Amelia Earhart pudo morir en el atolón de Nikumaroro en el océano Pacífico, según National Geographic Society Amelia Earhart pudo morir en el atolón de Nikumaroro en el océano Pacífico, según National Geographic Society
Una expedición enviada al atolón Nikumaroro, en el océano Pacífico, parece haber encontrado los restos de la legendaria aviadora estadounidense Amelia Earhart Amelia Earhart pudo morir en el atolón de Nikumaroro en el océano Pacífico, según National Geographic Society

Una expedición enviada al atolón Nikumaroro, en el océano Pacífico, parece haber encontrado los restos de la legendaria aviadora estadounidense Amelia Earhart, la primera mujer en cruzar el Atlántico.

La National Geographic Society informó que el sitio fue hallado siguiendo las indicaciones de un oficial británico que en 1940 hizo un recorrido por la isla y aseguró haber visto huesos humanos junto a un heliotropo.

Esta misión fue organizada por National Geographic y el Grupo Internacional para la Recuperación de Aviones Históricos.

Según explicaron, su equipo de investigación acudió a la isla con cuatro perros –Marcy, Piper, Kayle y Berkeley– especializados en rastrear restos humanos.

Durante varios días, cada perro por su cuenta, señaló un árbol como el sitio a explorar.

Horizontum - Amelia Earhart pudo morir en el atolón de Nikumaroro en el océano Pacífico, según National Geographic Society

Aunque las excavaciones allí no revelaron rastros de huesos, los investigadores se llevaron cinco sacos de tierra a un laboratorio alemán que se encargará de analizarla y determinar si hay trazas de ADN.

En las proximidades del árbol se han rescatado en otras visitas artilugios de los años treinta, desde una navaja a un tarro de crema para la pecas, indicios que han alentado la hipótesis de que Earhart y su navegante Fred Noonan alcanzaron el arrecife coralino, explicó la National Geographic Society.

Desde su desaparición en 1937, el final de Earhart ha obsesionado a generaciones de investigadores.

Considerada una de las grandes aviadoras de todos los tiempos, fue la primera mujer en cruzar sola el Atlántico y en volar el Pacífico (de Honolulú a California). En pleno apogeo de su fama, decidió dar la vuelta al mundo.

El 2 de julio de 1937, partió del aeródromo de Lae, en Papúa Nueva Guinea, para completar una etapa más de su circunvalación al globo terráqueo. Ese viaje debía ser de 4000 kilómetros hasta la Isla Howland, entre Australia y Hawái, pero antes de llegar a su destino, su Lockheed Electra bimotor desapareció dando lugar a una decena de teorías.


La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.