Cuentas pendientes: ética pública contra 500 años de corrupción Cuentas pendientes: ética pública contra 500 años de corrupción
La diferencia entre los países con bajos índices de corrupción frente a los que presentan altos niveles, está en que los primeros cuentan... Cuentas pendientes: ética pública contra 500 años de corrupción

La diferencia entre los países con bajos índices de corrupción frente a los que presentan altos niveles,  está en que los primeros cuentan con instrumentos éticos de aplicación práctica; así lo señaló Óscar Diego Bautista, académico de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM, y especialista en el área de ética pública.

Durante la “Jornada de Ética pública, prevención de la corrupción y ciudadanía en México”, organizada por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), en colaboración con el Senado de la República -entre otras instituciones-, Bautista  afirmó que esta descomposición es mundial y atañe a toda la humanidad, pero es necesario explicar los altos o bajos índices respecto de la frecuencia con que se manifiesta en algunas naciones.

El académico afirmó que México cuenta con algunos instrumentos para procurar la rendición de cuentas y la transparencia; no obstante, dijo,  “hay un vacío”.

En contraste, sostuvo que el concepto de ética comienza a permear en el lenguaje político; de hecho, informó que la Secretaría de la Función Pública cuenta con una oficina sobre el tema, además de en el Diario Oficial de la Federación, en el 2015, aparecieron las normas para crear comités, códigos y lineamientos de ética para los servidores públicos.

Sin embargo, comentó de que a pesar que el tema comienza a permear en el país,  “tenemos, al menos, 500 años de corrupción, cinco siglos en que ésta se ha anidado, se ha multiplicado (y) está en la cultura mexicana”. Los intentos por enfrentar esta “grave problemática”, dijo, son sólo “paliativos y acciones cosméticas”, pues “no se va a fondo”.

Bautista sostuvo que “estamos como Hércules frente a la hidra de siete cabezas, a la que le nacían dos nuevas por cada una que le era cortada”, por ello reflexionó que a pesar del encarcelamiento de algún “corrupto”,  “sabemos que detrás vienen sus nuevos corruptitos”.

Mientras que en otros países, destacó Bautista,  hay organismos e instituciones enfocados a ese propósito, en México “puede ser alcalde un futbolista, o un payasito, porque hemos descuidado estos aspectos que son esenciales”.

Es necesario, concluyó el académico, que quien pretenda convertirse en funcionario público conozca e interiorice los valores que son inherentes a esta actividad, así como hacerle ver la importancia de su función, porque eso es lo que “nos permitirá frenarnos ante la tentación de la corrupción”.


La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.