Cobra tintes violentos cierre de zoológicos Cobra tintes violentos cierre de zoológicos
Bantú, el gorila del Zoológico de Chapultepec, murió a sus casi 25 años de edad el pasado 7 de julio, luego de una complicación... Cobra tintes violentos cierre de zoológicos

Bantú, el gorila del Zoológico de Chapultepec, murió a sus casi 25 años de edad el pasado 7 de julio, luego de una complicación cardiorrespiratoria cuando era trasladado al Zoológico de Guadalajara, donde se reproduciría con otras dos gorilas. El hecho derivó en la suspensión temporal del director general de Zoológicos y Vida Silvestre, Juan Arturo Rivera Rebolledo.

Para su traslado, el primate tuvo que ser sedado; sin embargo –señaló la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre-, hacia las 21:30, el animal sufrió un paro cardiorrespiratorio. Hasta el momento, las causas de la muerte no han sido del todo clarificadas; para ello, la Secretaría del Medio Ambiente (SEDAMA), dio a conocer que los análisis para determinar las causas exactas de su muerte, serán realizados por especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México, y que dichos estudios estarán disponibles en un mes, aproximadamente.

El lunes 11 de julio, el diario El Universal publicó imágenes donde se daba cuenta del proceso que había tenido lugar, de acuerdo al rotativo, en las instalaciones del Zoológico de Chapultepec; en las fotografías se aprecian los restos de un gorila, presuntamente Bantú, cuyas extremidades lucen esparcidas en una mesa de metal. La imagen provocó que la exdirectora del Zoológico de Chapultepec, Marielena Hoyos, en entrevista para ese periódico, señalara no estar “de acuerdo con el método que se ve en las fotografías en donde desmembran al animal”.

Cobra tintes violentos cierre de zoológicos

 ¿Qué es el Proyecto Gran Simio?

El Proyecto Gran Simio (PGS), ha cobrado relevancia en México desde que en mayo del año pasado, exigió al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y a la secretaria del Medio Ambiente, Tanya Müeller, reubicar a los gorilas Toto y Jambi, radicados en el Zoológico de Chapultepec, al santuario de primates de Sorocaba en Brasil.

Mediante una petición en la plataforma electrónica Change.org –que alcanzó 149,503 firmas- solicitaron a las autoridades capitalinas acabar con el régimen en que mantenían a los primates, pues la ausencia de un sitio adecuado para que “practicaran la locomoción arbórea, con poca entrada de luz solar y tras pasar casi 17 horas aislados en las casas de noche y sólo 7 horas en el exhibidor”, había producido en ellos un “comportamiento agresivo que hizo necesario mantenerlos separados para evitar conflictos y peleas”. Meses después a las denuncias hechas por PGS, Jambi murió el 24 de julio del 2015.

PGS, es una organización mundial que, de acuerdo con su sitio oficial en internet (http://proyectogransimio.org/), busca “la supresión de la categoría de ‘propiedad’ que ahora tienen los antropoides no humanos y por la inclusión inmediata en la categoría de personas”, para con ello “otorgar parte de los derechos básicos de los que, actualmente solo gozan los seres humanos: el derecho a la vida, a la libertad y a no ser maltratados ni física ni psicológicamente”.

Fundada en 1993 en Estados Unidos, el PGS tiene presencia, por lo menos, en Alemania, Brasil, Chile, Uruguay y México.

PGS y Bantú

Paulina Bermúdez, directora general de PGS en México, observa un mayor interés por la agenda que su organización reivindica a la luz de la muerte de Bantú. “Con (su) muerte vimos que hay más movilización por parte de otras organizaciones, de parte de legisladores; vemos que hay algo que ya no le cuadra a la mayoría de la gente”.

La directora de PGS en México, fue amenazada de muerte en Twitter el martes 12 de julio, desde la cuenta @PeteTable, por insistir en cerrar el Zoológico de Chapultepec, lo que llevó al presidente internacional de la organización, Pedro Pozas Terrados, a pedir al presidente de México, Enrique Peña Nieto, interceder por ella e “identificar al causante de esta amenaza y en su caso detenerlo”.

Entrevistada por Horizontum vía telefónica, Bermúdez afirma que el episodio con Bantú reveló, que “mucha gente no actuó cuando debía de actuar (…) Por ejemplo Profepa, ellos decían que no habían ido al Zoológico de Chapultepec en casi nueve años a hacer su inspección anual de zoológicos, porque como era el zoológico más importante en México, pues no era una prioridad. Entonces ahora sí se presentan como ‘estamos ahí, viendo qué está pasando con Bantú’, pero si hubieran hecho su trabajo cada año, como tenían que hacerlo, a lo mejor se hubieran dado cuenta antes de lo que estaba pasando”.

En cuanto al estado que guardan los zoológicos de la capital, la directora de PGS México, comentó lo siguiente: “En general, son zoológicos que están obsoletos, incluso el de Chapultepec que tuvo su última remodelación en el 94 (…) Pero no ha cambiado mucho, a lo mejor pusieron espacios un poquito más grandes de lo que estaban, pero el modelo del siglo XVIII de los zoológicos, sigue ahí en Chapultepec”.

“La gente cree –prosigue Bermúdez- que los animales pasan todo el día y toda la noche en las jaulas donde los ven, que son con pastito y demás; pero la gente no sabe que ellos solamente pasan siete horas en esos exhibidores, luego cierras los zoológicos y los meten a unas jaulas, que se llaman ‘casas de noche’, donde no les entra el sol, donde no hay ventilación”.

Cobra tintes violentos cierre de zoológicos

Bermúdez, quien trabajó en el Zoológico de Chapultepec, luego de escuchar las críticas que de éste hacían y buscar comprobarlas o desmentirlas, narra que los animales en cautiverio “no están bien; nunca se adaptan a ese tipo de vida porque es una vida muy aburrida, es una vida en donde no se mueven, es una vida en donde nunca tienen comportamientos naturales”.

Por ahora, el PGS lleva a cabo una consulta ciudadana para conocer, hacia el futuro, el destino del Zoológico de Chapultepec, entre las opciones presentadas se contempla transformarlo o cerrarlo definitivamente. Los resultados serán enviados a las autoridades del Zoológico y a la titular de la Sedama, Tanya Müller.


Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.