<i>El chico sin nombre</i>, de Ricardo Zárate <i>El chico sin nombre</i>, de Ricardo Zárate
"A un hijo que pierde a sus padres se le llama huérfano. A una madre que pierde a su hijo se le llama dolorosa,... <i>El chico sin nombre</i>, de Ricardo Zárate

“A un hijo que pierde a sus padres se le llama huérfano. A una madre que pierde a su hijo se le llama dolorosa, ¿y a quien pierde a su hermano?, ¿cuál es mi nombre?”, es lo que se pregunta el protagonista de El chico sin nombre todos los días, del escritor mexicano Ricardo Zárate, publicada bajo el sello Alfaguara del Grupo Editorial Penguin Random House.

Según la historia, Dante fue secuestrado hace muchos años y su ausencia ha dejado un gran vacío en la vida de sus padres y su hermano Álex. Cuando la policía desestima el caso por falta de evidencias, Álex se siente más desamparado que nunca y clama por justicia, pues está convencido de que su hermano mayor sigue vivo; entonces decide que ya es hora de encontrarlo por su cuenta.

Lo acompaña Ana, su mejor amiga; también un agente que sabe más de lo que aparenta, y además su propia habilidad para manejar la deep web a su antojo.

Cierta noche, Álex colapsa el sitio web del Sistema de Seguridad Nacional para denunciar a los cuatro vientos que las autoridades no han logrado hallar a los secuestradores de su hermano. A cambio de no ser procesado por el ataque cibernético, la policía le pide que colabore con ellos para localizar a los dueños de una página web que vende objetos personales de asesinos seriales. El sitio ahora intenta vender un anillo de oro perteneciente a un importante político recién asesinado.

Álex acepta colaborar como pirata informático, pues intuye que ese incidente está relacionado con los criminales que secuestraron a Dante. Así entra en contacto con una comunidad marginal y clandestina amante de lo macabro y descubre secretos inenarrables que tienen que ver con grandes ambiciones políticas. Está dispuesto a todo con tal de hallar a su hermano, pero, ¿a qué costo?

Si empiezas a tener pesadillas estando despierto, significa que el siguiente eres tú.”

FRAGMENTO

“Álex sostenía que podía hacer desaparecer a cualquier per­sona en cualquier momento, y que con borrar su rastro del mundo digital era suficiente para que, en el mundo real, nadie volviera a saber nada de esa persona nunca jamás. Sólo se ne­cesitaban las líneas de código adecuadas.

—¿Y de verdad no hay manera de que te encuentren?

—No, ni en internet ni en la deep web, ni en ningún otro lado.

—¿Deep web?

—La deep web es como el lado oculto de internet, la cara que no se ve —dijo Álex—. Es como Jano, ¿lo conoces?

—No me lo han presentado todavía.

—Es un dios mitológico.

—…

—Es un tipo de dos caras, una adelante y otra atrás. Así es internet. La cara que conocemos, la que nos ve de frente, sólo nos dice la información que él quiere que conozcamos, la que encontramos a partir de los buscadores que todo mundo usa. Pero la cara oculta es la que sabe casi todo. Ésa es la deep web. Más de noventa por ciento de lo que hay en internet está oculto. Y ahí hay cosas que no te imaginas. Puedes contratar asesinos, comprar y vender armas, drogas, esclavos, puedes ver pornografía que al Marqués de Sade le daría asco —Ana no sa­bía quién era el Marqués de Sade y se reprochó el ser tan inculta. Álex se dio cuenta de eso al ver la expresión del rostro de su amiga, pero lo dejó correr, y continuó—: Mu­chos gobiernos guardan en la red profunda sus secretos más preciados. Y yo sé cómo hacerle para que ni en la deep web puedan saber de ti.”

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.