Edomex, ¿vale todo para ganar? Arrojaron, incluso, cabezas de puerco sanguinolentas en sede de MORENA Edomex, ¿vale todo para ganar? Arrojaron, incluso, cabezas de puerco sanguinolentas en sede de MORENA
Los procesos electorales en México, en los últimos años, se han despeñado en el descrédito de la violencia. Edomex, ¿vale todo para ganar? Arrojaron, incluso, cabezas de puerco sanguinolentas en sede de MORENA

Los procesos electorales en México, en los últimos años, se han despeñado en el descrédito de la violencia. Al parecer, lo que debería corresponder a la excepcionalidad es parte constitutiva de nuestra más normalizada realidad. Sin embargo, es dable advertir la degradación galopante de las elecciones. En ese sentido, la del Estado de México fue una jornada ejemplar.

Por ejemplo, en la víspera, varias cabezas de cerdo sanguinolentas fueron arrojadas, junto con algunas cruces, a las puertas de las oficinas municipales del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Tlalnepantla, Ixtapaluca, Chalco y Cuautitlán Izcalli.

Por ejemplo, en la víspera, volantes apócrifos, signados por el Instituto Electoral del Estado de México, advertían a la ciudadanía mexiquense sobre cómo actuar “en caso de ataques en la jornada electoral del 4 de junio del 2017”. Entre las “instrucciones” se leía: “si escucha disparos tírese al suelo, es lo más seguro”, “si lleva niños, cúbralos con el cuerpo”, “evite mirar de frente a los delincuentes”.

Horizontum. Edomex, ¿vale todo para ganar? Arrojaron, incluso, cabezas de puerco sanguinolentas en sede de MORENA

Por ejemplo, en la víspera, Morena denunció la desaparición de dos de sus representantes en los municipios de Atlacomulco y Metepec. Hasta el momento se desconoce su paradero.

Por ejemplo, en la víspera, el domicilio del presidente de Morena en Acolman fue baleado. Los delincuentes también dejaron una cabeza de cerdo.

Por ejemplo, durante la jornada electoral, usuarios de redes sociales denunciaron que cuatro encapuchados armados robaron las urnas de la casilla de la sección 1620, en Ecatepec. Los asaltantes amagaron con descerrajarle un tiro a los presentes si no se tiraban al piso.

Por ejemplo, durante la jornada electoral, la organización ciudadana #NiUnFraudeMas afirmó que en el Estado de México se había dado la operación de compra de voto “más grande en la historia electoral del país”. En Huixquilucan, acusaron, la policía participó del “operativo”.

Por ejemplo, durante la jornada electoral, informó el consejero electoral Benito Nacif, se realizaron llamadas telefónicas con el objetivo de inhibir el voto en el Estado de México.

Horizontum. Edomex, ¿vale todo para ganar? Arrojaron, incluso, cabezas de puerco sanguinolentas en sede de MORENA

Por ejemplo, durante la jornada electoral, se supo de la detención de dos camiones –“Pullman de Morelos”- que participarían en un acarreo masivo en los municipios de Ecatepec y Nezahualcóyotl. Cerca de 70 autobuses se involucrarían en tal acción, cuyo objetivo era “movilizar” –término edulcorado para el “acarreo”- a más de tres mil 500 votantes.

Según informó la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), al cierre de la jornada electoral en el Estado de México –al filo de las 23 horas-, sólo dos personas habían sido detenidas por ese organismo en calidad de testigos. Ambos salieron libres.

Valdría la pena preguntarse si las elecciones en el Estado de México marcaron un nuevo parámetro en el catálogo de distorsiones electorales. Bajo la consigna de que en la política se vale todo –mantra de la élite política mexiquense-, es fácil suponer que así será. Nos enfrentamos, pues, a la antesala del 2018 con un renovado ímpetu en la escalada de degradación política. No son buenas noticias.


Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.