Cenizas de volcán, el secreto del hormigón indestructible de la antigua Roma Cenizas de volcán, el secreto del hormigón indestructible de la antigua Roma
Tras una intensa búsqueda, los científicos encontraron el ingrediente secreto que daba fuerza al hormigón de la antigua Roma Cenizas de volcán, el secreto del hormigón indestructible de la antigua Roma

Tras una intensa búsqueda, los científicos encontraron el ingrediente secreto que daba fuerza al hormigón de la antigua Roma: la tobermorita y la phillipsita, dos minerales que aunque fueron descubiertos años después, se encontraban en las cenizas volcánicas usadas para la construcción.

“Contrariamente a los fundamentos del hormigón moderno basado en el cemento, los romanos crearon una mezcla que mejoraba con el intercambio químico abierto con el agua de mar”, explica la geóloga de la Universidad de Utah (EE UU), Marie Jackson.

Tras varios años buscando la fórmula del hormigón romano, la geóloga relata que su equipo pudo identificar los diferentes minerales y las enigmáticamente complejas secuencias de cristalización a escala microscópica.

Horizontum - Cenizas de volcán, el secreto del hormigón indestructible de la antigua Roma

En los resultados de su investigación, publicada en la revista especializada American Mineralogist, puede leerse que la cal, expuesta al agua marina, reaccionó con las cenizas volcánicas usadas en la mezcla de forma muy rápida.

En el hormigón marino romano, estos minerales forman finas fibras y placas que lo hacen más resistente y menos susceptible a la fractura, subrayó la experta.

Según afirmó, la tobermorita fue descubierta en el siglo XIX, y es un mineral que en estado natural ha sido detectada en emisiones de algunos volcanes islandeses y, de forma artificial, también ha aparecido como subproducto de la reacción del hormigón usado en los cementerios nucleares con la roca.

Los puertos romanos se construían con las mismas cenizas volcánicas de la región de la actual Nápoles, que contenían ambos minerales, detalló Jackson.

Horizontum - Cenizas de volcán, el secreto del hormigón indestructible de la antigua Roma

Sin embargo, para el profesor de ingeniería de la construcción de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Víctor Yepes, “el hormigón romano era mejor que el mal hormigón actual pero no superior al buen hormigón”.

Los romanos encontraron en la naturaleza unos materiales que la ciencia moderna tardaría siglos en igualar con el descubrimiento del cemento Portland, pero en la mezcla correcta éste es mucho mejor, reconoció.

No obstante, para la época las personas se quedaban asombradas ante la fortaleza del hormigón romano. Plinio, en el año 79 de nuestra Era, exclamaba:

“¿Quién se admirará bastante de la parte arruinada de ella [la Tierra] y por esto llamado polvo en las colinas de Puteoli para oponerse al reflujo del mar, y sumergido de inmediato se hace una piedra irrompible por las olas y más fuerte cada día…?”. El secreto de semejante fortaleza ha sido revelado por la ciencia moderna.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.