Brasil: carne podrida Brasil: carne podrida
La Policía Federal de Brasil hizo públicas sus pesquisas en torno a la calidad de la carne que dentro del país y fuera de... Brasil: carne podrida

La Policía Federal de Brasil hizo públicas sus pesquisas en torno a la calidad de la carne que dentro del país y fuera de él se consumía. Los resultados han sido contundentes. Brasil, referente mundial de calidad en dicho producto, comerciaba con carne podrida. Las investigaciones policiales concluyen que además de los productos derivados de la res, también la carne aviar consumida se encontraba en descomposición.

El gigante sudamericano, que exporta 5 mil 500 millones de dólares de carne de res y 6 mil 500 millones en pollo –de acuerdo con la BBC– a cerca de 150 países, fue exhibido mundialmente gracias a la Operación “Carne Fraca” –en portugués-. Una investigación que duró cerca de dos años y que involucró la participación de 1,100 agentes de la fuerza policial brasileña.

Por dicha investigación se supo que, para ocultar el mal estado de la carne, importantes empresas cárnicas brasileñas la “maquillaron” con productos químicos potencialmente cancerígenos.

Horizontum-carne-brasil

Usaban ácidos y otros productos químicos, en algunos casos cancerígenos, para disimular las características físicas del producto podrido y su olor”, afirmó Mauricio Moscardi en rueda de prensa, jefe de la Policía Federal brasileña. Sin embargo, la lista de prácticas fraudulentas es extensa. Además de “maquillar” la carne, esta era inyectada de agua para aumentar su peso; en tanto que las  las fechas que daban cuenta de su “vida útil” también eran modificadas.

Además de exhibir a las empresas JBS y BRF –las más importantes en Brasil-, la también llamada Operación “Carne Débil” evidenció la abigarrada red de sobornos y complicidades que permitían el comercio de la carne putrefacta, involucrando así a un extenso número de inspectores encargados de dar su visto bueno al producto.

Las repercusiones del escándalo aún están por verse, no obstante las primeras reacciones han sacudido la economía del país sudamericano. Por ejemplo, China, uno de sus principales socios comerciales en el rubro, dispuso la prohibición a la entrada de carne proveniente de Brasil; por su parte, la Unión Europea decidió dejar de comprar productos de las empresas acusadas por la Policía Federal brasileña. En tanto, el vecino país de Chile anunció la reunión con representantes del gobierno brasileño para aclarar lo acontecido.

Por lo pronto, las empresas involucradas –JBS y BRF- han perdido cerca 1 mil 900 millones de dólares durante su cotización en la Bolsa de Valores de Sao Paolo.

Horizontum-carne-brasil

La política y la carne podrida

Hasta el momento, el Ministerio de Agricultura anunció el despido de 33 funcionarios señalados por la investigación; además, la Policía Federal de Brasil anunció la emisión de 27 órdenes de captura contra empleados públicos presuntamente involucrados con la trama de corrupción.

De acuerdo con el Operativo “Carne Fraca”, una parte de los sobornos a los funcionarios involucrados tenían dos destinos ciertos: el Partido Progresista y el Movimiento Democrático Brasileño, cuyo militante más conspicuo es el presidente de Brasil, Michel Tener.

“La investigación deja bien claro que una parte del dinero de los sobornos era revertido para partidos políticos”, afirmó Moscardi, sin adelantar, aún, nombre alguno.


La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.