Atentado en París: la incógnita francesa Atentado en París: la incógnita francesa
La noche de París volvió a teñirse de rojo. Un individuo armado mató a un policía e hirió a otros dos en la emblemática... Atentado en París: la incógnita francesa

La noche de París volvió a teñirse de rojo. Un individuo armado mató a un policía e hirió a otros dos en la emblemática avenida de los Campos Elíseos. El atentado tiene un innegable hálito terrorista, según declaraciones del presidente Francois Hollande, con el agravante de que pudo ser perpetrado por un elemento del Daesh. A escasos tres días de que Francia sea llamada a las urnas para elegir a un nuevo Jefe de Estado, no se descarta que el fatídico episodio incline la reñida batalla electoral hacia uno u otro lado.

Abu Yussef al- Beljiki es el hombre identificado por el gobierno francés como el perpetrador del atentado. Sus antecedentes, según informaron, llevan la pista hacia el grupo terrorista del Daesh. Ese hombre, muerto por la policía francesa al responder la agresión, podría terminar por definir el futuro político de Francia ante la disyuntiva que representan los radicales Marine Le Pen, del ultraderechista Frente Nacional, o Jean- Luc Melenchon, de la plataforma Francia Insumisa, o bien inclinar la balanza hacia el ala más moderada, con Francois Fillon, desde la derecha con los Republicanos, o Emmanuel Macron, del movimiento político ¡En marcha!, de corte progresista y cercano al actual presidente.

image

Sin embargo, aún y cuando un episodio así de lamentable podría resentirse con inusitado vigor en el ajedrez político, dos son los candidatos a quienes más afecta la evolución mediática y social del atentado terrorista. Ambos, además, son quienes encabezan los sondeos electorales en Francia: Macron, en el primer lugar de las preferencias, y Le Pen, rezagada, discretamente, en el segundo.

A pesar de que comenzó como favorita, en buena medida porque la izquierda francesa no tenía un candidato claro para las elecciones presidenciales, Marine Le Pen ha sufrido un constante descenso en las preferencias del electorado. El comienzo de su campaña coincidió con la llegada al poder de Donald Trump en los Estados Unidos, lo que hacía prever que el discurso nacionalista y antisistema prevalecería también en Francia; sin embargo, los constantes fracasos del magnate al frente de la presidencia, y otros tantos errores en la campaña de Le Pen -como sus agresiones a la prensa- poco a poco la alejaron de los primeros lugares en las encuestas. Al parecer, Le pen, al mirarse en el espejo de Trump, anticipó también su ruina política.

No obstante, hábil para rasgar las cuerdas más sensibles del patrioterismo francés, Le Pen podría explotar su imagen antiinmigrante y, en el último tramo de la carrera por la presidencia, catalizar en su favor la predecible cauda de indignación que seguirá al atentado.

Desde la izquierda, el joven político Macron –cuenta 40 años-, prudentemente lejano al no muy bien valorado Hollande, tiene poco tiempo para maniobrar en medio de la nueva coyuntura mediática. Su ascenso en las preferencias electorales durante la campaña ha sido constante, tanto que los sondeos lo ubican como el favorito para hacerse con las llaves del Elíseo, pero la sombra de Le Pen ya planea sobre su estrecha ventaja.

Antiguo colaborador del actual presidente, Macron supo hacer del gatopardismo una bandera, su movimiento ¡En Marcha!, un peculiar batidillo ideológico que toma un poco de todas las posturas políticas que a su alrededor oscilan, para presentar al elector un producto a su medida, y a las de otros. En esa coyuntura, el antiguo militante del Partido Socialista podría argüir la estabilidad política y el combate frontal al terrorismo, que no a la inmigración, como postura propia para mantenerse al frente de la carrera por la presidencia.

Una vez más, el terrorismo modifica el siempre volátil horizonte político. Esta vez lo hace en medio de la delicada coyuntura electoral francesa, para plantear el incómodo dilema que reparte sus veredas entre el “nacionalismo ultramontano” –con Le Pen-, y la incógnita del “populismo de centro” –con Macron.

Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.