Dreamers, la incertidumbre ante un inminente regreso a México Dreamers, la incertidumbre ante un inminente regreso a México
Tras el anuncio del gobierno estadounidense de poner fin al programa DACA, que protege a inmigrantes indocumentados, la posible deportación Dreamers, la incertidumbre ante un inminente regreso a México

Tras el anuncio del gobierno estadounidense de poner fin al programa DACA, que protege a inmigrantes indocumentados, la posible deportación de al menos 600 mil jóvenes supone un nuevo reto para México, que aún no da señales claras sobre si podrá garantizar un buen futuro a sus dreamers.

La interrogante se abrió apenas el fiscal general Jeff Sessions anunció el fin de DACA, una política que protege de la deportación a los inmigrantes indocumentados conocidos como dreamers (soñadores), sobre la base de que entraron en EE.UU. de forma ilegal cuando todavía eran niños.

Pero el país no ha sido muy efectivo en la recepción de sus inmigrantes deportados, por lo cual muchos miran el retorno al país natal con miedos, y otros con positivismo, como es el caso de Kevin Ortiz, un dreamer de 26 años, quien el pasado año ante el Senado afirmó: “Me gustaría pensar que el Gobierno tiene un plan para nosotros, pero me parece que es poco. Muchos emigrados piensan que México les falló, pero yo no. Amo mis raíces y mi cultura, pero tengo miedo a volver sin un plan o un proyecto para comenzar de nuevo”.

Esta semana, Ortiz relató al diario español El País: “Creo que podemos servir de puente entre EE UU y México porque conocemos bien ambas realidades. La industria del automóvil, las exportadoras o los centros tecnológicos podrían ser un buen lugar para aprovechar ese conocimiento”.

Para Eunice Rendón, responsable de la iniciativa Agenda Migrante, es necesaria una política integral, una verdadera política de Estado que los incluya en el mercado laboral, se aproveche de sus capacidades y los haga sentir parte de México.

Dreamers, la incertidumbre ante un inminente regreso a México

Aunque los dreamers crecieron fuera de México, representan la generación mejor preparada de la historia del país. Datos oficiales indican que el 98% de ellos es bilingüe, el 70% tiene estudios superiores, el 16% compró una casa y el 91% tenía un trabajo fijo.

Cientos de ellos trabajaban en empresas como Facebook, Google o Apple en el momento en que Trump decidió suspender sus visados.

Luego de esta decisión, el Canciller mexicano Luis Videgaray respondió que México “los recibirá con los brazos abiertos” porque tiene un compromiso moral con ellos, y habilitó un paquete de acciones para la defensa legal en los Consulados.

Asimismo, anunció que si finalmente son deportados, se les asegurará el acceso a la bolsa de trabajo, al sistema educativo, al seguro social y la inmediata convalidación de los estudios.

A pesar de estas promesas, México no ha mostrado efectividad ante las 290 mil deportaciones que recibió el año pasado, lo que abre un sinnúmero de dudas a los jóvenes amenazados con ser regresados a un país del que apenas conocen.

El programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés) fue implementado hace cinco años por el gobierno del expresidente Barack Obama.

Bajo dicha política, los beneficiarios reciben permisos de trabajo temporales, licencias de conducir y un número de seguridad social.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.