Alertas sísmicas, un mecanismo perfecto que salva vidas en México Alertas sísmicas, un mecanismo perfecto que salva vidas en México
Poco antes de la medianoche del pasado 7 de septiembre, un sonido intermitente alertó a la Ciudad de México sobre un inminente peligro, un... Alertas sísmicas, un mecanismo perfecto que salva vidas en México

Poco antes de la medianoche del pasado 7 de septiembre, un sonido intermitente alertó a la Ciudad de México sobre un inminente peligro, un sismo de 8.2 grados, el mayor de los últimos cien años en el país.

La red de sensores, instalada en la capital mexicana desde 1991, fue una triste lección aprendida del sismo de 1985, que dejó aquí 12 mil muertos y 40 mil damnificados. Pero esta vez el sistema funcionó a la perfección según las autoridades, que cuentan cómo funciona el potente mecanismo de alerta.

La red de sensores vigila el movimiento del suelo y permite detectar el momento en que inicia un sismo, tras lo cual emite una alerta inmediata a la capital del país, la cual se activa 50 segundos antes de que las ondas del movimiento telúrico lleguen a Ciudad de México.

El Sistema de Alerta Sísmica (SAS) depende del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (CIRES) que tiene como trabajo detectar sismos importantes en la costa de Guerrero.

La asociación civil se encarga de avisar 50 segundos antes de que el movimiento sísmico llegue a la capital, y para ello se basa en el principio de las ondas sísmicas superficiales, las cuales son consideradas como potencialmente dañinas; éstas viajan de entre 3.5 y 4.0 kilómetros por segundo, lo que significa que tardan entre 75 y 85 segundos en viajar de Guerrero a la Ciudad de México.

Ese sistema de Alerta Sísmica Mexicano incluye, además de la capital del país, a las ciudades de Oaxaca, Toluca, Estado de México y Chilpancingo y Acapulco, ambas en Guerrero, donde se originan con frecuencia los temblores.

De acuerdo con las autoridades, los sensores permanecen monitoreando los movimientos de la tierra, y cuando detectan alguno que pueda convertirse en un sismo de 6 grados en la escala de Richter emiten inmediatamente una señal de radio, porque las ondas radiales viajan más rápido que el sismo.

En el caso de Ciudad de México el mensaje llega a una central que la retransmite a estaciones de radio, televisión y las algunas aplicaciones para teléfonos móviles.

Asimismo, la señal radial posibilita la transmisión temprana por los 10 mil altavoces que hay en la ciudad, de tal manera que la alerta pueda escucharse por la mayor parte de los capitalinos.

Originalmente el sistema de Alerta Sísmica contaba con 12 estaciones de monitoreo sólo en las costas de Guerrero, pero ahora hay 97 en varios Estados del país, algunos de los cuales están en zonas lejanas a la costa.

Cuando están de moda las aplicaciones para teléfonos móviles, ya existen algunas que también transmiten la Alerta Sísmica, lo cual es muy efectivo porque los mexicanos suelen obedecer sus advertencias.

La disciplina forma parte de un sistema educativo que desde 1985, tras el devastador terremoto, estableció un sistema de protección civil intensivo en las escuelas, que enseñó a varias generaciones frases como “no corro, no grito, no empujo”, las reglas básicas para evacuar su escuela, casa o donde se encuentren en caso de un sismo.

Este 7 de septiembre millones de capitalinos siguieron las reglas y la ciudad resultó ilesa, destaca el diario El País. Sin embargo, el gobierno mexicano aún tiene una deuda con el resto del país, donde las alarmas aún no se instalan y ya se contabilizan 96 muertos por el sismo en los Estados de Chiapas (16), Oaxaca (76) y Tabasco (4).

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.