Alejandro Barrón: realismo sin censura Alejandro Barrón: realismo sin censura
Las pinturas de Alejandro Barrón no sólo se miran. Puedes sentirlas también. Tienen vida propia. Son seductoras por su realismo vibrante, que retrata a... Alejandro Barrón: realismo sin censura

Las pinturas de Alejandro Barrón no sólo se miran. Puedes sentirlas también. Tienen vida propia. Son seductoras por su realismo vibrante, que retrata a la figura humana con todos sus matices, detalles y dualidades.

Las íntimas pinceladas de Barrón fueron aprendidas de manera autodidacta: “Siempre me gustó la pintura. Comencé como retratista…Más o menos fue un accidente”, explica, ya que su formación estaba encaminada hacia el grabado, cuando cursó la licenciatura en Artes Visuales en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM.

Horizontum. Alejandro Barrón: realismo sin censura

Alejandro encontró en el óleo el medio perfecto para plasmar su admiración por la figura humana: “Mi interés en el detalle se fue volcando hacia esa cuestión de la carne, de la piel, de las texturas, todas esas sensaciones táctiles…no podría explicar que me mueve, pero me llama la atención”, cuenta el pintor quien también se siente atraído por los objetos antiguos: “Yo crecí en barrio, crecí en Tepito, estoy acostumbrado a la Lagunilla y todas esas chácharas…Entonces siempre me han llamado la atención esos objetos que pertenecieron alguna vez a alguien”.

Uno de los rasgos característicos de su obra es el ambiente oscuro y misterioso: “La mayoría de las personas tenemos historias oscuras. La vida se forma de contrarios: no puedes entender la felicidad si no has estado triste, no puedes entender la tristeza sin haber estado feliz. La oscuridad no existe sin la luz y viceversa”, explica Alejandro y señala: “Me encanta la pintura clásica, el tenebrismo y el barroco”.

Horizontum. Alejandro Barrón: realismo sin censura

Para este artista resulta crucial poder observar a detalle lo que quiere pintar, ya sea un objeto, sus gatos o la anatomía de una persona: “¡Eso me clava mucho!, por eso siempre estoy escarbando en la psiquis de las personas”, explica el artista.

Los tatuajes son una característica fascinante en los desnudos que Alejandro retrata: “Yo los veo como una marca de vida, es una cartografía del cuerpo… Es como si tuvieran un poema dibujado en el cuerpo”, dice el pintor, quien se ha enfrentado a la censura: “He llegado a vivir la censura por hacer realismo”, dice Alejandro y explica: “En la escuela me negaban el acceso a exponer en sus espacios…También me pasó en una galería… Por parte de Facebook tuve que cerrar una cuenta hace un año por lo mismo, fueron tantas las denuncias que tuve, incluso por arte de su sistema”, narra el artista, quien ahora utiliza Tumblr como plataforma virtual para poder publicar su obra libremente.

Horizontum. Alejandro Barrón: realismo sin censura

Alejandro Barrón tiene en su haber varias exposiciones colectivas e individuales, nacionales e internacionales, así como diversas publicaciones. El año pasado presentó la exposición individual “El oficio del pintor” en el Museo del Pueblo en Guanajuato, y de manera colectiva presentó dos de sus obras: “Ídolo de juguete” y “El último canto”, como parte de “El corazón y la muerte”, una exposición que comenzó en Irlanda y concluyó en Querétaro.

Actualmente su trabajo participa en la exposición colectiva itinerante “Hommage an Hans Ruedi Giger”, en Galerie Museum HR Giger, lanzada en Gruyeres, Suiza, y que estará en México, a finales de noviembre de este año: “Giger es uno de los artistas que más admiro”, dice el pintor.

Horizontum. Alejandro Barrón: realismo sin censura

En la Ciudad de México, el trabajo de Barrón se puede ver en el Museo El Carmen, como parte de la exposición colectiva “El Mural del Milenio”. Este creador planea seguir pintando y manteniendo intacta su fascinante y original obra.

Horizontum. Alejandro Barrón: realismo sin censura

 


Edna Garagui

Edna Garagui