Armados hasta los dientes  Armados hasta los dientes
Hoy habrá, en promedio, mil 500 muertes en el mundo entero. Mañana se contarán mil 500 muertes más, y pasado mañana otras mil...  Armados hasta los dientes

Hoy habrá, en promedio,  mil 500 muertes en el mundo entero. Mañana se contarán mil 500 muertes más, y pasado mañana otras mil 500; así la semana entera, el mes y el resto del año. Al final del 2016, 508 mil seres humanos habrán muerto en actos que involucran un arma pequeña o ligera.

Esas armas pequeñas y ligeras, que acaban con la vida de mil 500 personas diariamente, son 875 millones en el mundo entero; en tanto, 12 mil millones de balas son producidas año tras año, y esperan ser detonadas.

Antes que el narcotráfico y la prostitución, el negocio ilegal más rentable en el mundo es el tráfico de armas. Anualmente, el gasto de todo el planeta dedicado a la defensa es de 1.63 billones de dólares. Todo esto, de acuerdo con datos aportados por la organización Amnistía Internacional.

 Armados hasta los dientes

Mientras tanto, señala una estadística del diario inglés The Independent, Estados Unidos se encargó de producir, entre el año 2011 y 2015, el 33% de las armas que se consumieron entre ejércitos, policías y criminales de todo el mundo. Por su parte,  Rusia tiene reservada  la segunda posición, con el 25% de armas producidas en el mismo periodo de tiempo. Del otro lado del mercado, más exactamente, del otro lado del hemisferio, los países árabes y asiáticos se disputan los primeros lugares como consumidores de la industria armamentística: la India en primer lugar, que consume 14% de la producción, seguida de Arabia Saudita, con el 7%.

De lo anterior se desprende una conclusión, por decir lo menos, paradójica: Estados Unidos alimenta la demanda de armas de una de las regiones geográficas más inestables del mundo; la misma región, oriente, que en últimas fechas ha reducido, dramáticamente, sus posibilidades por encontrar una vía clara y definitiva para la resolución del conflicto en Siria.

 Armados hasta los dientes

Por si fuera poco, en Estados Unidos, a reserva de que las estadísticas que clarifiquen el número de armas en el país, o la cantidad de personas que mueren en un hecho donde se involucre un arma, están descartadas, algunos otros datos supletorios,–aportados por organizaciones civiles armamentistas o no-, permiten afirmar que del 2000 al 2010, el 52.8% de las familias norteamericanas tenía un arma de fuego, al menos. Asimismo, el número de homicidios, por cada millón de habitantes, es de 29.7 al 2016, logrando para los Estados Unidos el primer lugar en homicidio de entre los países desarrollados.

La inseguridad social arma a mexicanos

A principios de junio del año pasado, un grupo de especialistas en seguridad, integrado por Íñigo Guevara y Eugenio Weigend –ambos estudiosos del fenómeno de la seguridad pública y el crimen organizado-, publicaron en el portal The Daily Post, que en México circulaban, ilegalmente, cerca de 25 millones de armas, cuyo país de origen, en su mayoría, era Estados Unidos.

 Armados hasta los dientes

Recientemente, de acuerdo con la Dirección de Comercialización de Armas y Municiones de la Secretaría de la Defensa Nacional, únicos responsables legales de la oferta de armas al público mexicano, observó un sensible incremento en el número de armas adquiridas por mexicanos: mientras que en el año 2000 se vendieron 549, para el 2015 la cifra alcanzó 10 mil 115 armas. Especialistas en la materia, como María Elena Morera, declararon en entrevista para El Universal, que dicho incremento se debía a que la “gente no tiene confianza en la autoridad y tiene miedo a la delincuencia”.


Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.