Ave Barrera,  entre Puertas demasiado pequeñas, Una noche en el laberinto y 21000 princesas Ave Barrera,  entre Puertas demasiado pequeñas, Una noche en el laberinto y 21000 princesas
Pocos son los autores que de ambulan de un género a otro con suma facilidad. La escritora que te presentamos en. Deesta ocasión puede... Ave Barrera,  entre Puertas demasiado pequeñas, Una noche en el laberinto y 21000 princesas

Pocos son los autores que de ambulan de un género a otro con suma facilidad. La escritora que te presentamos en esta ocasión puede trabajar temas históricos para niños, así como hacer un libro de artista o escribir una novela de una prosa ágil. Te invitamos a conocer a la autora de la semana, ella es… Ave Barrera, quien ha escrito: Puertas demasiado pequeñas, Una noche en el laberinto, 21000 princesas.

¿Podrías mencionarnos tus 5 libros favoritos y por qué lo son?

– Las mil y una noches fue el primer libro que leí por la libre, y en su versión para adultos. Es una fuente inagotable de sueños y recursos literarios.

La llamada de lo salvaje me conecta con la parte más viva y vital de la literatura.

Bartleby es toda una lección de cómo construir personajes entrañables a partir de una materia anodina.

Madame Bovary es Madame Bovary. Cada parte de su composición es sublime y vertiginosa.

El libro del desasosiego es el libro de filosofía (o de poesía, según quiera verse) más pleno y desbordante que haya escrito un espíritu melancólico.

¿En qué momento de tu vida decidiste incorporar la lectura como un acto cotidiano?

– En eso doy como la mayoría de los niños, que antes de que los enseñen a leer buscan el significado de las letras en los anuncios publicitarios. Luego, gracias a mi abuela y a mis padres, los libros siempre estuvieron presentes en casa. Como a los once, con la necesidad de sentirme autónoma, empecé a adoptar la lectura como hábito, zona de escapatoria y de hallazgos.

¿Siempre deseaste ser escritora o qué otro trabajo te hubiera gustado desempeñar?

– Siempre me gustó la literatura, pero de chica no me permitía verlo como posibilidad de vida, iba para médico y estaba decidida a serlo, hasta que me di cuenta de que no iba a ser feliz ahí y me cambié a letras, aunque para dedicarme a la escritura todavía harían falta muchas vueltas.

Ave Barrera,  entre Puertas demasiado pequeñas, Una noche en el laberinto y 21000 princesas

– Si vivieras en otro país, que no sea tu tierra natal (o si lo estás haciendo) ¿a qué otra profesión u oficio te gustaría dedicarte?

– Podría hacer casi cualquier cosa, desde costura, cocina, albañilería, jardinería hasta trabajo comunitario. Yo creo que si me fuera a otro país donde no se hablara español me metería a guardabosque o guía en un parque natural, siempre que la escritura en español esté presente, todo lo demás es accesorio o parte de la vida.

– Cuéntanos algún dato curioso de ti como lector.

– Me gusta mucho el portugués, me parece un idioma bellísimo, amoroso y noble. Algo curioso es que soy una lectora torpe y muy lenta. Me cuesta mucho concentrarme, entrar en el texto. Tengo que tomarme mi tiempo para leer, procesar y volver a leer, eso sí, una vez que me clavo, no hay quien me saque de ahí. Por eso, cuando siento que un libro no me dice nada o no es momento de hincarle el diente o no me atrapa, lo dejo ir sin el menor remordimiento.

Diana López

Diana López

Comunicóloga y etnohistoriadora. Se ha desempeñado como promotora cultural independiente, RP para editoriales y eventos culturales. Fue coeditora web en la sección cultural del periódico Reforma y paleógrafa del Archivo General de la Nación. También ha sido asesora pedagógica de fomento a la lectura. Oficio que mejor la define: mochilera.