Donald Trump y la revancha del Klan (I Parte) Donald Trump y la revancha del Klan (I Parte)
¿En qué se parecen el nacimiento del Ku Klux Klan y el lanzamiento como precandidato a la presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica... Donald Trump y la revancha del Klan (I Parte)

 

“¿Quieren un motivo para rezar?

Yo se los daré:”

Dylann Roof antes de la masacre de la iglesia de Charleston,

Carolina del Sur, EUA.

 

¿En qué se parecen el nacimiento del Ku Klux Klan y el lanzamiento como precandidato a la presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica del ahora presidente electo, Donald Trump? En que ambos comenzaron como una especie de broma, como un vamos a ver si el chicle pega… Y pegó. Tanto así, que el mundo entero (y no exagero cuando afirmo que es el mundo entero) se encuentra atento y en espera de los acontecimientos que se desencadenarán a partir del 20 de enero del 2017.

Donald Trump y la revancha del Klan (I Parte)

Gregory Maguire señalaba que la gente que afirma que es mala no es normalmente peor que el resto de nosotros; es de la gente que afirma que es buena, o que es mejor que el resto de nosotros, de la que tienes que cuidarte, y tenía razón. Si usted pensaba que toda esa parte en la que la historia nos muestra imágenes de hombres encapuchados, con túnicas blancas y llevando cruces envueltas en fuego se había terminado, déjeme decirle que tanto usted como yo estábamos equivocados. Tal vez creíamos que, al evolucionar la vida en este planeta, los movimientos racistas se habían terminado y que quienes participaban en ellos habían comprendido, habían entrado en razón. Ilusos nosotros, no tomamos en cuenta que ese tipo de pensamientos retrógradas, intolerantes, antisemitas, racistas y misóginos, esa manera tan torcida de ver la realidad y de dañar a quienes son distintos, sólo se había retraído en la oscuridad, aguardando el momento, alimentándose a escondidas, babeando su odio y enfermándose de ira; contagiando su irracionalidad a resentidos y frustrados.

La espera fue bastante larga, pero para ellos valió la pena: un descendiente del Ku Klux Klan será quien gobierne al país más poderoso del mundo a partir del 20 de enero del 2017 y, desde que se hizo oficial la noticia, los miembros activos del Klan se descararon y salieron de los rincones más insospechados de los Estados Unidos de Norteamérica, mostrando al mundo que siempre habían estado ahí, que realmente no habían desaparecido y que, incluso, algunos de sus miembros habían ocupado puestos importantes en la política norteamericana, guardando siempre las apariencias, esperando su momento.

¿En qué condiciones se encuentra el mundo en el que resurge el Ku Klux Klan? Se debe observar que el tiempo y los momentos históricos han cambiado; la comunidad afroamericana es otra, así como otros son los millones de inmigrantes que habitan en los EUA. Pero comencemos desde el principio, pues sólo así podremos conocer qué es, qué significa y por qué surgió el Ku Klux Klan (KKK).

Donald Trump y la revancha del Klan (I Parte)

El Ku Klux Klan, bautizado también como el Imperio invisible, nació el 24 de diciembre de 1865, en Pulaski, Tennesse, y surgió de una idea que tuvieron seis veteranos (esclavistas) de los Estados Confederados que fueron vencidos durante la Guerra de Secesión, y que no estaban nada conformes con el resultado de la Guerra Civil. Los seis confederados fundadores de esta organización toman el nombre para su grupo de la palabra Kukloi, que en griego significa círculo, y el capitán Kennedy añadió Klan (clan) en recuerdo de los grupos familiares ancestrales –todos tenían ascendencia escocesa o irlandesa-; de esta manera el nombre quedó en Kuklos  separado en dos palabras, cambiando la “o” por la “u”, y la “s”, por una impactante “x”, y escritos con “k” para darle mayor notoriedad.

El Ku Klux Klan era, en sus inicios, una sociedad secreta a la que le otorgaron una estructura, un ritual, signos, reglas y un nombre. El primer dirigente o líder máximo (denominado el Gran Mago del Klan) fue el exgeneral confederado Nathan Bedford Forrest, quien contribuyó a difundir la existencia de la organización a principios de 1868. Durante este tiempo, Forrest se reunió de manera constante con sectores conservadores radicados en Georgia, entre los que se encontraban el general John B. Gordon (quien tenía el título de Gran Dragón). La estructura del KKK dictaba que bajo del mandato del Gran Dragón se encontraba el Gran Titán, que era quien dirigía cada distrito y, en cada condado, debía tener el mando el Gran Gigante. La agrupación del Klan en cada localidad se denominaba Den y sus miembros Ghouls. Todos los puestos importantes recayeron en antiguos militares confederados, y todos los cargos de la organización tenían nombres relacionados con los cuentos y la mitología. Todos los Den tenían la misión de apoyar en la recuperación de los Estados de la Confederación.

En sus inicios, el KKK se limitaba a realizar “excursiones para divertirse”: se trataba de excursiones nocturnas a caballo por el pueblo, cubiertos con sábanas blancas y fundas de almohada con  las que confeccionaban sus capuchas, con agujeros para los ojos y nariz; salían de noche atemorizando a los negros que huían espantados creyendo que se trataba de apariciones fantasmagóricas; también se dedicaban a perseguir a simpatizantes de la Unión, luchadores por los derechos de los negros liberados de la esclavitud. Poco a poco esas excursiones nocturnas se fueron transformando hasta llegar a tramar actuaciones y acciones “efectivas” que darían a los negros “una lección”. El Klan endureció sus actividades y comenzó a atacar violentamente a los negros (esclavos recién liberados), los carpetbaqgerd (inmigrantes blancos del norte) y a los scalawags (sureños blancos abolicionistas), desatando violentas agresiones contra los líderes republicanos de todas las procedencias raciales que culminaron con numerosos asesinatos.

Donald Trump y la revancha del Klan (I Parte)

Para 1868 el Klan estaba presente en todos los estados del sur de los EUA. En sus manos estaban la administración, la justicia y las finanzas del sur, y en éste militaban miles de sureños descontentos. A pesar de que se registraba un aumento considerable en el número de integrantes del Ku Klux Klan, Forrest ordenó su disolución en 1869, ya que consideraba que se había desvirtuado el propósito original de la organización; aun así, continuaron los actos violentos y los crímenes con la firma del Klan, y no fue sino hasta 1871 que el presidente republicano Ulysses S. Grant ordenó la disolución formal del Ku Klux Klan a través del Acta de Derechos Civiles de 1871, conocida como el Acta Ku Klux Klan.

Hasta aquí podemos hablar de lo que sería la primera parte en la historia del Ku Klux Klan, tendrían que pasar cuarenta años (1915) para que se fundara una nueva organización con el mismo nombre, inspirada por el poder que tenían los medios de comunicación de masas y el antisemitismo mostrado en las crónicas periodísticas del juicio y linchamiento de Leo Frank. El surgimiento de este segundo KKK tuvo una organización más formal, con miembros registrados y una estructura estatal y nacional: llegó a tener de cuatro a cinco millones de miembros. Fue precisamente en 1920 cuando se organizó lo que representó una de las alas más violentas del Klan: la legión negra, que llegó a ser famosa por asesinar líderes comunistas. Para entonces la influencia política del Klan había alcanzado las grandes esferas del poder, gobernando –incluso- algunos estados como el caso de Indiana en 1924. El KKK de este período buscaba consolidar una América blanca, anglosajona y protestante; sus enemigos seguían siendo los negros, católicos, judíos e, incluso, los inmigrantes latinos. La popularidad de este segundo KKK comenzó a decaer en 1929, durante la Gran Depresión, y durante la Segunda Guerra Mundial, ya que algunos miembros del Klan protagonizaron escándalos por apoyar a la Alemania Nazi.

Así como en la primera parte de la historia del Klan, tuvieron que pasar –de nuevo- alrededor de cuatro décadas para que la organización resurgiera y fue precisamente en los años cincuenta que el KKK reactivó sus actividades delictivas, en 1954, cuando el Tribunal Supremo de los Estados Unidos prohibió la segregación racial en las escuelas, lo que desencadenó una ola de protestas en el Sur.  Años después, muchos grupos independientes llevarían a cabo actos de violencia e intimidación en nombre del Ku Klux Klan.

Para 1960 surgió Klanes unidos de América y, al mismo tiempo, aparece Martin Luther King como defensor de los derechos raciales, convirtiéndose en el principal enemigo de esa nueva forma de Klan. Fue la ciudad de Birmingham, Alabama, el principal foco de violencia y en donde el Klan era ayudado y protegido por la Policía del estado. Es importante comentar que, según cálculos, se sabe que durante los primeros años el Klan llegó a tener una afiliación de seis millones de miembros, y un capital de 77 millones de dólares para sus actividades delictivas.  (Continuará)

Webliografía:

http://hdnh.es/ku-klux-klan-una-historia-de-horror-y-odio/

http://historiausa.about.com/od/GuerraReconsExp/fl/Queacute-es-y-coacutemo-surge-el-Ku-Klux-Klan.htm

http://historiaybiografias.com/kkk/

http://www.semana.com/mundo/articulo/estados-unidos-masacre-en-iglesia-en-charleston-no-tiene-precedentes-en-historia-reciente/431785-3

http://www.semana.com/mundo/articulo/estados-unidos-masacre-en-iglesia-en-charleston-no-tiene-precedentes-en-historia-reciente/431785-3

http://www.lanacion.com.ar/1955443-el-ku-klux-klan-hara-un-desfile-para-celebrar-la-victoria-de-donald-trump

http://www.clarin.com/mundo/Charleston-lider-supremacista-Earl-Holt-dono-miles-dolares-republicanos_0_1380462132.html

Sonia Silva-Rosas

Sonia Silva-Rosas

Escritora. Periodista. Editora y Promotora Cultural Ha colaborado en revistas de Canadá y España. Sus poemas han sido traducidos al inglés, francés y portugués. Fue Coordinadora de la Casa de Cultura Morelos 10, de la Delegación Azcapotzalco. Codirectora de Noctis Ediciones y Columnista del periódico mexicano El Sol de México. Actualmente colabora con el Cuerpo Académico Lenguajes Discursos Semióticas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Su desempeño como editora le ha dado la beca Edmundo Valadés para revistas independientes del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, y en dos ocasiones el apoyo Financiarte del Consejo para la Cultura de Nuevo León. Trabajó en el Departamento de Difusión (área de Comunicación) de la editorial Fondo de Cultura Económica (FCE), en la Subdirección de Prensa del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y en el departamento de prensa del H. Congreso de la Unión. Se ha desempeñado como correctora de estilo para las editoriales Alfaguara, McGraw Hill, Televisa, Fundación SM, Fondo Editorial Tierra Adentro de Conaculta y EDIMEND. Ha sido dictaminadora del Grupo Editorial Planeta. Laboró en la Oficina de Asuntos Internacionales del Gobierno del Estado de Veracruz en el Distrito Federal. Fue Jefa de Prensa y Relaciones Públicas de la Editorial Jus; y Jefa de Relaciones Públicas del Museo Nacional de San Carlos. Su obra aparece en las antologías: Poetas de Tierra Adentro II, Diccionario de Mujeres Poetas de Nuevo León; Desierta Memoria (Saltillo, Coahuila); en la Antología Sor Juana Inés de la Cruz y Poetisas Mexicanas (9 tomos) del Dr. Fernán Pavía Farrera (Tuxtla Gutiérrez, Chiapas). Antología de Poesía Hispanoamericana y en la Muestra de Poesía Hispanoamericana Siglo XXI de la Asociación Prometeo de Madrid, España. Tiene publicados: Laberinto de Siluetas (Poesía. Col. La hoja murmurante de Toluca, Estado de México. 1994), Ídolos de Sal (Poesía. Historias de Entreten y Miento de Saltillo, Coahuila. 1995), Lluvia ácida sobre la danza de las horas (Poesía. Ediciones de Pasto Verde, Orizaba, Veracruz. 1996), Tanta Memoria (Poesía. Fondo Editorial Tierra Adentro, CONACULTA. 2002), Cuentos para entristecer al payaso (Cuento. Editorial C&F, Guadalajara, Jalisco. 2009. Reimpresión, 2015), Cuarto Menguante (Algunos poemas. Editorial La Regia Cartonera. Monterrey, Nuevo León. 2011), Caban. El reclamo de los dioses (Novela. Noctis Ediciones. 2013) y Cuarto Menguante (Poesía. Noctis Ediciones. 2015). Se desempeña como maestra de Gramática Española, Argumentación, Comunicación Política y Análisis del Discurso, así como de Creación Literaria. En el 2008 recibió Mención Honorífica en el Premio Nacional de Poesía Tinta Nueva.