El efecto TLCAN (III PARTE Y FINAL) El efecto TLCAN (III PARTE Y FINAL)
Uno de los temas que más discusión ha generado es el relacionado con el impacto del Tratado de Libre Comercio de América del... El efecto TLCAN (III PARTE Y FINAL)

El presidente Donald Trump ha prometido un cambio en el tratado comercial más importante de México. Se espera que la renegociación se inicie en el segundo semestre de 2017. Impactos 25 años después de la firma del convenio con Estados Unidos y Canadá. Evidencia empírica del impacto del tratado en los salarios en México

Uno de los temas que más discusión ha generado es el relacionado con  el impacto del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en el mercado laboral. Los detractores han señalado que “el comercio explota a un país y lo empobrece, si sus trabajadores reciben unos salarios muy inferiores a los de los trabajadores de otros países” (Krugman et al, 2009, p. 40). Sin embargo, tal situación no es válida.

Aunque es cierto que determinadas empresas pagan salarios más bajos en nuestros países, su presencia en estas naciones resulta un beneficio para los trabajadores, quienes al elegir ese puesto laboral demuestran que es su mejor opción disponible. En Vietnam, por ejemplo, los empleados en la empresa Nike han salido beneficiados. El costo de oportunidad para ellos hubiera sido trabajar en cultivos de arroz; sin embargo, la manufactura de calzado les ofreció una mejor remuneración. Lograron un mayor bienestar gracias al establecimiento de esa multinacional.

Horizontum. El efecto TLCAN (III PARTE Y FINAL)

En México hay pocos estudios sobre el impacto del TLCAN en el mercado laboral. Según el teorema Stolper y Samuelson con éste era de esperarse que nuestro país se especializara en la producción de bienes intensivos en mano de obra, con lo cual habría un incremento en el salario para los trabajadores de menor cualificación. Chiquiar (2004) documentó que para el caso mexicano, en el período comprendido entre 1984 y 1997, se presentó un incremento en el skill premium, es decir, aumentó la relación entre los sueldos de los profesionistas y la de los trabajadores no calificados, contrario a lo predecido por esta teoría.

Feenstra y Hanson (1995) también sustentan la aseveración de Chiquiar (2004), para el caso de la Industria Maquiladora de Exportación (IME), donde los primeros beneficiados, en materia salarial, fue el personal calificado: ingenieros y demás profesionistas contratados entre 1986 y 1994. El incremento en los salarios para los trabajadores fue positivo, pero no significativo en ese mismo período.

Según Revenga (1997), en la medida en que el proteccionismo fue desmantelado, las ganancias de los trabajadores no calificados cayeron, como resultado de la reducción de la demanda laboral en esos sectores y una mayor competencia con países emergentes. Para Chiquiar  (2004) el incremento en el skill premium obedeció a que México tendió a competir con otras naciones en la primera etapa de esta apertura y que también tenían procesos intensivos de utilización de mano de obra. Asimismo, la escasez de capital humano calificado se conjugó con un incremento de Inversión Extranjera Directa (IED), particularmente en la industria manufacturera lo que presionó al alza los sueldos de los profesionistas mexicanos. No obstante, tal situación se detuvo a partir de 1997. La consolidación del TLCAN ocasionó que México comerciara con dos naciones, cuya dotación de capital es mayor a la nuestra, es decir, en comparación con Estados Unidos y Canadá somos un país intensivo en mano de obra. Robertson (2000) provee evidencia de que después de que el TLCAN comenzó a operar, la tendencia de incrementar el skill premium se detuvo e incluso fue revertida.

Sin embargo, el mismo Chiquiar (2004) señala que los efectos del TLCAN han sido disímbolos en las diferentes regiones de México. Asegura la existencia de una elevada heterogeneidad en la fuerza laboral en México, la cual no es perfectamente movible entre regiones. En su análisis clasificó al país en cinco grandes regiones, en función de su proximidad con Estados Unidos, sus lazos históricos con esta nación, el mercado laboral, el capital humano y el grado de presencia de empresas multinacionales y exportadoras.

Horizontum. El efecto TLCAN (III PARTE Y FINAL)

Las cinco regiones obtenidas son: 1) Región fronteriza, conformada por los estados de Baja California, Coahuila, Chihuahua, Nuevo León, Tamaulipas y Sonora; 2) Región Norte, integrada por las entidades de Aguascalientes, Baja California Sur, Durango, Nayarit,  San Luis Potosí, Sinaloa y Zacatecas; 3) Región Central, conformada por las entidades Colima, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos Querétaro, Puebla, Tlaxcala, Veracruz; 4) Región Capital integrada por la Ciudad de México y el Estado de México; y por último la 5) Región Sur, integrada por las entidades de Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán.

En su modelo realiza una agrupación de estas cinco regiones para efectos metodológicos en sólo tres: la Ciudad de México, la región fronteriza y el sur del país. Dicho modelo contiene cuatro bienes, los cuales son ordenados de acuerdo con la intensidad de las habilidades necesarias para producirlos: sector bancario (b), bienes industriales de alta tecnología (i), ensamblaje (a)  y agricultura tradicional (t). Asimismo el autor considera dos insumos, mano de obra calificada (h) así como mano de obra no calificada (l). El supuesto crucial del modelo es que los insumos no son movibles entre regiones. Aplicando el teorema de Stolper y Samuelson de la dotación de factores este modelo considera que la Ciudad de México se especializa en la producción de los bienes del sector bancario (b) y en bienes industriales de alta tecnología (i); mientras que las entidades de la frontera norte se especializan en bienes industriales de alta tecnología (i) y en ensamblaje (i), mientras que el resto del país produce ensamblaje (i) y agricultura tradicional (t).

En consecuencia, este autor señala que la región fronteriza se especializa en el bien exportable (bienes industriales de alta tecnología y ensamblaje) y exhibe un incremento relativo en los salarios de los trabajadores no calificados; es decir, en estas entidades el skill premium disminuye.  Por otro lado, en la Ciudad de México dada su especialización en el sector bancario y en la producción de bienes industriales de alta tecnología el skill Premium se incrementa, ya que son bienes intensivos en mano de obra calificada, con lo cual los sueldos de los profesionistas tenderán a elevarse, mientras que los salarios de la mano de obra no calificada tenderán a mostrar un menor dinamismo.

Horizontum. El efecto TLCAN (III PARTE Y FINAL)

De esta manera, se explica el comportamiento disímbolo que ha habido en materia de evolución de sueldos y salarios debido a la apertura económica. En consecuencia, de acuerdo con Chiquiar (2004) individuos con las mismas habilidades y/o cualificaciones observables difirieron grandemente en su localización geográfica.

CAMBIOS EN EL TPP Y OPORTUNIDADES DE RENEGOCIACIÓN DEL TLCAN

Los avances alcanzados en el texto del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés) pueden ser de gran utilidad en la renegociación del TLCAN. Es importante recordar que el TPP fue aprobado en febrero de 2016 en Auckland, Nueva Zelanda, iniciando desde esta fecha su proceso de discusión en las instancias legislativas de los doce países participantes Canadá, Estados Unidos, México, Perú, Chile, Australia, Nueva Zelanda, Brunei, Singapur, Malasia, Corea del Sur y Japón. Sin embargo, el presidente Donald Trump decidió que Estados Unidos no participará más en dicho tratado, revocando su participación con una orden ejecutiva emitida en su oficina oval el pasado lunes 23 de enero de 2017. El TPP fue un acuerdo de última generación que contiene capítulos novedosos en materia de propiedad intelectual, comercio electrónico y sustentabilidad. Expertos como Ortíz Mena (2016) señalan que México deberá buscar que el TLCAN adopte las medidas ya presentes en el texto del TPP en materia de política de competencia (artículo 1504) así como los mecanismos de resolución de controversias (artículos 1907 y 2022). Asimismo; resultará relevante rescatar los avances logrados en materia de propiedad intelectual y comercio electrónico.

CONCLUSIÓN

El cambio del modelo económico de México al pasar de ser una economía cerrada, que tenía como base la sustitución de importaciones, a una economía abierta, basada en el libre mercado y con énfasis en el modelo exportador ha tenido notables repercusiones en nuestro país. El TLCAN ha impulsado el potencial exportador de México, a pesar de la firma de numerosos tratados con otros países, Estados Unidos y Canadá siguen jugando un rol protagónico en materia de comercio exterior para México, al concentrar el 83.7% del total de exportaciones. El TLCAN ha permitido a México lograr un escalamiento industrial gracias a la Inversión Extranjera Directa (IED), recibida en industrias de gran complejidad económica como son la aeronáutica y automotriz, entre otras. Del total de exportaciones de México, un 89% corresponde a bienes manufacturados, el 53% de las exportaciones remitidas a Estados Unidos son de tipo intra-industrial, un indicador por encima del comercio de este tipo entre Alemania y Japón con Estados Unidos.

Horizontum. El efecto TLCAN (III PARTE Y FINAL)

La geografía económica de nuestro país es muy distinta a la de hace 30 años, anteriormente el crecimiento estuvo concentrado en las tres grandes metrópolis del país Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey.  En las últimas décadas hemos visto un crecimiento vigoroso de un conjunto de ciudades medias ubicadas en el norte y el Bajío del país tales como Tijuana, Mexicali,  Hermosillo, Chihuahua, Saltillo, León, Querétaro, por mencionar algunas. De esta forma, gracias a la apertura económica y el TLCAN tenemos nuevos polos de desarrollo. El fracaso de las políticas públicas territoriales de los sexenios de Echeverría y López Portillo quedó atrás, el libre mercado ha sido capaz de detonar un crecimiento significativo en diferentes regiones del país. Sólo el sur se quedó atrás del tren del desarrollo, situación que se pretende remediar con las Zonas Económicas Especiales.

La llegada de Trump al poder en Estados Unidos plantea un escenario de cambio al TLCAN. Tenemos ante nosotros el reto y la oportunidad de mejorar el acuerdo comercial. En la negociación no debemos dar pasos hacia atrás ni permitir la imposición de aranceles ni impuestos fronterizos, el tratado ha funcionado bien al permitir la complementariedad económica, sería un error el querer gravar las mercancías que crucen la frontera, ya que significaría una pérdida significativa de competitividad. La complejidad del tejido productivo en industrias como la automotriz y en menor medida la electrónica han hecho que pasemos de lo Hecho en México a lo Hecho en Norteamérica. El TLCAN ha hecho que Norteamérica puede competir con la Unión Europea y las naciones del Pacífico Asiático. Si ponemos obstáculos al movimiento de mercancías en un mercado ya integrado, las cadenas productivas de valor que hemos construido en los últimas dos décadas estarán en riesgo de romperse. (FINAL)

BIBLIOGRAFÍA

Aguilar A. and Graizbord, B. (2002) Evolution and maturing of the Mexican urban system. In Geyer H.S. (ed.) International Handbook of Urban Systems. Cheltenham, Edward Elgar Publishing Limited, pp. 419-454.

Chiquiar, D; Fragoso E. y M. Ramos-Francia (2007) La Ventaja Comparativa y el Desempeño de las Exportaciones Manufactureras Mexicanas en el período 1996-2005. Documento de Investigación, Banco de México Working Paper, 2007-12

Chiquiar, Daniel (2004) Globalization, Regional Wage Differentials and the Stolper-Samuelson Theorem: Evidence from Mexico. Documento de Investigación, Banco de México Working Paper, 2004-06

Feenstra, R. and Hanson, G. (1995) Foreign Direct Investment and Relative Wages: Evidence from Mexico´s Maquiladoras, NBER Working Paper, 5122.

Hanson, G. (2001) US-Mexico Integration and Regional Economies: Evidence from Border-City Pairs. Journal of Urban Economics, 50, 259-287.

Krugman, P. and R. Livas-Elizondo (1996) Trade Policy and the Third World Metropolis. Journal of Development Economics, 49, 137-150.

Krugman, P; Obstfeld M. and Marc J. Melitz (2012) International Economics Theory and Policy. Ninth Edition. Addison and Wesley Pearson Education Inc. Boston, United States of America, pp. 50-79.

Leamer, Edward (1993) Wage Effects of a U.S.-Mexican Free Trade Agreement. In Peter Garber (ed.) The Mexico-U.S. Free Trade Agreement, Cambridge, MIT Press: 57-125.

Ortíz-Mena, A. (2016) Tamaño y distancia son destino. El futuro de las relaciones económicas entre México y Estados Unidos. Comercio Exterior, 8, 33-37.

Ortega, Eric (2010) Exploring determinants of employment growth in Mexican Cities in the first period of economic openness 1988-1998. Dissertation presented to obtain Master Degree on Local Economic Development (LED) at London School of Economics and Political Science (LSE). London, United Kingdom (unpublished).

Polese, M. (2009). The wealth and poverty of regions: why cities matter. Chicago, The University of Chicago Press.

Puga, D. and Venables, A. (1996) The Spread of Industry: Spatial Agglomeration in Economic Development, Journal of the Japanese and International Economy, 10, 440-64.

Revenga, Ana (1997) Employment and Wage Effects of Trade Liberalization: The Case of Mexican Manufacturing. Journal of Labor Economics, 15 (3): 520-543

Robertson, Raymond (2000a) Trade Liberalization and Wage Inequality: Lessons from the Mexican Experience. World Economy 23 (6): 827-849.

Vega G. y F. Campos (2016) Por un futuro de más integración regional, Comercio Exterior 8, 8-11.

Wilson, Ch. (2016) Una plataforma regional de producción manufacturera, Comercio Exterior, 8, 12-19.

World Bank (2009) World Development Report 2009: Reshaping Economic Geography. Washington D.C., The World Bank.


Eric Ortega Urita

Licenciado en Economía por el Tecnológico de Monterrey, realizó su Maestría en Ciencias en Desarrollo Económico Local en la London School of Economics and Political Science (LSE) en la Gran Bretaña, actualmente se desempeña como Director de la Licenciatura en Economía y Finanzas en el Tecnológico de Monterrey.