El cambio climático y los suicidios en la India El cambio climático y los suicidios en la India
El índice de suicidio entre los campesinos de la India se ha disparado de manera alarmante en los últimos años hasta alcanzar la cifra... El cambio climático y los suicidios en la India

El índice de suicidio entre los campesinos de la India se ha disparado de manera alarmante en los últimos años hasta alcanzar la cifra de 60 mil agricultores fallecidos, según un estudio que vincula esta tendencia con el cambio climático.

De acuerdo con Tamma Carleton, economista de la Universidad de Berkeley (EE.UU.), la tasa de suicidios se ha duplicado desde 1980 en ese gigantesco país, debido a la pérdida de las cosechas a consecuencia del cambio climático.

Un estudio de esta investigadora en 32 estados del país asiático, analizó los suicidios entre 1967 y 2013 así como las temperaturas y las lluvias registradas en el mismo periodo.

De acuerdo con los resultados de su análisis, existe una fuerte correlación entre altas temperaturas durante la época de cultivo —de junio a septiembre— y el aumento de los suicidios.

Por esta razón Carleton estima que el calentamiento ha provocado 59 mil 300 suicidios en los últimos 30 años, y que el aumento de las temperaturas explica un 7% de todos los suicidios, lo cual seguirá avanzando a medida que aumentan las temperaturas.

Sin embargo, la Oficina Nacional de Estadísticas del Crimen de India revela una cifra aún más alarmante. Según sus estadísticas, en los últimos 20 años unos de 300 mil granjeros se han suicidado, en parte debido a las lluvias y el granizo que destruyen sus cosechas.

El cambio climático y los suicidios en la India

Los campesinos de la India viven rigurosas situaciones de estrés, provocadas no solo por las incidencias del clima, sino por las presiones que ejercen sobre ellos los prestamistas o las trasnacionales de la alimentación como Monsanto, para que éstos paguen intereses de hasta 25% o compren sus semillas transgénicas.

Monsanto promueve su algodón modificado genéticamente denominado Bt, argumentando que este se puede cultivar tanto en terrenos irrigados como en aquellos que no gozan de esta condición.

Pero esas semillas no son solo más caras que las del algodón tradicional, sino que también exigen un mantenimiento mucho más complejo, en particular en lo que respecta a la irrigación.

Ante las fuertes lluvias o granizadas, las plantas no resisten y mueren, dejando endeudado al campesino. Con escasas posibilidades de saldar las deudas y de escapar de la precariedad de la vida, muchos de los agricultores del país asiático no ven otra salida que la muerte.


La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.