hay que empezar a desmitificar un poco la muerte y condenar un poco más la vida que es la causante de tantas tragedias. La muerte es el fin de las tragedias. Yo muero abrazado a la bandera de lo que es mi literatura, creo que ese es el fin de un escritor. Los argentinos tenemos un récord de escritores suicidas. Hay muchos. Tenemos también a René Favaloro que fue el médico que inventó el baipás…”

Muchos de esos escritores nacieron o vivieron en Córdoba, ¿no?

“Lugones, por ejemplo; Barón Biza, por ejemplo, un exponente de un nihilismo absoluto, anti peronista también. Córdoba es un lugar muy místico, pero es cierto, es un lugar signado por la tragedia. Es como la entrada al infierno”.

Bueno, está el Hotel Eden… pero es difícil de creer, ¿cuál es tu idea del infierno?

“Vendría a ser el avance desmedido del consumismo de la tecnología y robotización del hombre, de ser zombis. Fíjate como caminan en la calle mirando el teléfono celular, parece una sonaja porque es una regresión a la infancia. El infierno es no discernir sobre el bien y mal, que a la vez es el paraíso. Infierno y paraíso se tocasen un punto: es vivir en la ignorancia”.

**

Si hubiera una música con la cual Vida muerta podría sonorizarse, Fiks considera que su novela tiene un parentesco con la lírica del doom metal nórdico. “El libro en sí tendrá formato de booklet, de 12 x 12 cm y la imagen de la portada es muy (en la estética de) Cannibal Corpse. Quizá no es un libro es específicamente para los metaleros pero es más afín a ellos que a la gente que escuchar a Thalía”, bromea.

Thalía tuvo un debut muy en la onda S&M…

“¿Te acordás? Yo me he masturbado mucho con Belinda cuando estaba en “Cómplices al rescate”.

Bueno, Belinda le ha hecho perder la cabeza a varios…

“Las mujeres de Eva hacen perder la cabeza y el paraíso”.

Nahum Torres

Nahum Torres

(Ciudad de México, 1977) ha colaborado en medios impresos y electrónicos con textos sobre cine, arte contemporáneo, literatura y música. Actualmente es editor en el sello Librosampleados.