El efecto TLCAN (I PARTE) El efecto TLCAN (I PARTE)
El presidente Donald Trump ha prometido un cambio en el tratado comercial más importante de México. Se espera que la renegociación se inicie en... El efecto TLCAN (I PARTE)

El presidente Donald Trump ha prometido un cambio en el tratado comercial más importante de México. Se espera que la renegociación se inicie en el segundo semestre de 2017. Impactos 25 años después de la firma del convenio con Estados Unidos y Canadá

La creciente integración productiva a nivel mundial, así como las medidas adoptadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump en los últimos dos meses respecto a la inversión y el comercio exterior han hecho que haya un interés creciente por la economía internacional en todo el orbe. Hasta 1986, México se caracterizó por tener un modelo económico que tenía como centro la sustitución de importaciones; sin embargo, ese año se dio un vuelco en la estrategia de desarrollo económico con la adhesión de nuestro país al Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT por sus siglas en inglés). Posteriormente en 1992 se concretó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Estados Unidos y Canadá como socios firmantes, dicho tratado entró en vigencia a partir del 1° de enero de 1994.

El proceso de apertura de la economía mexicana ha sido una de las más exitosas a nivel mundial, tal y como señala Ortíz Mena (2016). El coeficiente de apertura comercial, medido como la suma de exportaciones más importaciones respecto al Producto Interno Bruto, se incrementó de un 27% ,en 1980, a un 67%, en 2015.

Horizontum. El efecto TLCAN (I PARTE)

Gracias al TLCAN se ha profundizado la integración productiva con nuestros vecinos del norte. Sin embargo, soplan vientos de cambio, el nuevo presidente republicano Donald Trump ha prometido a los estadounidenses un cambio en el tratado. Se espera que las renegociaciones se inicien en el segundo semestre de 2017. Ante tal coyuntura resulta perentorio saber cuáles han sido los impactos del referido convenido en los diferentes ámbitos económicos en México.

En primera instancia nos remitiremos a las cifras del volumen del comercio exterior, exportaciones e importaciones, con la finalidad de evaluar el desempeño externo de México. En segunda instancia, se abordará un tema neurálgico en lo concerniente a las fuentes del crecimiento del intercambio comercial ocurrido gracias al tratado, en una visión retrospectiva, ¿podemos explicar el crecimiento por un mayor comercio interindustrial e intraindustrial?, ¿qué modelos económicos son acordes con la evidencia empírica disponible? En tercera instancia, se analizará la evidencia empírica disponible en torno a la creciente integración productiva. Resulta indispensable entender que el éxito del TLCAN reside en la mayor interrelación existente entre las empresas de los tres países. Se ha forjado un tejido productivo que es muy competitivo y modificar las reglas del juego, a estas alturas del partido, puede resultar muy perjudicial para las tres naciones. Se hará un énfasis particular en la industria automotriz.

En cuarto lugar abordaremos los impactos en la geografía económica mexicana, inducidos por la apertura comercial y el TLCAN. En quinta instancia, se aborda el impacto en materia salarial del TLCAN, tema que ha suscitado bastantes críticas. Y por último, las áreas de oportunidad existentes al momento de renegociar este acuerdo.

PRINCIPALES CIFRAS DEL CRECIMIENTO DEL COMERCIO EXTERIOR

El TLCAN negociado desde hace más de 25 años ha impulsado un crecimiento del comercio exterior entre México, Estados Unidos y Canadá. En 1993, un año antes de la entrada en vigencia del TLCAN, las exportaciones totales de México ascendieron a 51,886 millones de dólares, de las cuales 44,474 millones de dólares se enviaron a Estados Unidos y Canadá; es decir, el 85.7% de las exportaciones mexicanas tuvo como destino Norteamérica.

Transcurridos 23 años del TLCAN, las exportaciones de México a estos países crecieron hasta alcanzar 313,081 millones de dólares en el año 2016; es decir, se multiplicaron por siete y este año representaron el 83.7% del total de las exportaciones mexicanas. A pesar de la firma de numerosos tratados comerciales con países europeos, asiáticos y latinoamericanos las exportaciones mexicanas siguen teniendo como principal mercado Norteamérica, al pasar de un 85.7% en 1993 a un 83.7% en 2016.

Horizontum. El efecto TLCAN (I PARTE)

El mayor dinamismo se registró en las exportaciones de México hacia Estados Unidos, las cuáles crecieron de 42,911 millones de dólares en 1993 a 302,654 millones de dólares en 2016, con lo cual se multiplicaron 7.1 veces. La preeminencia de Estados Unidos como principal destino de las exportaciones de México se mantiene. En 1993 este país absorbió el 82.7% de las ventas al extranjero mexicanas, cifra que en 2016 se ubicó en 80.9%.

También el dinamismo del comercio exterior de México con Canadá ha sido destacado. Las exportaciones nacionales se incrementaron de 1,562 millones de dólares en 1993 a los 10,427 millones de dólares en 2016; es decir, se multiplicaron 6.7 veces. En términos porcentuales es posible observar que las exportaciones de México a Canadá representaron un 3% de las ventas al exterior en 1993 y que en 2016 fueron el 2.8% del total exportado.

En lo que se refiere a las importaciones de México provenientes del bloque del TLCAN, éstas se incrementaron de 46,470 millones de dólares en 1993 hasta alcanzar 189,214 millones de dólares en 2016. Es decir, se multiplicaron 4.1 veces. En el caso de las importaciones de México provenientes de Estados Unidos crecieron de 45,294.6 millones de dólares en 1993 hasta alcanzar los 179,582 millones de dólares en 2016; es decir, se cuadruplicaron.

El incremento en términos porcentuales fue mayor en el caso con Canadá, ya que las importaciones crecieron de 1,175 millones de dólares en 1993 hasta 9,631.5 millones de dólares en 2016, es decir, se multiplicaron 8.2 veces.

Horizontum. El efecto TLCAN (I PARTE)

México ha emergido como un claro ganador del TLCAN. En 1993 nuestro país registró un déficit comercial de -1,995.6 millones de dólares con Estados Unidos y Canadá, mientras que en el año 2016 registró un superávit comercial de 123,867 millones de dólares con ambos países. Con Estados Unidos el superávit en el año 2016 ascendió a 123,071 millones de dólares equivalente al 32.9% del total de exportaciones mexicanas. De esta manera, la integración comercial lograda con Estados Unidos y Canadá ha sido a favor de México.

EVOLUCIÓN DEL DINAMISMO EXPORTADOR DEL TLCAN

El ímpetu del crecimiento del comercio exterior debido al TLCAN ha variado con el tiempo. Entre los años de 1994 a 2000, la tasa de crecimiento promedio anual (TCMA) del comercio exterior del TLCAN fue del 12%. Este crecimiento de dos dígitos estuvo muy por encima del dinamismo del comercio mundial, que en esos años registró un crecimiento del 8% a tasa anual,  de acuerdo con Vega y Campos (2016). Sin embargo, a partir de 2001 el crecimiento del comercio exterior del TLCAN se ha situado por debajo del incremento del comercio en todo el orbe.

La desaceleración de la TCMA del comercio coincidió, en primera instancia, con la recesión sufrida por Estados Unidos en 2001, misma que se contagió a México en ese mismo año, lo que impactó el dinamismo del intercambio comercial. Cabe señalar que la recuperación posterior en 2002 y 2003 fue muy lenta, tanto en Estados Unidos como en México.

La dinámica del Producto Interno Bruto como la del empleo fue de un escaso dinamismo. En esos años fue muy popular el término  job less recovery, acuñado por los estadounidenses para explicar la lenta recuperación de puestos de trabajo, ante el notable incremento en productividad, motivado por los avances tecnológicos y las presiones de eficiencia enfrentadas por las empresas en esos años.

Otro factor disruptivo en esos años fue la entrada de China a la Organización Mundial de Comercio (OMC) en 2001, con lo cual Estados Unidos, al igual que otras naciones, se vieron obligados a otorgarle el estatus de “nación más favorecida”, lo que impulsó de manera inmediata a las exportaciones chinas al disminuir de facto un gran número de aranceles.

China superó a México en el mercado estadounidense, desde el año 2002. Aunque las exportaciones del país asiático representaron una seria competencia para México, la dinámica exportadora de nuestro país le permitió desplazar a Canadá en 2004, convirtiéndose desde ese año en el segundo mayor exportador hacia Estados Unidos, sólo detrás de China.

China, así como Corea del Sur, Taiwán, Malasia, Tailandia, Vietnam e Indonesia, por mencionar los más importantes, erosionaron la Ventaja Comparativa Revelada de México, en el período de 2001 a 2005, en maquinarias, equipos electrónicos y eléctricos; máquinas de oficina y equipos de cómputo, así como en maderas y muebles. Así lo señala un estudio de Chiquiar y colaboradores  (2007), donde se afirma que tras el auge exportador de finales de los años 90, las condiciones del mercado cambiaron de manera drástica tras la recesión en Estados Unidos en 2001.

Afortunadamente, México fue capaz de mantener una sólida especialización en cinco industrias: la Automotriz; la de Maquinaria y Generadores de Energía;  la de Maquinaria y Equipo Industrial; la de instrumentos científicos y profesionales y la de Bebidas. Éstas se convirtieron en las industrias estrellas de México, mismas que le permitieron tener un crecimiento destacado en exportaciones hacia Estados Unidos y Canadá, aunque con un menor dinamismo respecto al registrado a finales de los años 90.

Nuevamente la crisis económica mundial de 2009 representó un freno para las exportaciones mexicanas, aunque volvieron a crecer tras la destacada recuperación de la economía en Estados Unidos, registrada a partir del año 2010. El dinamismo exportador del país ha sido uno de los motores de crecimiento de la economía nacional, en la última fase de crecimiento económico, misma que se ha extendido, por casi ocho años, y que aparentemente se mantendrá por un tiempo más. (CONTINUARÁ…)

BIBLIOGRAFÍA

Aguilar A. and Graizbord, B. (2002) Evolution and maturing of the Mexican urban system. In Geyer H.S. (ed.) International Handbook of Urban Systems. Cheltenham, Edward Elgar Publishing Limited, pp. 419-454.

Chiquiar, D; Fragoso E. y M. Ramos-Francia (2007) La Ventaja Comparativa y el Desempeño de las Exportaciones Manufactureras Mexicanas en el período 1996-2005. Documento de Investigación, Banco de México Working Paper, 2007-12

Chiquiar, Daniel (2004) Globalization, Regional Wage Differentials and the Stolper-Samuelson Theorem: Evidence from Mexico. Documento de Investigación, Banco de México Working Paper, 2004-06

Feenstra, R. and Hanson, G. (1995) Foreign Direct Investment and Relative Wages: Evidence from Mexico´s Maquiladoras, NBER Working Paper, 5122.

Hanson, G. (2001) US-Mexico Integration and Regional Economies: Evidence from Border-City Pairs. Journal of Urban Economics, 50, 259-287.

Krugman, P. and R. Livas-Elizondo (1996) Trade Policy and the Third World Metropolis. Journal of Development Economics, 49, 137-150.

Krugman, P; Obstfeld M. and Marc J. Melitz (2012) International Economics Theory and Policy. Ninth Edition. Addison and Wesley Pearson Education Inc. Boston, United States of America, pp. 50-79.

Leamer, Edward (1993) Wage Effects of a U.S.-Mexican Free Trade Agreement. In Peter Garber (ed.) The Mexico-U.S. Free Trade Agreement, Cambridge, MIT Press: 57-125.

Ortíz-Mena, A. (2016) Tamaño y distancia son destino. El futuro de las relaciones económicas entre México y Estados Unidos. Comercio Exterior, 8, 33-37.

Ortega, Eric (2010) Exploring determinants of employment growth in Mexican Cities in the first period of economic openness 1988-1998. Dissertation presented to obtain Master Degree on Local Economic Development (LED) at London School of Economics and Political Science (LSE). London, United Kingdom (unpublished).

Polese, M. (2009). The wealth and poverty of regions: why cities matter. Chicago, The University of Chicago Press.

Puga, D. and Venables, A. (1996) The Spread of Industry: Spatial Agglomeration in Economic Development, Journal of the Japanese and International Economy, 10, 440-64.

Revenga, Ana (1997) Employment and Wage Effects of Trade Liberalization: The Case of Mexican Manufacturing. Journal of Labor Economics, 15 (3): 520-543

Robertson, Raymond (2000a) Trade Liberalization and Wage Inequality: Lessons from the Mexican Experience. World Economy 23 (6): 827-849.

Vega G. y F. Campos (2016) Por un futuro de más integración regional, Comercio Exterior 8, 8-11.

Wilson, Ch. (2016) Una plataforma regional de producción manufacturera, Comercio Exterior, 8, 12-19.

World Bank (2009) World Development Report 2009: Reshaping Economic Geography. Washington D.C., The World Bank.


Eric Ortega Urita

Licenciado en Economía por el Tecnológico de Monterrey, realizó su Maestría en Ciencias en Desarrollo Económico Local en la London School of Economics and Political Science (LSE) en la Gran Bretaña, actualmente se desempeña como Director de la Licenciatura en Economía y Finanzas en el Tecnológico de Monterrey.