Crisis en PEMEX:  Causas y perspectivas de la debacle petrolera Crisis en PEMEX:  Causas y perspectivas de la debacle petrolera
Petróleos Mexicanos (PEMEX) ha transitado por un período muy interesante en cuanto a su relación con el gobierno. Si analizamos el sector energético, a... Crisis en PEMEX:  Causas y perspectivas de la debacle petrolera

Petróleos Mexicanos (PEMEX) ha transitado por un período muy interesante en cuanto a su relación con el gobierno. Si analizamos el sector energético, a partir del siglo XX y lo que va del XXI, nos daremos cuenta de que el principal regulador y actor del sector energético, era PEMEX. A partir del 2000, durante el sexenio de Vicente Fox, comienza un replanteamiento sobre el papel de la empresa; así lo manifestó para Horizontum el académico de la Universidad Iberoamericana, Gabriel Farfán Mares.

“Recordemos que en el 2000, el precio del barril de petróleo estaba en alrededor de 20 dólares –expuso Farfán-; la verdad es que PEMEX, en la segunda mitad de Zedillo, y la primera de Fox, realmente, no contaba, y no lo hacía porque no daba tantos recursos al gobierno, en parte porque los precios estaban muy bajos (…) Eso abrió el espacio a repensar PEMEX, a hacer una reforma fiscal en el 2002.”

Sin embargo, recordó el especialista, “todo eso se vino abajo cuando, en 2003-2004, empezó a aumentar el precio del petróleo de una manera muy importante, luego de los ataques terroristas del 9/11 en Estados Unidos (…) Todo ese tema de la guerra en Irak, hizo que los barriles de petróleo empezaran a subir (…), hasta llegar, en agosto del 2008, a 105 dólares por barril”. Todo ello, refirió el especialista, redundó en un mayor protagonismo por parte de PEMEX.

Crisis en PEMEX:  Causas y perspectivas de la debacle petrolera

Hacia el 2003-2004, “se dan cuenta que hay que hacer una reforma –comentó Farfán-, y logran hacer una reforma fiscal en el 2005”, a partir de dicha reforma, a PEMEX “ se le deja un poco más de dinero para poder explorar y mantener, tanto las reservas como el nivel de producción”.

Ya en el 2008, bajo el mandato de Felipe de Calderón, se llevan a cabo “foros en el Senado, a lo que se llamó entonces la ‘reforma de Petróleos Mexicanos’”. En aquel entonces, el gobierno de Calderón logró una reforma “en consenso con los partidos (…), que, en realidad, no dio a PEMEX lo que necesitaba y que tampoco desconectó a la empresa del gobierno”.

“En todas estas reformas –abundó-, inicialmente, la narrativa era que hay que desconectar a PEMEX del gobierno, bajar la dependencia del gobierno respecto de PEMEX, pero, al final de cuentas nunca ocurre, porque para hacer eso implica hacer una reforma fiscal”, circunstancia que no se concreta, destacó el especialista, por las condiciones políticamente desventajosas de la administración calderonista.

Sin embargo, en el 2012, recién iniciado el sexenio de Enrique Peña Nieto, “la reforma que no dejaron hacer a Fox, ni a Calderón, se propone ahora como una reforma energética, no sólo como una reforma de PEMEX, y eso implica romper el monopolio y abrir el sector. Así se empieza a hablar de energías renovables y se empieza a hablar de, incluso, la presencia de compañías extranjeras”.

Crisis en PEMEX:  Causas y perspectivas de la debacle petrolera

No obstante la necesidad de una reforma con las características de la que, finalmente, se aprobó, algunas condiciones en su aplicación vulneraron la salud económica de PEMEX. “El hecho de abrir a la reforma energética tan rápido –insistió el académico-, hizo que PEMEX no tuviera el tiempo para poder ajustarse a esa reforma. Lo que ocurre ahí es que, en la transición hacia un esquema donde hay competencia, a PEMEX se le trató igual que a las demás empresas, y no puedes tratar igual a una empresa con una terapia de shock”.

“El gran problema de PEMEX es que, cuando el gobierno abre el sector y hace la reforma fiscal, no le da el tiempo para inmediatamente cortar el suministro de dependencia del gobierno, y lo que ocurre es que el tiempo de maduración de la reforma fiscal, no coincide con el tiempo de ajuste en PEMEX. Eso hace que el gobierno insista en seguir obteniendo los mismo recursos de PEMEX a como diera lugar”, explicó.

Por todo ello, señaló Farfán, “el gobierno endeudó a PEMEX de una manera muy potente, para poder seguir funcionando, no digamos explorando (…) El gran problema de la deuda de PEMEX fue ese: en el 2014, pero sobre todo, en el 2015, para poder  cumplir con lo que el gobierno le pedía, PEMEX descuidó muchísimas áreas, incluso hubo accidentes, porque estaba operando con lo mínimo”.

La estrategia que adoptó  y sigue vigente en la empresa para hacer frente a la dura crisis que se le presenta, fue la de “valuar los fierros que tiene PEMEX –la refinería, los ductos, las plataformas-, de manera que sobre esto, o le presten, lo alquilen, o lo vendan”.

“El tema ahí, de fondo, es que la Secretaría de Hacienda no reaccionó lo suficientemente rápido para poder darle a PEMEX, tres o cuatro años de gracia (…). El gobierno no quiso dejar de depender, o no quiso dejar el ingreso de PEMEX, y eso obligó a PEMEX a hacer muchas cosas por las que está pagando ahora”, enfatizó.


Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.