Donald Trump y la revancha del Klan (II Parte y final) Donald Trump y la revancha del Klan (II Parte y final)
El Ku Klux Klan recurría a emplumamientos con alquitrán, a las mutilaciones, a las flagelaciones y a los linchamientos Donald Trump y la revancha del Klan (II Parte y final)

El Ku Klux Klan recurría a emplumamientos con alquitrán, a las mutilaciones, a las flagelaciones y a los linchamientos

 

“¿Quieren un motivo para rezar?

Yo se los daré:”

Dylann Roof, antes de la masacre de la iglesia de Charleston, Carolina del Sur, EUA

 

El 15 de septiembre de 1963, en la Iglesia Baptista de la calle 16, en Birmingham, Alabama, símbolo de los Derechos Civiles y la igualdad en la que Martin Luther King y sus seguidores habían iniciado una serie de campañas de protesta por la segregación racial, cuatro niñas negras acudían a la escuela dominical en la iglesia. Las cuatro niñas bajaron al sótano para vestirse con las túnicas del Coro cuando, de pronto, un ruido como un disparo de un cañón llenó la iglesia: una bomba colocada de cerca del sótano hizo saltar en pedazos el templo. Debajo de piedras, hierros y cristales rotos surgieron los cuerpos destrozados de las niñas de entre 11 y 14 años.

El único castigo que recibieron los culpables Robert Chambliss, Bobby Cherry, Herman Cash y Thomas Blanton, fue una multa por tenencia ilícita de explosivos. En 1965, el FBI, bajo la dirección del fascista y racista Edgar Hoover, cerró la investigación sin que ningún sospechoso fuera detenido. Fue en 1971 que el fiscal general de Alabama decidió reabrir el caso, y en 1977 fue condenado sólo uno de los culpables: Robert Chambliss, quien falleció en la cárcel.

Donald Trump y la revancha del Klan (II Parte y final)

En 1964, en Mississippi, surge el grupo Los Caballeros Blancos, otra ala sangrienta del Ku Klux Klan, cuyas armas preferidas eran las bombas, los ladrillos y las balas. Mississippi era un estado vetado a los negros, por lo que el Congreso decidió abrirlo para la población negra y decidió enviar casi un millar de estudiantes para que trabajaran para la comunidad. La reacción de los habitantes no se hizo esperar y Los Caballeros Blancos se comenzaron a preparar para una guerra; sin embargo, el FBI investigó al Klan y desenmascaró a los autores del asesinato de tres activistas proderechos. Entre los inculpados se encontraban 18 integrantes de los Caballeros Blancos y el Sheriff de la ciudad.

El presidente Lyndon Johnson se manifestó abiertamente en contra de Los Caballeros Blancos, por lo que el 2 de julio de 1964 firmó la Ley de los Derechos Civiles, lo que le acarreó el odió del Klan, que continuaba con los asesinatos: tiros en la cabeza, hombres quemados, apaleados y, en las cortes -en donde se supone se debía impartir Justicia-, se integraba a los jurados con hombres blancos, que por lo general hallaban inocentes a los acusados. Para fines de los sesenta, el Ku Klux Klan parecía derrotado. No obstante, en 1979 resurgió disparando contra una manifestación de comunistas, atentado que dejó cinco hombres mortalmente heridos.

A principios de los ochenta, muchos integrantes del Klan cambiaron sus túnicas por uniformes paramilitares, y en sus campos de entrenamiento se ejercitaban en el “tiro al negro”. Por fortuna, el Estado intervino a tiempo y lograron disolver al grupo. En ese entonces se pensaba que era el fin del Ku Klux Klan y del White Power; sin embargo, encontró un nuevo escenario para su resurgimiento. En esta ocasión, sus pasos de regreso se lograron escuchar. Incluso, el aún presidente Obama señaló en varias ocasiones -durante todo el 2015- que el racismo no había terminado y que seguía activo en los EUA.

Donald Trump y la revancha del Klan (II Parte y final)

Desde mi punto de vista, el acto que dio aviso del renacer del KKK fue la matanza de Charleston, en Carolina del Sur, el 17 de junio del 2015, en la  Iglesia Metodista Episcopal Africana Emmanuel, uno de los templos más antiguos de Estados Unidos, e importante en la historia de los derechos civiles.

Fue en esta Iglesia Metodista en la que Dylann Roof, un joven supremacista blanco de 21 años, asesinó a nueve personas, entre ellas el reverendo de la iglesia y senador, Clementa C. Pinckney, quien organizaba desde el 4 de abril de 2015 manifestaciones exigiendo justicia por el asesinato de un afroamericano, a manos de un agente de la policía, cerca de North Charleston. Al ser senador en Carolina del Sur exigió que todas las fuerzas del orden llevasen cámaras en sus uniformes.

El deseo de Roof, de desencadenar una guerra racial, se había cumplido y el Klan aprovechó el debate y la coyuntura de que el racismo se había reavivado en los EUA para resurgir.

En realidad, los estados del sur nunca estuvieron conformes con haber perdido en la Guerra Civil. Tal descontento se puede observar en el uso y veneración que aún hacen de la Bandera Confederada. Esta inconformidad es la que ha mantenido abierta la grieta de división entre su gente.

Durante los últimos años, y especialmente en el transcurso del 2015, se llevaron a cabo ataques contra varias iglesias de la comunidad negra de los estados sureños, y quienes integran actualmente el KKK han convocado en repetidas ocasiones a manifestaciones a favor de la Bandera Confederada que, incluso, ondea en algunas ciudades, como en Carolina del Sur.

Donald Trump y la revancha del Klan (II Parte y final)

El resurgimiento del Ku Klux Klan en los Estados Unidos no se dará como en otros años, o como se presentó a fines de los sesenta. Creo que seremos testigos de enfrentamientos que dejarán numerosos muertos y derramará mucha sangre. La comunidad afroamericana, los inmigrantes de otras nacionalidades radicados en los EUA, agrupaciones que defienden los derechos civiles, entre otros, no son ya grupos que permitan el pisoteo, el abuso o el maltrato.

Esos tiempos ya pasaron y sus antepasados pagaron un alto precio, aunque poco parece importarle al Klan de Carolina del Norte que, envalentonado por el triunfo presidencial de Donald Trump, convocó un desfile para el próximo 3 de diciembre, según informaron los Leales Caballeros Blancos, organización hermanada al KKK.

La candidatura de Trump recibió apoyo declarado del Ku Klux Klan. En agosto pasado, el supremacista blanco y ex líder nacional del KKK, David Duke, llamó a votar por Trump. También Earl Holt, líder del Consejo de Ciudadanos Conservadores -una organización xenófoba extremista que describe la mezcla racial como una afrenta religiosa y que habla de los negros como una raza inferior-, ofreció un donativo por más de 74 mil dólares a los candidatos republicanos y demás comités para la campaña presidencial del 2016.

Donald Trump será presidente de los Estados Unidos de Norteamérica a partir del 20 de enero del 2017, y en días recientes nombró al conservador Stephen Bannon, quien fuera su jefe de campaña, como su asesor principal. Bannon es conocido por promover el racismo, el antisemitismo y la misoginia.

A estas alturas algo nos debe quedar claro: tanto el surgimiento del Ku Klux Klan, como la precandidatura del ahora presidente electo de los EUA, Donald Trump, no fueron cuestiones chuscas, ni se les debió dar el toque de broma. Ambos acontecimientos se reportan listos para enseñarnos lo pésimo de un mal chiste. Será la Historia la que juzgue.

 

Webliografía:

http://hdnh.es/ku-klux-klan-una-historia-de-horror-y-odio/

http://historiausa.about.com/od/GuerraReconsExp/fl/Queacute-es-y-coacutemo-surge-el-Ku-Klux-Klan.htm

http://historiaybiografias.com/kkk/

http://www.semana.com/mundo/articulo/estados-unidos-masacre-en-iglesia-en-charleston-no-tiene-precedentes-en-historia-reciente/431785-3

http://www.semana.com/mundo/articulo/estados-unidos-masacre-en-iglesia-en-charleston-no-tiene-precedentes-en-historia-reciente/431785-3

http://www.lanacion.com.ar/1955443-el-ku-klux-klan-hara-un-desfile-para-celebrar-la-victoria-de-donald-trump

http://www.clarin.com/mundo/Charleston-lider-supremacista-Earl-Holt-dono-miles-dolares-republicanos_0_1380462132.html


Sonia Silva-Rosas

Sonia Silva-Rosas

Escritora. Periodista. Editora y Promotora Cultural Ha colaborado en revistas de Canadá y España. Sus poemas han sido traducidos al inglés, francés y portugués. Fue Coordinadora de la Casa de Cultura Morelos 10, de la Delegación Azcapotzalco. Codirectora de Noctis Ediciones y Columnista del periódico mexicano El Sol de México. Actualmente colabora con el Cuerpo Académico Lenguajes Discursos Semióticas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Su desempeño como editora le ha dado la beca Edmundo Valadés para revistas independientes del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, y en dos ocasiones el apoyo Financiarte del Consejo para la Cultura de Nuevo León. Trabajó en el Departamento de Difusión (área de Comunicación) de la editorial Fondo de Cultura Económica (FCE), en la Subdirección de Prensa del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y en el departamento de prensa del H. Congreso de la Unión. Se ha desempeñado como correctora de estilo para las editoriales Alfaguara, McGraw Hill, Televisa, Fundación SM, Fondo Editorial Tierra Adentro de Conaculta y EDIMEND. Ha sido dictaminadora del Grupo Editorial Planeta. Laboró en la Oficina de Asuntos Internacionales del Gobierno del Estado de Veracruz en el Distrito Federal. Fue Jefa de Prensa y Relaciones Públicas de la Editorial Jus; y Jefa de Relaciones Públicas del Museo Nacional de San Carlos. Su obra aparece en las antologías: Poetas de Tierra Adentro II, Diccionario de Mujeres Poetas de Nuevo León; Desierta Memoria (Saltillo, Coahuila); en la Antología Sor Juana Inés de la Cruz y Poetisas Mexicanas (9 tomos) del Dr. Fernán Pavía Farrera (Tuxtla Gutiérrez, Chiapas). Antología de Poesía Hispanoamericana y en la Muestra de Poesía Hispanoamericana Siglo XXI de la Asociación Prometeo de Madrid, España. Tiene publicados: Laberinto de Siluetas (Poesía. Col. La hoja murmurante de Toluca, Estado de México. 1994), Ídolos de Sal (Poesía. Historias de Entreten y Miento de Saltillo, Coahuila. 1995), Lluvia ácida sobre la danza de las horas (Poesía. Ediciones de Pasto Verde, Orizaba, Veracruz. 1996), Tanta Memoria (Poesía. Fondo Editorial Tierra Adentro, CONACULTA. 2002), Cuentos para entristecer al payaso (Cuento. Editorial C&F, Guadalajara, Jalisco. 2009. Reimpresión, 2015), Cuarto Menguante (Algunos poemas. Editorial La Regia Cartonera. Monterrey, Nuevo León. 2011), Caban. El reclamo de los dioses (Novela. Noctis Ediciones. 2013) y Cuarto Menguante (Poesía. Noctis Ediciones. 2015). Se desempeña como maestra de Gramática Española, Argumentación, Comunicación Política y Análisis del Discurso, así como de Creación Literaria. En el 2008 recibió Mención Honorífica en el Premio Nacional de Poesía Tinta Nueva.