Cuestiones de voluntad Cuestiones de voluntad
La voluntad se constituye en sí como fundamento metafísico de la realidad, afirma Shopenhauer, y añade: es la esencia íntima de todas las cosas... Cuestiones de voluntad

La voluntad se constituye en sí como fundamento metafísico de la realidad, afirma Shopenhauer, y añade: es la esencia íntima de todas las cosas y la llamó la cosa en sí. La vida misma es manifestación de voluntad. Desde mi punto de vista, no es suficiente desear o plantearse un objetivo determinado y dirigir cada una de nuestras acciones a conseguirlo, se requiere –además- de la acción, de la fuerza de la voluntad.

Debe ser la voluntad elemento indispensable en el carácter de todos y cada uno de los individuos, la fuerza que empuje sus acciones, la energía que prenda ese fuego interior que busca lograr un cambio “real” en el entorno; sin embargo, la voluntad cada vez se encuentra menos presente en los individuos y su ausencia obliga a la gran mayoría de los seres al abuso, a la mediocridad y al conformismo. La voluntad condiciona al conocimiento, comenta Shopenhauer, por tanto no es suficiente la razón: inteligencia y voluntad son dos realidades de distinto rango metafísico, pues la primera nació como producto de la actividad inconsciente y espontánea de la voluntad.  El conocimiento, por tanto, queda subordinado a la voluntad.

En las sociedades contemporáneas, la apatía y la indiferencia son dos de los principales enemigos de la voluntad. Si no existe la voluntad, toda acción se ve reducida a un desperdicio de esfuerzo. A partir de la voluntad se construyen los puentes de la confianza en cada uno de los individuos. La confianza y la voluntad son elementos básicos en el quehacer cotidiano de toda persona.

Cuestiones de voluntad

No sólo en la vida cotidiana la palabra voluntad significa acción, significa lo mismo también en la Política… O debería ser de esta manera. Todo político debe tener voluntad para resolver todos y cada uno de los problemas que se  presenten en la sociedad en la que se desenvuelve, el espacio en donde se desarrolla. Si no hay voluntad entonces habrá conflicto.

Ante la falta de voluntad encontramos, también, el total desconocimiento de la naturaleza y el carácter del conflicto; quien desconoce tales elementos se ubica en una posición de desventaja, por eso el estratega (y aquí aparece, entonces, la importancia del estratega) debe fundamentar su conocimiento en la estrategia a seguir, en el conocimiento específico del conflicto, pero ¿qué significa conflicto? ¿Qué es un conflicto? Algunos diccionarios lo definen como apuro o situación desgraciada y de difícil salida.

Javier Morlet Macho, analista y estratega político, asegura que existe un motivo concreto para el surgimiento del conflicto y se relaciona con la existencia de “deseos opuestos”: los deseos son producto del interés. “Nadie desea nada de aquello que no esté involucrado entre sus intereses o entre percepciones de utilidad y beneficio. Cuando el afán de cumplir estos intereses se enfrenta con intereses opuestos, surge el conflicto”, explica Morlet.

Los conflictos son inherentes a las relaciones sociales de los individuos, por eso, en toda sociedad, siempre existirán conflictos, algunos desaparecen, otros se transforman y otros nuevos surgen de manera continua, de tal manera que constituye una irracionalidad suponer que la dinámica social pueda existir exenta de conflictos.

El conflicto es tan viejo como la historia misma del hombre y sus civilizaciones. Todas y cada una de las sociedades, reinados, pueblos y gobiernos han enfrentado diversos conflictos durante su existencia; lo que debe ocupar en este momento nuestra atención, no es señalar y agravar aún más los conflictos que actualmente enfrenta nuestro país, más bien se debe ubicar al o los estrategas que resolverán de manera efectiva y con verdadera voluntad política, cada uno de los conflictos existentes y, en segundo lugar, conocer la forma de abordar esos conflictos, es decir, el estratega debe encontrar el punto preciso de quienes tienen el conocimiento y la habilidad para extraer ventajas del conflicto; entonces se convertirá fácilmente en alguien que busca los conflictos porque entiende que entre ellos se hallan las oportunidades más importantes.

Cuestiones de voluntad

Las décadas recientes son ejemplo de momentos de mayor conflicto en la historia del hombre. El Ser y el Deber Ser son la base de las discrepancias que dan origen a los miles de problemas cotidianos. A estos problemas debemos sumar, por tanto, los miles de conflictos políticos que se gestan y que nacen día con día, situación que orilla a toda sociedad a padecer la incertidumbre.

Carlos Matus señala que ser buen político es muy difícil y muy respetable, sin embargo, la política está invadida por las capas menos selectas de la sociedad y ellas marcan el quehacer político con signo negativo. Debemos rescatar la política para los mejores, dignificar la política. Sin partidos políticos y organizaciones sociales no hay democracia. Tampoco hay democracia sin gobiernos eficaces y limpios. La causa más profunda de nuestros males está en la baja capacidad de gobierno de nuestros líderes, así como en la cultura de los partidos políticos que, cada vez más, parecen clubes electorales. Por eso el ciudadano común no cree en la política ni en los políticos.

Dignificar la política… Es como buscar en la política la voluntad que le hace falta a los políticos para dar solución a toda la problemática que enfrenta su gente. De las decisiones que tomen sus políticos depende toda una sociedad; de la voluntad que tengan esos políticos se resolverán los conflictos existentes en una sociedad. Desde mi punto de vista, no debería existir conflicto alguno cuando son los intereses de un pueblo los que se protegen, se vigilan y, cuando sus derechos más básicos, se hacen valer. En México no habría conflictos si los intereses de los maestros, de los campesinos, de todos los jóvenes; los intereses de padres y madres de familia, del obrero y de toda la clase trabajadora fueran prioridad y se les diera cabal e inmediata solución; sin embargo –y como observamos líneas más arriba – el conflicto nace cuando dos intereses diversos se enfrentan y, en los conflictos que prevalecen en México, no se busca proteger el interés del pueblo, sino, más bien, el interés del empresario, del millonario… De quienes compran para poder ser.

Es México el país de la falta de voluntad y, en tanto no genere la gana, el impulso para solucionar los conflictos que le aquejan, seguiremos padeciendo las consecuencias de la abulia generalizada que se vive desde hace muchos años.

Nos leemos la próxima semana.

Sígueme en Facebook: Sonia Silva-Rosas

Twitter: @magaoscuratempo

dsoniasilva@hotmail.com

Sonia Silva-Rosas

Sonia Silva-Rosas

Escritora. Periodista. Editora y Promotora Cultural Ha colaborado en revistas de Canadá y España. Sus poemas han sido traducidos al inglés, francés y portugués. Fue Coordinadora de la Casa de Cultura Morelos 10, de la Delegación Azcapotzalco. Codirectora de Noctis Ediciones y Columnista del periódico mexicano El Sol de México. Actualmente colabora con el Cuerpo Académico Lenguajes Discursos Semióticas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Su desempeño como editora le ha dado la beca Edmundo Valadés para revistas independientes del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, y en dos ocasiones el apoyo Financiarte del Consejo para la Cultura de Nuevo León. Trabajó en el Departamento de Difusión (área de Comunicación) de la editorial Fondo de Cultura Económica (FCE), en la Subdirección de Prensa del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y en el departamento de prensa del H. Congreso de la Unión. Se ha desempeñado como correctora de estilo para las editoriales Alfaguara, McGraw Hill, Televisa, Fundación SM, Fondo Editorial Tierra Adentro de Conaculta y EDIMEND. Ha sido dictaminadora del Grupo Editorial Planeta. Laboró en la Oficina de Asuntos Internacionales del Gobierno del Estado de Veracruz en el Distrito Federal. Fue Jefa de Prensa y Relaciones Públicas de la Editorial Jus; y Jefa de Relaciones Públicas del Museo Nacional de San Carlos. Su obra aparece en las antologías: Poetas de Tierra Adentro II, Diccionario de Mujeres Poetas de Nuevo León; Desierta Memoria (Saltillo, Coahuila); en la Antología Sor Juana Inés de la Cruz y Poetisas Mexicanas (9 tomos) del Dr. Fernán Pavía Farrera (Tuxtla Gutiérrez, Chiapas). Antología de Poesía Hispanoamericana y en la Muestra de Poesía Hispanoamericana Siglo XXI de la Asociación Prometeo de Madrid, España. Tiene publicados: Laberinto de Siluetas (Poesía. Col. La hoja murmurante de Toluca, Estado de México. 1994), Ídolos de Sal (Poesía. Historias de Entreten y Miento de Saltillo, Coahuila. 1995), Lluvia ácida sobre la danza de las horas (Poesía. Ediciones de Pasto Verde, Orizaba, Veracruz. 1996), Tanta Memoria (Poesía. Fondo Editorial Tierra Adentro, CONACULTA. 2002), Cuentos para entristecer al payaso (Cuento. Editorial C&F, Guadalajara, Jalisco. 2009. Reimpresión, 2015), Cuarto Menguante (Algunos poemas. Editorial La Regia Cartonera. Monterrey, Nuevo León. 2011), Caban. El reclamo de los dioses (Novela. Noctis Ediciones. 2013) y Cuarto Menguante (Poesía. Noctis Ediciones. 2015). Se desempeña como maestra de Gramática Española, Argumentación, Comunicación Política y Análisis del Discurso, así como de Creación Literaria. En el 2008 recibió Mención Honorífica en el Premio Nacional de Poesía Tinta Nueva.