Agua que mata, académicos de la UAM crean herramienta para medir calidad en segundos Agua que mata, académicos de la UAM crean herramienta para medir calidad en segundos
Un grupo interdisciplinario de investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), desarrolló un dispositivo de alta tecnología, fácil empleo Agua que mata, académicos de la UAM crean herramienta para medir calidad en segundos

Un grupo interdisciplinario de investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), desarrolló un dispositivo de alta tecnología, fácil empleo, bajo costo y respuesta rápida para medir la calidad del agua potable.

El grupo, conformado por hidrólogos, economistas, químicos y diseñadores industriales, creó un instrumento que inspecciona los parámetros que determinan las condiciones físicas del agua, tales como turbidez,  química, conductividad,  bacteriológica, coliformes fecales; así como las variables de satisfacción, es decir, la temperatura y pH; así lo explicó a la oficina de comunicación social de la UAM,  Eugenio Gómez Reyes, profesor del Departamento de Ingeniería de Procesos e Hidráulica de la UAM, Unidad Iztapalapa.

El fluido que distribuye el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), expuso el académico,  es de buena calidad, pero en el proceso para llegar al grifo pasa por cisternas o tinacos en los que tal propiedad empieza a degradarse, contaminándose incluso de bacterias, por lo que la mayoría de los consumidores no lo ingiere.

Agua que mata, académicos de la UAM crean herramienta para medir calidad en segundos

Si bien  el 40% del agua que abastece a la Ciudad de México,  proviene del Sistema Cutzamala y registra condiciones excelentes, el 60 por ciento restante –extraída de pozos que tienen sus propios mecanismos de filtrado y tratamiento– no registra esta característica, pues contiene manganeso, fierro y gran cantidad de sales. Tal es el caso del agua distribuida en la delegación Iztapalapa, donde “no es potable”,  y por ello no puede beberse de manera directa del suministro público.

Pese a que en las otras demarcaciones es adecuada, 95% de los habitantes de la Ciudad de México toma agua embotellada; sólo el 5% de la población utiliza el líquido de la tubería a través de filtros, aunque no todos son eficientes. Por otro lado, el promedio mensual de consumo del agua envasada, entre las familias de cuatro o cinco miembros, es de hasta 200 litros, lo que representa un gasto de más de 240 pesos, contra un promedio de 165 pesos al mes por el abastecimiento local.

El prototipo desarrollado por los científicos universitarios posee un sistema central de procesamiento, que a partir de una muestra de agua mide la temperatura, el pH, la conductividad eléctrica, la turbidez y la presencia de bacterias patógenas; mediante un proceso de comparación entre la muestra y los parámetros establecidos en la norma de agua potable, el aparato avisa al usuario, por medio de un led color verde, si el fluido cumple con los parámetros, y rojo, en caso contrario.

Agua que mata, académicos de la UAM crean herramienta para medir calidad en segundos

Entre las ventajas del aparato, se cuenta el diseño compacto y portátil. Se trata del único equipo, desarrollado para la medición de la calidad del agua,  que tiene el tamaño de un teléfono móvil. Otra de sus innovaciones es el corto tiempo de respuesta –33 segundos–, para conocer los resultados del examen de la muestra de agua; en contraste,  otros instrumentos tardan hasta ocho horas para emitir algún resultado.

La UAM solicitó al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial que conceda una patente del aparato, cuyo costo, en caso de una producción industrial, sería de hasta 300 pesos por unidad.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.