El canciller que escogió Donald Trump El canciller que escogió Donald Trump
Donald Trump le dijo “brillante y maravilloso”, luego lamentó su salida del gabinete porque “con Luis –así le llamó-, México y Estados Unidos habrían... El canciller que escogió Donald Trump

Donald Trump le dijo “brillante y maravilloso”, luego lamentó su salida del gabinete porque “con Luis –así le llamó-, México y Estados Unidos habrían llegado a acuerdos maravillosos juntos, acuerdos que habrían beneficiado tanto a México como a Estados Unidos”. Todo lo escribió desde su cuenta en Twitter -el inusitado instrumento de comunicación a través del que ha modelado los contornos de su eventual administración-, una semana después de su malhadada visita a México.

El Luis de marras, al que con tanta familiaridad se refirió el magnate, es Videgaray, el antiguo y defenestrado secretario de Hacienda, que hace apenas cuatro meses asumía el sacrificio por haber promovido la visita a Los Pinos del entonces candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos.

Sin embargo, el nuevo y, desde ahora, muy criticado lance del gobierno federal tiene precisamente a Videgaray como protagonista, pues ha sido nombrado como Secretario de Relaciones Exteriores.

Lo que hay que ver: el responsable del peor error diplomático en décadas será, a partir de ahora, responsable de la cancillería.

El canciller que escogió Donald Trump

La llegada de Videgaray está envuelta entre las brumas de la incertidumbre que el imprevisible presidente electo estadounidense ha dejado asentarse a su alrededor, bajo el enigma de una pregunta por ahora irresoluble: ¿qué tan lejos llegará el magnate?  La composición de su equipo de gobierno ha confirmado las peores sospechas, y su consistente boicot contra la economía mexicana sólo ha reafirmado nuestras pesadillas. Ahí está, por ejemplo, la endeble moneda mexicana, sensible al vaivén de una declaración del magnate o, en el peor de los casos, de un tuit.

A la cancillería no llega un hombre experimentado en el desgastante arte diplomático. Arriba, contra lo deseable por el difícil contexto internacional, un ignorante, alguien que no conoce la secretaría “más que como se puede conocer desde fuera”, según lo afirmó el propio Videgaray a poco de hacerse con el cargo. “No soy diplomático -abundó para descanso del país-, nunca he tenido más allá de los encargos propios de la Secretaría de Hacienda en la representación de nuestro país”.

El canciller que escogió Donald Trump

Con Videgaray en la Secretaría de Relaciones Exteriores, la lucha palaciega por el poder, de cara a las elecciones presidenciales del 2018, se reactiva y, si acaso, se recrudece. Del seno del poder presidencial son conocidas las tensiones que la visita de Donald Trump trajo al gabinete. Por un lado, Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, y la ahora ex canciller, Claudia Ruiz Massieu, se oponían a su visita; del otro lado, Videgaray insistía en ello. Finalmente, el presidente Enrique Peña Nieto escuchó a su amigo personal, Videgaray, y justo ahora, con la salida de Massieu, lo empodera una vez más.

Con la coyuntura actual, el, se antojaba, despejado camino de Osorio Chong hacia la candidatura presidencial del Partido Revolucionario Institucional se obnubila. Luis Videgaray es, otra vez, presidenciable.

Así, pues, en el azaroso mundo político, Luis Videgaray –un hombre “brillante y maravilloso” según lo ve el presidente electo de los Estados Unidos- se hará cargo de las relaciones internacional del país. Vaya presagio.

Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.