Battersea Power Station: convirtieron al famoso ícono pop en un millonario complejo inmobiliario Battersea Power Station: convirtieron al famoso ícono pop en un millonario complejo inmobiliario
Se trataba de una antigua planta termoeléctrica que abasteció a Londres por cinco décadas y fue fotografiada por integrantes de Pink Floyd Battersea Power Station: convirtieron al famoso ícono pop en un millonario complejo inmobiliario

Se trataba de una antigua planta termoeléctrica que abasteció a Londres por cinco décadas y fue fotografiada por integrantes de Pink Floyd con un cerdo volador para convertirse en la posteridad en un icono pop. Cuarenta años después de este suceso artístico se ha convertido en un ejemplo de gentrificación extrema en la capital del Reino Unido.

¿Qué diría Sir Giles Gilbert Scott sobre su creación arquitectónica transformada en un millonario complejo inmobiliario con capital financiero de Malasia? La historia de esta planta se remite a inicios de los treinta cuando London Power Company le asignó el proyecto de esbozar el frente del edificio, mientras que el ingeniero Leonard Pearce se encargó de los cimientos. A un costado del río Támesis, en el corazón de Londres, dentro de la municipalidad de Wandsworth se estableció la construcción. En 1933 inició operaciones con el fin de proveer de luz eléctrica y su vida activa duró medio siglo. Dentro del portafolio de Gilbert Scott ya destacaban otras obras como la catedral anglicana de Liverpool y las peculiares cabinas telefónicas rojas.

Horizontum. Battersea Power Station: convirtieron al famoso ícono pop en un millonario complejo inmobiliario

Sin embargo, hasta 1977 la mente inquieta del cantante Roger Waters-muchos años antes de sus andanzas álgidas por el zócalo defeño- brotó una peculiar ocurrencia para darle una nueva faceta a Battersea para promocionar el disco Animals. Entre la novela La rebelión en la granja de George Orwell y el artista Jeffrey Shaw, se bosquejó la idea de un cerdo inflable flotando entre las chimeneas al que llamaron “Algie” representando a la clase política. La óptica del diseñador Storm Thorgerson, quien había elaborado ya otras portadas de la banda, captó la imagen no solo para remitirla al historial de Pink Floyd y dar a conocer al mundo una estampa de esta planta de luz, sino para congelar un episodio industrial de una Gran Bretaña precaria, pero con una arquitectura más fiel a su estilo autóctono, previo a la era de Margaret Thatcher. Es así como Battersea terminó posando como toda una supermodelo de la iconografía inglesa poco antes de cerrar sus puertas en 1983.

Años más tarde, desfilaron múltiples proyectos arquitectónicos fallidos para revivirlo como un parque temático o una extensión del Museo de Arte Moderno, (MOMA). Hoy en día. La gentrificación en Londres devora su pasado histórico e inmobiliario mientras que los precios de vivienda se encarecen de manera cada vez desproporcionada, lo que ha provocado una diáspora de múltiples ciudadanos oriundos y un asentamiento de millonarios provenientes de Rusia, Medio Oriente y Emiratos Árabes Unidos, en su mayoría. No fue hasta que un financiamiento de 8 billones de libras esterlinas, proveniente del gobierno de Malasia y otros inversionistas como S P Setia, Sime Darby and the Employees’ Provident Fund, obtuvo “la joya de la corona” del centro londinense en noviembre de 2012 por concesión del ex primer ministro David Cameron y el ex alcalde Boris Johnson.

Horizontum. Battersea Power Station: convirtieron al famoso ícono pop en un millonario complejo inmobiliario

La zona de Nine Elms que acoge este nuevo y ambicioso complejo de departamentos y oficinas de lujo, comenzó su nueva vida en 2013 y se desarrolla en siete fases hasta concluirla en 2019. Entre los despachos de arquitectos que participan se encuentran Ian Simpson Architects  y De Rijke Marsh Morgan (DRMM) para la primera, Wilkinson Eyre Architects para la segunda y Foster and  Partners y Gehry Partners para la tercera.

Quien escribe estas líneas tuvo oportunidad de adentrarse en una visita especial en ese primer año. Mediante Open London, un paseo anual organizado por la municipalidad, da a conocer al público por única ocasión edificios de acceso restringido como éste. Los interiores no son nada vistosos, lo verdaderamente emblemático es lo que este patrimonio representa tanto para Londres como para toda Inglaterra. En otro recorrido por sus alrededores en este 2017, la estampa de Nine Elms luce hoy completamente transformada en otra de tintes elitistas como un “pequeño Manhattan” o un “Dubai sobre el Támesis”. Sus chimeneas han sido trastocadas y cinco nuevos modernos edificios aledaños de 14 niveles cada uno con, elegantes cafeterías y jardines o gimnasios, la conforman ahora, además de un albergue para mascotas contiguo que lleva operando desde antes como servicio social: Battersea pets. Algunos rascacielos de ventanales azules han sido terminados y desplazado la otrora imagen de fincas de ladrillo marrón, característicos del Londres tradicional.

Horizontum. Battersea Power Station: convirtieron al famoso ícono pop en un millonario complejo inmobiliario

Según The Guardian, los precios de propiedades han alcanzado niveles demenciales 500 mil hasta 1 millón de libras lo que propicia a atraer más compradores extranjeros. Por ejemplo, el año pasado se reveló que las oficinas principales de Apple se mudarán a esta zona en 2021, ocuparán un espacio de 500 mil pies y trasladarán a 1,400 empleados. La idea posterior es que otras compañías como Facebook y Google sigan el mismo camino y susciten un estímulo para la economía inglesa, según el canciller Phillip Hammond.

De acuerdo a la periodista Julia Kollewe de The Guardian, para que una familia local promedio pudiese adquirir un espacio debería obtener ingresos de 38 mil libras anuales, (unos 879 mil pesos aproximados), aunque esto calculado antes de la llegada del Brexit y la actual vulnerabilidad de la moneda. Por lo pronto, más de 800 departamentos ya han sido vendidos a clientes trasatlánticos de, Estados Unidos, Kuala Lumpur, Tokio, Pekín y solo 250 a londinenses.

Horizontum. Battersea Power Station: convirtieron al famoso ícono pop en un millonario complejo inmobiliario

Una inmensa inversión que hasta hace un lustro se avizoraba como una oportunidad optimista como rescate y otra fisonomía al centro de Londres, ahora es visto con escepticismo. Battersea Power Station ha pasado de ser una efigie industrial y artística a un proyecto gigantesco que permanecerá dentro de su paisaje urbano natural, pero que excluirá a sus nativos de habitarlo. La referencia arquitectónica seguirá desapareciendo detrás de las grandes y opulentes columnas de cristal.

 


Miriam Canales