Demencia y pérdida de memoria, consecuencias de actividades industriales Demencia y pérdida de memoria, consecuencias de actividades industriales
La inhalación de sustancias sulfurosas, relacionadas con las actividades industriales, deriva en cambios en el comportamiento y neurológicos Demencia y pérdida de memoria, consecuencias de actividades industriales

La inhalación de sustancias sulfurosas, relacionadas con las actividades industriales, deriva en cambios en el comportamiento y neurológicos; el aluminio afecta al sistema nervioso central y provoca demencia, pérdida de memoria y temblores, mientras que el cromo está vinculado a erupciones cutáneas, malestar de estómago y úlceras, entre otros síntomas.

“En México es urgente gestar planes de prevención para la salud y la contaminación, ya que los esfuerzos se encuentran en el último nivel respecto de la limitación del daño y la rehabilitación, por lo que requerimos regresar a la promoción sanitaria y su protección específica”, manifestó José David Sepúlveda Sánchez, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Durante el programa “Comunicación de la Ciencia”, organizado por la Coordinación General de Difusión de la UAM, el académico alertó sobre el desconocimiento que prevalece sobre la mayor parte de los contaminantes presentes en la atmósfera y sus efectos dañinos. Asimismo, advirtió que casi todas las actividades para mejorar las condiciones de vida, como la eliminación de desechos producidas por diferentes fuentes, derivadas del desarrollo económico, resultan contraproducentes.

“Por ejemplo, al tratar de remediar el cúmulo de basura mediante la incineración se genera otro tipo de contaminantes, al igual que sucede con la quema de combustibles fósiles que realizan centrales térmicas, además del uso de la calefacción y los procesos de las fabricas químicas, metalúrgicas, petroquímicas, minerales o alimenticias”, explicó.

Demencia y pérdida de memoria, consecuencias de actividades industriales

Sepúlveda Sánchez insistió que, de acuerdo con amplios estudios,  se ha demostrado la existencia de mayores índices de cáncer en adultos y niños con malformaciones congénitas en poblaciones ubicadas en los alrededores de incineradores de residuos urbanos, toda vez que sus emisiones se componen de metales tóxicos, y de más de 200 químicos orgánicos, incluyendo cancerígenos, agentes mutagénicos y disruptores hormonales.

En su ponencia “¿Quieres ver lo que respiramos?”, el docente del Departamento de Biotecnología consideró urgente retomar el trabajo que desarrollaba el Centro Nacional de Investigaciones y Capacitación Ambiental (CENICA), activo durante la de década de 1990, donde se analizaron los elementos y sus emisores con precisión.

“Los avances en la tecnología de capacitación de las partículas suspendidas en la atmósfera, y la aplicación de métodos de estudio como la microscopía electrónica, nos permiten conocer prácticamente todo este interesante macrouniverso, valorando así esta parte del entorno y lo que respiramos”, expuso.

“En México es urgente gestar planes de prevención para la salud y la contaminación, ya que los esfuerzos se encuentran en el último nivel respecto de la limitación del daño y la rehabilitación, por lo que requerimos regresar a la promoción sanitaria y su protección específica”, concluyó.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.