Alejandro Badillo en las Crónicas de Liliput Alejandro Badillo en las Crónicas de Liliput
El género de minificción llegó al narrador poblano Alejandro Badillo (1977) a través de la selección que Edmundo Valadés Alejandro Badillo en las Crónicas de Liliput

El género de minificción llegó al narrador poblano Alejandro Badillo (1977) a través de la selección que Edmundo Valadés y su equipo realizaba para la revista El Cuento. Años después tuvo la oportunidad, ya como creador de relatos, de publicar sus primeras incursiones en la ficción breve en las páginas del Suplemento Catedral, dirigido por el escritor tlaxcalteca Alejandro Meneses (1960-2005) para el diario Síntesis de Puebla. Así lo contó el propio Badillo, durante la presentación de su séptimo libro, primero de ficción breve: Crónicas de Liliput, publicado en la colección Ficción Exprés de la BUAP, con un título que alude a Los viajes de Gulliver (1776), sátira del irlandés Jonathan Swift (1667-1745).

Horizontum. Alejandro Badillo en las Crónicas de Liliput A la víspera de dar a conocer su obra ganadora del Premio Nacional de Novela Breve Amado Nervo, Badillo explicó que en su caso, la minificción es una exploración que transcurre en el tiempo, debido a que se escribe “luego de masticar la idea”, y ese “trabajo mental puede llevar muchísimo tiempo”. A él le llevó más de diez años concretar y reunir las 69 piezas que conforman Crónicas de Liliput, un ejemplar que fue acompañando la publicación de otros libros.

“No soy de la idea de tener un plan maestro y sobre ese ir, prefiero la diversidad. Un cuento es una apuesta diferente al otro y cada uno es como un reinicio del libro”, dice a los asistentes del Centro de Creación Literaria “Xavier Villaurrutia”, durante una lluviosa noche de este junio caliente, en la que presentó su libro, acompañado de los editores/narradores Marcial Fernández y Fernando Sánchez Clelo.

Crónicas de Liliput está dividido en crónicas marinas, fúnebres, oníricas, de los equívocos y del espacio, y del tiempo y el espacio. Aborda así el absurdo o provoca falsas biografías o fragmentos de hechos históricos, con pizcas de fantasía, como “Héroe anónimo”, uno de los seis cuentos breves que leyó, en el que refiere a un falso Edgar Allan Poe.

“Lo que me gusta es evadir el chiste o los juegos de palabras. Creo que la literatura es más que eso y como lectores sabemos en qué cultura estamos dialogando”, refiere Badillo, a quien es frecuente leer como cuentista y crítico literario en Crítica, la revista cultural de la Universidad Autónoma de Puebla.

Horizontum. Alejandro Badillo en las Crónicas de Liliput

Sobre la escritura de Badillo, Sánchez Clelo, director de la colección, comentó que el autor “siempre ha sido cuidadoso con el lenguaje. Le gusta meter al lector en cierto estado de ánimo, a veces incertidumbre. No tiene la idea clásica, de final sorpresivo, sino que deja una idea (oculta) para que el lector pueda desentrañarla posteriormente”. Practica “un estilo diferente de minificción”, entendido siempre como un reto literario.

Nahum Torres

Nahum Torres

(Ciudad de México, 1977) ha colaborado en medios impresos y electrónicos con textos sobre cine, arte contemporáneo, literatura y música. Actualmente es editor en el sello Librosampleados.