Cambios para asegurar viabilidad de PEMEX Cambios para asegurar viabilidad de PEMEX
PEMEX es un gigante, un gran monstruo dicen algunos. Por esto, cualquier cambio que debe hacerse a la empresa adquiere dimensiones formidables. Unos cuantos... Cambios para asegurar viabilidad de PEMEX

Cambios para asegurar viabilidad de pemexPEMEX es un gigante, un gran monstruo dicen algunos. Por esto, cualquier cambio que debe hacerse a la empresa adquiere dimensiones formidables. Unos cuantos datos ilustran el gran reto que implica una institución de esta envergadura. Exceptuando a la empresa Ferrocarriles Nacionales de México (creada con la nacionalización ferrocarrilera en 1937, pero liquidada en 2001), PEMEX es la empresa paraestatal más antigua de México, creada a raíz de la expropiación en 1938; es decir, tiene 78 años de existencia. A pesar de las condiciones adversas del mercado petrolero desde el pasado año, PEMEX generó en 2015 ingresos por 1.16 billones de pesos (es decir, 1.16 millones de millones, casi 7% del PIB), y tiene activos que suman casi 2 billones de pesos entre sus pozos, inmuebles, barcos, equipos y plantas. Su plantilla laboral es cuantiosa, cerca de 150 mil empleados, de los cuales 30 mil son de confianza. Su sindicato es de los más importantes de México, con una tradición muy combativa y un alto poder dentro de la empresa.

La producción de crudo es de cerca de 2.4 miles de millones de barriles diarios, siendo la producción marina de 75%.  Es el octavo mayor productor de crudo a nivel mundial, y sus exportaciones de crudo hoy, aunque menguadas en relación con el pasado, son de 1.14 miles de millones de barriles diarios. Es el tercer mayor exportador de crudo a Estados Unidos. Es también un importante productor a nivel mundial de gas natural, generando 5,768 miles de millones de pies cúbicos diarios.

El reto principal que enfrenta PEMEX es corregir grandes distorsiones e ineficiencias que la llevaron a registrar pérdidas en 2015 cercanas a 600 mil millones de pesos. El gran desafío de enderezar a la empresa se da en el contexto de una ambiciosa y muy necesaria reforma energética, que fue aprobada en 2013 y que ya está mostrado su impacto positivo en diversas áreas.

Con la finalidad de reforzar los cambios urgentes en la paraestatal, el  8 de febrero de este año el Presidente Peña Nieto decidió designar a José Antonio González Anaya como nuevo Director General de la empresa. Se trata de un funcionario técnicamente competente y honesto, de probado desempeño y experiencia, que al frente del IMSS, por poco más de tres años, introdujo correcciones significativas en ésa que es otra institución pública enorme con grandes retos.

El nuevo Director General se abocó de inmediato a enfrentar varios problemas financieros urgentes. Así, a mediados de abril, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció un paquete de medidas para mejorar significativamente el perfil de liquidez de PEMEX.

El paquete consistió en tres grandes medidas:

  • Una inyección de capital de 26.5 miles de millones de pesos
  • El intercambio de un pagaré no negociable que SHCP otorgó a Pemex en diciembre del año pasado por 47 miles de millones de pesos por concepto de absorción del pasivo laboral, a cambio de bonos gubernamentales que podría vender
  • Una flexibilización del régimen de deducciones fiscales para este año que podría resultar en ahorros para la empresa de hasta por 50 mil millones de pesos.

Cambios para asegurar viabilidad de pemexLas dos primeras medidas se cubrieron con parte del remanente de operación que el Banco de México transfirió a la SHCP en abril por 239.1 miles de millones pesos. Por esa razón, esas dos medidas no representan ninguna carga adicional al gasto público.

El paquete en cuestión complementa la medida que se anunció anteriormente de recorte de gasto equivalente a 100 mil millones de pesos que formó parte del conjunto de medidas de “emergencia”, que adoptó la SHCP-Banxico-Comisión de Cambios el 17 de febrero.  Esta reducción está concentrada en la racionalización de proyectos de inversión, eliminando los que tienen retornos muy bajos o hasta negativos. Asimismo, dándole la importancia que tienen los proveedores y contratistas de PEMEX, la empresa obtuvo la aprobación de líneas de crédito por un total de 15 mil millones de pesos con NAFIN y BANCOMEXT, para hacer frente a pagos atrasados.

El ajuste total para las finanzas de PEMEX, que representan las medidas descritas podría llegar a proveer hasta 238.5 mil millones de pesos de alivio, tal como se resume en el siguiente cuadro:

Cambios para asegurar viabilidad de PEMEX

¿Son suficientes las medidas para garantizar la viabilidad de la empresa?

A pesar de sus distorsiones e ineficiencias, no hay duda de que PEMEX puede seguir siendo una empresa solvente. Los ajustes son precisamente para asegurar su viabilidad de mediano plazo. Sin embargo, son cambios necesarios, pero quizá no suficientes, por lo que deberán complementarse con acciones en tres grandes áreas: (1) aligerar la carga fiscal que tiene la compañía, pues ésta ha obligado a la empresa a fondear sus proyectos de infraestructura con deuda, al contar con menores recursos propios; (2) ajustes para reducir el nivel de endeudamiento y (3) realizar un fuerte ajuste de personal redundante en muchas áreas (incluyendo a los tradicionales “aviadores”), a pesar de ser un asunto de delicada negociación con el sindicato.

Por otro lado, es de destacar que en los últimos años se han realizado cambios importantes en el gobierno corporativo de PEMEX. Estas transformaciones van encaminadas a modernizar y agilizar su proceso de toma de decisiones.

A México le conviene un PEMEX fortalecido

La empresa simboliza, como pocas cosas, un nacionalismo que enorgullece a la población. PEMEX no tiene porqué ser una empresa problemática e ineficiente. Con las medidas adoptadas y con otras que deberán tomarse pronto, es posible tener una compañía pública que esté fortalecida en lo administrativo y gerencial, financiero y operativo.  Con visión directiva de largo plazo se podrán enfrentar los retos estructurales futuros de la empresa y del mercado energético mundial.  Con ello, también podrán generarse los beneficios que se derivarán en los siguientes años de la reforma energética.

Federico Federico Rubli Kaiser

Federico Federico Rubli Kaiser

Economista egresado del ITAM, con posgrado en Columbia University en Nueva York (Maestría y estudios de doctorado en las áreas de teoría y política monetaria, y finanzas y comercio internacionales). Actualmente es Coordinador General de Planeación Estratégica y Proyectos Especiales de la CONSAR (Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro).