Aumento en gasolina y electricidad podrían reducir deuda pública: CESP Aumento en gasolina y electricidad podrían reducir deuda pública: CESP
El alza en los precios de la gasolina y la luz eléctrica, anunciados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y por... Aumento en gasolina y electricidad podrían reducir deuda pública: CESP

El alza en los precios de la gasolina y la luz eléctrica, anunciados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y por la Comisión Federal Electoral (CFE), anunciados el pasado 29 de junio y 3 de julio, respectivamente, podrían reportar beneficios en las finanzas nacionales y reducir el déficit que presenta el presupuesto federal, así lo indicó el director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CESP), Luis Foncerrada.

Entrevistado vía telefónica por Horizontum, Foncerrada señaló que “cualquier incremento de este tipo sube los ingresos del gobierno, y en ese sentido, efectivamente, también puede reducir el déficit. En realidad son cosas que van a ir ayudando, que sumadas, ojalá puedan darnos otras décimas de superávit”, esto último en relación a la pretensión de la SHCP de alcanzar un superávit primario que permitiera solventar las presiones sobre el presupuesto.

“El gasto se incrementó mucho, mucho más allá de los ingresos –afirma el director del CESP- eso provocó déficit, y cada déficit tiene que ser financiado. Eso es deuda. La deuda, por supuesto con los déficits, se fue incrementando y a fines del (2015), incluyendo el primer cuarto del 2016, la deuda llegó a 9 billones de pesos, que son 3 billones más que al cierre del 2012”.

Aumento en gasolina y electricidad podrían reducir deuda pública: CESPPor lo anterior, advierte, “es muy importante que la deuda, en los niveles que está, ya no siga creciendo. Por eso el secretario de Hacienda, y con razón, ha planteado estos recortes : el primero de 134 mil (millones) y ahora otros 31 mil millones de pesos. Estamos hablando de 165 mil millones de pesos para este año”. Así, pues, es enfático al afirmar que “es importante que no haya un déficit primario, sino que en el 2017 se dé un superávit primario”.

Se entiende por déficit primario, explica Foncerrada, al monto que resulta de restar los intereses de la deuda a los ingresos del gobierno, y aún mantener un porcentaje de la deuda adquirida; en ese sentido “los déficits primarios se han mantenido y, de hecho, han sido más altos; quiere decir que aún quitándole al déficit los pagos de intereses, seguimos teniendo déficit”.

Para quien fuera investigador de la Universidad de Princeton, la deuda pública debe mantenerse “como proporción del PIB (Producto Interno Bruto), o se reduzca, que sería todavía mejor, nos permite tener unas finanzas públicas sustentables; es decir, no hay ni empresa ni familia ni gobierno que se pueda endeudar indefinidamente. El límite es su ingreso”.

Por el contrario, en un contexto deficitario, prosigue Foncerrada, “la única manera de financiar la cuenta corriente deficitaria, es usando reservas internacionales, si es que la inversión extranjera directa no es suficiente para cubrirlo. En ese caso (…) tendríamos efectos negativos en el tipo de cambio”.

“La percepción de la comunidad financiera internacional hay que cuidarla, y en ese sentido, si no ven pasos serios, firmes, en términos de resolver las cuentas fiscales, se siente que eso puede afectar la balanza de pagos por el exceso de gasto”, apuntó el también Doctor en Economía por la Universidad Autónoma Metropolitana; por todo ello, las últimas decisiones tomadas por el gobierno mexicano, como el alza en los precios de hidrocarburos y electricidad, pueden ser percibidos positivamente en el contexto internacional.

Respecto al futuro de la economía mexicana, Foncerrada ubica su crecimiento “con buena suerte”, en un  2.2%; a su vez, en cuanto al tipo de cambio, éste, adujo, “ya ha afectado precios”, por lo que  “la inflación –continua- tampoco va a poder ser menor a 3.4% o 3.5%; esto es preocupante y de ahí la enorme importancia, para evitar que la balanza de pagos sigua teniendo un déficit y, eventualmente, poner en más presión el tipo de cambio, es fundamental que el gasto se reduzca y se logre un superávit”.


Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.