Cancún, Los Cabos y Manzanillo: paraísos turísticos carcomidos por la violencia Cancún, Los Cabos y Manzanillo: paraísos turísticos carcomidos por la violencia
En materia de turismo internacional, México se encuentra entre los diez primeros países más visitados en el mundo Cancún, Los Cabos y Manzanillo: paraísos turísticos carcomidos por la violencia

En materia de turismo internacional, México se encuentra entre los diez primeros países más visitados en el mundo (32 millones de visitantes extranjeros en 2015, con una derrama de 17.5 mil mdd[1]); asimismo, tan sólo en el pasado período vacacional de semana santa, se estimó una derrama económica por siete mil 423 mdp[2].Los destinos de playa más visitados fueron Acapulco y Zihuatanejo, así como también Cancún, Los Cabos, La Paz, Culiacán y Tampico, con poco más del 90% de la ocupación hotelera[3].

No obstante, en el contexto de la violencia que se vive en algunas regiones del país, centros turísticos como Acapulco y Zihuatanejo en Guerrero, e incluso Culiacán en Sinaloa, han presentado una intensa conflictividad derivada de la pugna entre grupos del narcotráfico que se disputan el control de estas zonas.

Asimismo, en estos dos últimos años, destinos de playa que anteriormente no contaban con un problema arraigado de narcotráfico, muestran signos de descomposición importantes en materia de seguridad pública, situación que no sólo puede afectar la afluencia de visitantes nacionales y extranjeros, sino también los ingresos que se generan derivados de esta actividad.

Cancún, Los Cabos y Manzanillo: paraísos turísticos carcomidos por la violencia

Para analizar este fenómeno, tomaremos el caso de destinos como Cancún, Los Cabos y Manzanillo, los cuales, derivado de las disputas entre grupos delincuenciales, enfrentan un problema grave en materia de seguridad pública.

Cancún, la lucha por el paraíso

En términos absolutos, hasta junio del presente año, Quintana Roo presentó un total de 134 homicidios dolosos, un aumento del 106.2% respecto al mismo período del año anterior; del total, 70.9% de los decesos de este tipo ocurrieron en Cancún[4], mientras que por cada 100 mil habitantes, durante el primer semestre de 2017, la entidad contó con una tasa de 8.9 homicidios dolosos. Cancún registró 12.7 asesinatos de este tipo por cada 100 mil habitantes[5].

La violencia se explica principalmente por el interés de organizaciones como la liderada por “Doña Lety”, los Zetas, el Cártel de Sinaloa y el CJNG por establecer el control en la zona y mantener bajo su dominio el mercado de distribución y trasiego de droga, así como la extorsión y la trata de personas. Se estima que tan sólo la venta de estupefacientes en la región representa una ganancia anual de mil 500 mdd[6].

La particularidad de Quintana Roo, y en específico de Cancún, es que la región es un punto de entrada para la droga proveniente de Sudamérica, además de que ninguna de las organizaciones antes mencionadas ha logrado consolidarse como grupo hegemónico, lo cual ha derivado en una tendencia a la normalización de las disputas y los tiroteos en las calles por la convergencia de cárteles en este centro turístico.

La reciente detención de Doña Lety, el pasado 9 de agosto, representa un serio golpe para la estructura de la organización que encabezaba; no obstante, esta situación implicaría dos riesgos, por un lado se puede presentar una atomización de este grupo por la lucha interna por el control del liderazgo, mientras que por otra parte, los cárteles contrarios pueden iniciar una intensificación en su avance por expulsar a los grupos leales a Doña Lety, lo cual provocaría un alza en la violencia y una suerte de efecto cucaracha hacia otras entidades colindantes.

Cancún, Los Cabos y Manzanillo: paraísos turísticos carcomidos por la violencia

La descomposición de Los Cabos

Hasta junio del presente año, Baja California Sur presentó 198 homicidios dolosos, de los cuales el 67.2% (133)[7] se cometieron en Los Cabos. Señalar que, respecto al mismo período del año anterior, la entidad registró un aumento del 273.6%. Asimismo, en el primer semestre de 2017, el estado contabilizó 27.8 decesos de este tipo por cada 100 mil habitantes, mientras que en el caso de Los Cabos esta cifra se colocó en 46.2 por cada 100 mil habitantes[8].

La descomposición del estado en materia de seguridad pública deriva de la lucha intestina que enfrenta desde 2015 el Cartel de Sinaloa, tras la primera recaptura de “El Chapo” Guzmán, entre las facciones encabezadas por Ismael “El Mayo” Zambada y los grupos leales a Dámaso López Serrano, alias el “mini Lic”[9].

En el caso de Los Cabos, tras la entrada y posterior alianza del CJNG y los remanentes de los Arellano Félix, para formar el Cártel de Tijuana Nueva Generación (CTNG), comenzó a darse una lucha entre esta organización y el Cártel de Sinaloa por el control de las rutas de trasiego de droga[10].

En este sentido, el CJNG, junto con el CTNG intenta desterrar al Cártel de Sinaloa, aprovechando la atomización de este último para poder tener el control de este punto, territorio vital para estas organizaciones en sus rutas hacia Tijuana en Baja California.

Las disputas internas en el Cartel de Sinaloa en la región y el avance del CJNG y del CTNG pueden derivar en una intensificación de los hechos violentos y ajustes de cuentas, con lo cual tanto Los Cabos como la entidad en su conjunto podría cerrar el año como una de las regiones más violentas en el país, lo cual dañaría la afluencia turística de la zona.

Cancún, Los Cabos y Manzanillo: paraísos turísticos carcomidos por la violencia

Manzanillo, una playa más en disputa

En el primer semestre de este año, Colima registró 315 homicidios dolosos, un aumento del 24% respecto al mismo período del año anterior, donde Manzanillo concentra el 31% de los ilícitos de este tipo[11]. Por cada 100 mil habitantes, la entidad contabilizó una tasa de 44.2, mientras que Manzanillo registró una cifra de 53.6 en el mismo rubro[12].

La violencia en el estado comenzó después de que en 2013 se dio un efecto de mudanza de los grupos delincuenciales asentados en Lázaro Cárdenas, Michoacán, para trasladarse a Colima y comenzar a producir desde esta entidad metanfetaminas, las cuales ya no podían fabricar en la demarcación antes referida, por la entrada del ejército[13].

Sin embargo, en 2015 el Cartel de Sinaloa incursionó en la entidad para disputar el territorio a los remanentes de los Caballeros Templarios, además de que también el CJNG buscó hacerse del control de la zona[14].

En el caso de Manzanillo, este municipio es clave para las actividades de trasiego de drogas, ya que al ser un puerto, es una de las principales entradas de estupefacientes provenientes de Sudamérica, situación que ha desatado disputas principalmente entre el Cártel de Sinaloa y el CJNG, este último intenta aprovechar el debilitamiento del primero tras la segunda recaptura de El Chapo Guzmán.

Cabe decir que lo que se encuentra en juego en la entidad es el control por el puerto de Manzanillo, así como por zonas para la fabricación de metanfetaminas, por lo que el nivel de violencia incluso podría incrementarse, mientras que el nivel de enfrentamientos continuaría como algo cotidiano en el territorio.

Cancún, Los Cabos y Manzanillo: paraísos turísticos carcomidos por la violencia

Apuntes finales 

México cuenta con destinos turísticos que son frecuentados por turistas nacionales y extranjeros, y al ser uno de los puntos más visitados en el mundo, un deterioro en materia de seguridad pública en estas regiones puede minar la percepción no sólo de los visitantes, sino además afectar la afluencia de viajeros y la derrama económica derivada de esta actividad.

En los tres destinos analizados, principalmente en Los Cabos y Manzanillo, estas regiones se convirtieron en dos de los diversos frentes que se generaron por la guerra entre el Cártel de Sinaloa y el CJNG, la cual podemos calificarla como la gran disputa del presente sexenio por la hegemonía del Cártel más poderoso del país.

Deben reforzarse las medidas de seguridad en estas regiones, a fin de evitar que estos destinos padezcan una situación similar a la de Acapulco, en donde además, se vuelva una normalidad que grupos delincuenciales disputen centros turísticos por la rentabilidad que significaría para los mismos, no sólo rubros como el tráfico de drogas, sino también la extorsión y las diferentes modalidades de robo.

[1] http://www.siimt.com/en/siimt/ranking_mundial_omt

[2] http://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/04/10/1156937

[3] http://expansion.mx/nacional/2017/04/18/los-destinos-mexicanos-que-conquistaron-a-los-turistas-en-semana-santa?internal_source=PLAYLIST

[4] Cifras del SESNSP

[5] Cálculo con cifras del SESNSP e INEGI

[6] http://www.eluniversal.com.mx/articulo/estados/2017/01/23/dos-carteles-se-disputan-quintana-roo

[7] Cifras del SESNSP

[8] Càlculo con cifras del SESNSP e INEGI

[9] https://www.vice.com/es_mx/article/7byka4/la-guerra-territorial-en-una-de-las-costas-anteriormente-de-ensueo-del-pas-seala-que-el-crtel-de-sinaloa-tiene-problemas-internos

[10] http://www.zocalo.com.mx/new_site/articulo/pelea-el-narco-por-los-cabos

[11] Cifras del SESNSP

[12] Cálculo con cifras del SESNSP e INEGI

[13] http://www.sopitas.com/705355-colima-violencia-narcotrafico-asesinatos-inseguridad/

[14] http://www.sopitas.com/705355-colima-violencia-narcotrafico-asesinatos-inseguridad/

 

Juan Carlos Esqueda Arias
Socio presidente de ZGC Consultores

Juan Carlos Esqueda Arias

Socio presidente de ZHC Consultores