Biblioteca personal: El placer aristocrático del tiempo junto a Marcel Proust Biblioteca personal: El placer aristocrático del tiempo junto a Marcel Proust
En busca del tiempo perdido es una novela que sólo admite metáforas grandiosas para designarla Biblioteca personal: El placer aristocrático del tiempo junto a Marcel Proust

“En busca del tiempo perdido”, del francés Marcel Proust es una novela gigantesca, tanto por su calidad, como por su extensión, que consta de siete partes. La he leído dos veces, ambas en épocas de mi vida en que tenía muy pocas cosas que hacer. La primera fue entre los 17 y los 18 años, en Cuba. Al terminar mis estudios de bachillerato no alcancé universidad, y tuve que esperar un año antes de ingresar a una institución de estudios superiores. En ese tiempo me dediqué a leer ese monumento, esa gran ballena literaria, que como Moby Dick, emerge colosal de un mar de infinitas letras. Porque “En busca del tiempo perdido” es una novela que sólo admite metáforas grandiosas para designarla, sólo puede ser comparada a aquel Behemot, gran monstruo bíblico que custodiaba las aguas primordiales.

Marcel ProustLa segunda vez que la leí ya vivía en México, tenía 34 años, y me había quedado desempleado. No en vano ubico los dos momentos de lecturas en épocas de mi vida en que me sobraba tiempo, pues se necesita de tiempo para leer los miles de páginas de esta novela. El tiempo es su sustancia y su tema. Las líneas, las letras, van configurando días, meses, nostalgias, y años, como si se tratara de un lento oleaje que proviene de la eternidad. Es el placer de escuchar un magno concierto, ejecutado con palabras. Y para eso se necesita tiempo.

“En busca del tiempo perdido”, escrita por Marcel Proust entre 1908 y 1922, cuenta las vidas de la aristocracia francesa de finales del Siglo XIX y principios del XX. Por allí desfilan las damas de la alta burguesía gala y los blasones de una nobleza que en muchos casos remonta su origen a aquellos siglos regidos por la dinastía de los Capetos.

Sacadas del pozo de la memoria surgen ante nosotros personajes que nos marcarán de manera indeleble. Recuerdo a Oriana, la Duquesa de Guermantes, una belleza rubia que emana su dignidad y distinción a medida que avanza por los Campos Elíseos. Un río de palabras construye a Oriana, fijando su presencia, que connota un halo misterioso, y cuyo rostro, a pesar de nunca haberlo visto, nos es imposible olvidar.

Otros personajes que Proust grabó en mi memoria son, sin duda, la señora Verdurin, y sus exquisitas tertulias, en la que se reunían artistas, músicos, literatos… La sonata de Vinteuil, traducida a palabras, va traspasando nuestro espíritu, en la mayor descripción literaria, que yo recuerde, de una melodía, y el pintor Elstir delinea los cuadros de radiantes marinas en Baalbec.

Son muchos los personajes de “En busca del tiempo perdido”, pero es imposible pasar por alto al Barón de Charlus, un sofisticado sodomita amante del joven Morel. Charlus es el protagonista innegable de la parte cuatro, titulada “Sodoma y Gomorra”. El aristócrata, por modestia, suele presentarse sólo como barón, a pesar de que en su nombre se acumulan títulos de duque o príncipe, cuyas raíces llegan al tiempo de las cruzadas.

La lectura de “En busca del tiempo perdido” es imprescindible para aquellos que quieren dedicarse a la literatura. Su placer es el del tiempo, el de sentir como los días y los años transcurren ante nuestros ojos en las innumerables páginas. Y para eso, se necesita tiempo.


Roger Vilar

Roger Vilar

Roger Vilar nació en Cuba, en 1968. Es escritor y periodista. En México fue incluido en la antología “Martirologios del siglo: homenaje al Marqués de Sade”, publicado por la Universidad Autónoma Metropolitana en 2000. En México también ha publicado los libros “La era del dragón”, cuentos, Edamex, 1998; “Habitantes de la noche”, premio de novela de la Editorial de Otro Tipo, 2014; y “Agustina y los gatos”, novela, Casa Editorial Abismos, 2014. Su novela “Una oscura pasión por mamá”, salió editada por De Otro Tipo, el pasado mes de septiembre de 2016. “Reino de dragones” es su más reciente volumen de cuentos, y fue publicado en febrero de 2017 por “Ediciones periféricas”. Su carrera en el periodismo mexicano ya abarca 23 años, en medios como Periódico Reforma, y Milenio Diario, entre otros. Actualmente es Editor en Jefe de la revista “Horizontum”, impresa y digital.Roger Vilar was born in Cuba, in 1968. Since 1993 he lives in México City. He is a writer and journalist. In Cuba, he published the short story books “Horses on the meadow ", 1986; and “Night waters ", 1988. He also published “The Night of the Reporter” in Cuba in 2014. He was also included in two anthologies of the Cuban Literature: “The last will be the first", 1990, and "Narrative Yearbook ", 1993. In Mexico was included in the anthology “Homage to the Marquis de Sade", published by the Universidad Autónoma Metropolitana, in 2000. In Mexico has published the books "The Dragon Age", short stories, Edamex, 1998. Another of his books is “Witches” published in 1998 by Sediento Ediciones. His novel “Inhabitants of the Night” won the award granted by the Mexican publisher De Otro Tipo in 2014. Roger Vilar's latest novel "A Dark Passion for Mom" was released by De Otro Tipo in September 2016. “Kingdom of Dragons” is his most recent volume of stories published in February 2017 by Ediciones Periféricas. Roger Vilar is currently Editor-in-Chief of the Mexican magazine, printed and on the web, "Horizontum", which publishes articles on economics, arts and literature.writer68rogervilar@gmail.com / @RogerVilar7