Con Peña Nieto deuda pública aumenta hasta el 50% del PIB Con Peña Nieto deuda pública aumenta hasta el 50% del PIB
Entrevista a Gabriel Farfán, director de la Comunidad Mexicana de Gestión Pública para Resultados Con Peña Nieto deuda pública aumenta hasta el 50% del PIB

Entrevista a Gabriel Farfán, director de la Comunidad Mexicana de Gestión Pública para Resultados

La deuda pública en la administración de Enrique Peña Nieto pasó del 36.4% del Producto Interno Bruto (PIB) –registrado en el 2012-, al 48.4% del PIB en el 2016, lo que significa un incremento del 12% en cuatro años, de acuerdo con los datos preliminares aportados por el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público, herramienta de medición de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En términos concretos, dicho porcentaje representa una cifra de 9 billones 383.7 mil millones de pesos; en tanto, durante el 2015 se registró una deuda de 8 billones 633.5 mil millones de pesos. La primera cantidad cuenta con dos componentes: los requerimientos del factor interno, que ascienden a 5 billones 879.8 mil millones de pesos, y los del externo, de 3 billones 503.9 mil millones de pesos.

El endeudamiento es seis veces mayor al crecimiento económico reportado durante el 2016, además de  traducirse en un ritmo de deuda de  3 mil 188 millones de pesos al día.

Con Peña Nieto deuda pública aumenta hasta el 50% del PIB

La deuda pública, “síntoma de la enfermedad”

“La deuda es como cuando una persona está enferma y tiene signos extraños, alguna cosa en la apariencia, pero que refleja una enfermedad mucho más fuerte; es decir, la deuda es un síntoma muy importante para saber qué tan sano está el paciente, en este caso el Estado mexicano y el gobierno”, refirió Gabriel Farfán, presidente de la Comunidad Mexicana de Gestión Pública para Resultados, en entrevista para Horizontum.

El tema de la deuda no era importante antes del 2008, incluso a finales del 2006 se tuvieron cifras oficiales de la SHCP que nos dicen que el nivel de deuda era prácticamente mínimo, de hecho se registraba un déficit igual a cero, aseguró el especialista.. “Si uno compara el 2006 –continuó en su explicación-, fin de sexenio, contra el inicio del sexenio de Vicente Fox –año 2000-, los niveles de deuda se reducen; o sea, se pudo reducir más o menos al 29%, 30% del PIB”.

Tal proceso estuvo motivado, prosiguió Farfán,  “porque muchos de los ingresos por petróleo en la segunda parte del sexenio, de 2003 a 2006, se pudieron utilizar para reducir la deuda, porque las condiciones económicas globales eran mucho más favorables para un endeudamiento bajo”.

“Aquí el tema de fondo es cómo a partir del 2008, 2009, se deteriora la economía global, con la crisis del 2008, desde luego, y la del 2009 en México, que golpea muy fuerte al gobierno, y desde entonces se inicia un levantamiento muy fuerte (…) Lo más interesante es que la deuda del 2009 al 2012 no baja, pero tampoco aumenta de manera importante”, enfatizó.

En contraste, explicó Farfán, “a partir del 2012 –año en que llega al poder Enrique Peña Nieto- sí vemos un aumento de deuda muy importante (…), la deuda es muy potente”.

Con Peña Nieto deuda pública aumenta hasta el 50% del PIB

La deuda en PEMEX

Para Farfán, los factores que explican el aumento sostenido en la deuda son los siguientes: “La necesidad de mantener el ritmo del gasto, es decir, el tamaño del gasto del nuevo gobierno es importante, particularmente en el primer año; eso hace que se mantenga el nivel de gasto con una política de endeudamiento importante en áreas que no se habían visto endeudadas como antes, particularmente en empresas públicas, señaladamente en PEMEX (Petróleos Mexicanos)”.

“PEMEX empieza –señaló el especialista- a equivaler la deuda externa del gobierno federal. Antes  del 2012, típicamente el gobierno federal era el que más se endeudaba; luego del 2012, la deuda en PEMEX crece al mismo ritmo, incluso más, que la del gobierno federal”,

Este es, expuso el también académico de la Universidad Iberoamericana, el tema nodal de la deuda del gobierno federal. Así lo dijo: “El tema de PEMEX es el origen del problema que tenemos, en mayor medida porque se le ponen unas reglas en el contexto de la reforma energética que no le permiten deducir costos a su producción, tiene problemas para atraer capital y seguir invirtiendo en algunos de los proyectos que tiene, y esto hace que se endeude de manera externa”.

“Hay una frase del gobierno federal para explicar el endeudamiento –manifestó-, que sostiene que los niveles de deuda externa no aumentaron, y que todo se hizo al nivel interno; es decir: ‘no tenemos el problema de deuda externa como en López Portillo, como en otros años, ahora la mayoría de la deuda es interna y no está expuesta a cuestiones del tipo de cambio”. Sin embargo, los endeudamientos en los que PEMEX se vio involucrado fueron, precisamente, en mercados internacionales y en moneda extranjera, “y eso hace que la depreciación del peso en los últimos dos o tres años, en especial del 2014  a la fecha, explique una tercera parte del problema de deuda externa” remató.

La coyuntura descrita por Farfán, es sintetizada de la siguiente manera: “Lo que no era un problema a principios del sexenio, ahora es un problema, porque una gran cantidad de deuda está emitida en moneda extrajera, y eso hace que un tercio de la deuda externa esté expuesta”.

El motivo que explica el alto nivel de endeudamiento de PEMEX, tiene su origen en el modelo de fiscalización de la empresa. “El gobierno, desde el 2012, le dijo a PEMEX que tenía que seguir dándole al gobierno federal una renta petrolera específica de recaudación, independientemente de los costos de extracción o de producción, e independientemente de las rentas del petróleo”, ejemplificó el académico.

Con Peña Nieto deuda pública aumenta hasta el 50% del PIB

La deuda hacia el futuro

No obstante la gravedad de la deuda pública en el país, en el futuro inmediato no se avizora una modificación en el uso y aprovechamiento del gasto público. Así lo describió Farfán: “El gasto tiene un contenido político. Se ha argumentado que en las elecciones, por ejemplo, del año pasado y en las de éste en el Estado de México, en áreas clave para el gobierno, van a impulsar una política de no restringir el gasto (…) En general, los gastos por el ciclo electoral no hay un incentivo político para reducirlos”.

Por otro lado, el profesor universitario identifica otros posibles escenarios que permitirían revalorar lo hasta ahora hecho en materia de deuda y gasto público: “(La reducción del gasto público) podría provenir del problema que se tiene con Estados Unidos, o con el crecimiento de la economía”.

“Mi impresión –expresó Farfán- es que el gobierno tiene poco margen de maniobra; (en relación a) PEMEX, lo peor ya ha pasado, pero sigue en terapia intensiva, y va a seguir requiriendo de recursos, aunque ya se estabilizó su condición. Y el problema que tiene por delante el gobierno, ya no es una depreciación del peso, porque el tipo de cambio se estabilizó, de hecho (…) se está recuperando el peso un poco, el problema mayor va a ser el crecimiento y la inflación, que ya está al alza”.

Entre las medidas que el gobierno mexicano podría aplicar en la difícil coyuntura por la que atraviesa, Gabriel Farfán destacó las siguientes: “El gobierno (…) tendría que tener un instrumento de política fiscal para promover, apoyar al sector productivo, y eso implicaría una baja de impuestos, o algún tratamiento fiscal en algunas áreas; implicaría, también, sacrificar un poco el ingreso de gasolinas, porque eso está afectando la inflación y la actividad económica, y , al mismo tiempo, implicaría una inversión en áreas estratégicas de la economía”.

Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.