El derecho a la educación El derecho a la educación
La Convención sobre los Derechos del Niño (1989) señala que la niñez tiene derecho a la educación y el ejercicio progresivo y en condiciones... El derecho a la educación

La Convención sobre los Derechos del Niño (1989) señala que la niñez tiene derecho a la educación y el ejercicio progresivo y en condiciones de igualdad de oportunidades. Una década después surgieron los Objetivos de Desarrollo del Milenio (2000); fueron ocho propósitos de desarrollo humano que la ONU acordó conseguir para 2015. En educación el objetivo fue conseguir que la niñez completara un ciclo completo de enseñanza primaria.[1]

 En 2015 los progresos fueron evaluados, con los siguientes resultados:[2] el número de niños sin asistir a la escuela se redujo en casi la mitad desde el año 2000; se conservan disparidades en la matriculación en la escuela primaria, los niños más pobres y con mayores desventajas son quienes llevan la carga más pesada; más niños están completando la escuela primaria en los países de menores ingresos; la brecha entre los géneros en la alfabetización de los jóvenes ha caído desde 1990 y un mayor porcentaje de jóvenes sabe leer y escribir.

El derecho a la educación

 Después de la evaluación, la lista de propósitos se amplió a 17 y se conocen como Objetivos de Desarrollo Sostenible; el de educación es: “Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”.

 En México, el Estado está obligado a ofrecer servicios educativos desde preescolar a media superior. Para esta población el derecho a la educación es inalienable. Se asume que en ningún caso se debe violar este derecho, con independencia de la etnia, religión, sexo o clase social. A pesar de los marcos regulatorios, no se ha logrado el disfrute pleno del derecho a la educación básica de todos los niños, niñas y adolescentes. Existen problemas y retos que hay que atender para garantizar el pleno cumplimiento de ese derecho.

 Uno de los principales desafíos son las condiciones de exclusión escolar, fenómeno que exige evaluar las políticas públicas para asegurar el acceso de la población a una educación básica y garantizar un entorno propicio para su desarrollo integral.

El derecho a la educación

 La exclusión escolar condiciona y determina el desarrollo personal, obstaculiza la inserción sociocultural y complica el acceso a los sistemas socialmente preestablecidos. A largo plazo la exclusión provoca que los nexos (sociales, laborales, económicos) entre individuo y sociedad se debiliten: a mayor exclusión, mayor vulnerabilidad.

 Algunos datos de la Encuesta Intercensal 2015 (INEGI) señalan: la población nacional de 6-14 años es de 20 millones, el 8.3% no sabe leer y escribir (1.6 millones); la población de 15 años y más es de 86.6 millones, con un analfabetismo de 5.4% (4.6 millones). El porcentaje de personas de 6-14 años que asisten a la escuela ha aumentado. En 2010 el promedio de escolaridad del país para los mayores de 15 años era de 8.6 grados, en 2015 aumentó a 9.1. Sin embargo, las cifras estatales reflejan desigualdad: las entidades con mayor promedio de escolaridad son Ciudad de México (11.1) Nuevo León (10.2) y Sonora (10); las de menor Guerrero (7.7) Oaxaca (7.5) y Chiapas (7.2).

El derecho a la educación

 En el contexto actual, México requiere un conjunto de cambios en el sistema educativo que considere centralmente aspectos como: recuperar políticas educativas exitosas; acrecentar las estrategias de alfabetización; mejorar los mecanismos de inclusión, permanencia y egreso; sin olvidar la pertinencia de contenidos de enseñanza y el incremento de la inversión pública.


[1] El antecedente inmediato a este objetivo fue la Declaración Mundial sobre Educación para todos, “Satisfacción de las necesidades básicas de aprendizaje”, en la Conferencia Mundial sobre Educación para Todos, (Tailandia, marzo de 1990).

[2] Objetivos de Desarrollo del Milenio. Informe de 2015, Naciones Unidas, Nueva York, 2015.

Salvador Sigüenza Orozco

Salvador Sigüenza Orozco

Email: salvadorsgzorc@gmail.com