El caso del ejido Zaragoza: campesinas indígenas en cooperativa, violencias y alternativas de agencia El caso del ejido Zaragoza: campesinas indígenas en cooperativa, violencias y alternativas de agencia
La situación de las mujeres en las comunidades indígenas de Chiapas es compleja, frente a la configuración social y las prácticas culturales de los... El caso del ejido Zaragoza: campesinas indígenas en cooperativa, violencias y alternativas de agencia

La situación de las mujeres en las comunidades indígenas de Chiapas es compleja, frente a la configuración social y las prácticas culturales de los pueblos originales de la entidad. En los últimos años, sus mujeres se han esforzado por cambiar situaciones de violencia y de sumisión a las que han estado sujetas, configurando nuevos procesos que marcan tendencias aún no consolidadas. Justo sobre ello se centró el trabajo de Ana Georgina López, usando el criterio de agencia para determinar si existen o no cambios significativos en las relaciones sociales y los ámbitos culturales que viven las mujeres, en el contexto de una cooperativa, a través de la etnografía. Los resultados son aportes no sólo a la antropología particular del estado de Chiapas, sino que llevan a pensar de nuevo los movimientos de los roles en las organizaciones sociales, a través de la participación activa de las mujeres en contextos como los estudiados. Esta investigación ofrece aspectos de particular interés:

  • Una reflexión original sobre los movimientos históricos que han configurado al municipio de Ocosingo y a un ejido dentro del mismo logra articular los sucesos del siglo XIX chiapaneco en esta particular región del estado y mostrar la importancia de las movilizaciones campesinas, aportando una visión sugerente sobre el papel que han jugado. Es oportuna la revisión que hace la autora de un movimiento como el que encabeza el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y sus consecuencias, así como de los movimientos acontecidos en la selva.

Horizontum. El caso del ejido Zaragoza: campesinas indígenas en cooperativa, violencias y alternativas de agencia

  • Destaco la etnografía regional de la autora, lo que indica un extenso y detallado trabajo de campo. En particular, me parece excelente el capítulo III que describe y reflexiona la vida de las mujeres tzeltales en el ámbito de estructuras sociales que van articulando la cotidianidad en términos de las relaciones de parentesco, género y edad. Es un capítulo que se extiende hacia el siguiente, el IV, en donde esas relaciones descritas adquieren un papel central para explicarnos las desigualdades, el entorno social que las estimula y la comprensión de la situación del trabajo de la mujer en ese contexto.
  • La tesis demuestra el lugar central de la organización del parentesco como la mediadora de la condición general del trabajo y en particular, de la situación de la mujer. Además, la manipulación de una red de relaciones que dinamizan a la estructura social aparece con nitidez en el tratamiento de la autora. La forja de líderes como se describe es un sello a una etnografía del poder que me parece una de las partes más originales de este trabajo.
  • La autora ha logrado mostrar, a lo largo del texto, que las capacidades que han desarrollado las mujeres son procesos de adaptación a los cambios sociales y culturales que están en marcha. En otras palabras, hay una doble dinámica en este sentido: por un lado, los cambios que resultan de las acciones de las mujeres y por el otro su conversión en estrategias de adaptación a las nuevas perspectivas de organización social y cambio cultural. En estos procesos de continuidad y discontinuidad, la violencia estructural y la simbólica en las que se mueven las mujeres, aún están actuantes y repercuten no solo en las visiones del mundo sino en la cotidianidad pragmática de las gentes de carne y hueso.

Horizontum. El caso del ejido Zaragoza: campesinas indígenas en cooperativa, violencias y alternativas de agencia

  • Viejos y nuevos contextos están presentes en este trabajo: la etnicidad, las cuestiones de género, la tenencia de la tierra y su usufructo, la situación atada del trabajo femenino, los procesos de desigualdad social revelados en el ámbito de una cooperativa y en general, la complejidad de los controles sobre la mujeres en el caso estudiado.
  • En medio de un ámbito sociocultural desfavorable, las mujeres desarrollan capacidades y logran ocupar roles que se tienen por exclusivos de los hombres. La cooperativa provee un contexto en el que las mujeres no solo legitiman nuevos ámbitos de práctica social, sino que lo hacen prescindiendo de los hombres, lo que estimula su imaginación social y cultural.
  • Finalmente me parece muy sugerente la reacción de los hombres que describe la autora y que constituyen una suerte de “prueba etnográfica” de las propias incapacidades masculinas de visualizar el cambio y manejarse en los nuevos contextos. Se usan los añejos mecanismos de alianzas y compadrazgos que cada vez son más obsoletos ante las realidades construidas por el cambio social y que generan el endurecimiento de la violencia como una muestra de impotencia ante las transformaciones.

Dr. Andrés A. Fábregas Puig.