Maldito Panero

Con una suave curiosidad y algo resignado, Paul Bowles recibía a los jóvenes que acudían en peregrinación a su modesta casa en Tánger

Leer más...