La pieza clave de la trama rusa la esfuman del escenario, Putin retira a su embajador en Washington La pieza clave de la trama rusa la esfuman del escenario, Putin retira a su embajador en Washington
Sergéi Kislyak, el hombre de Vladimir Putin que mantuvo diversos encuentros con gente cercana a Donald Trump La pieza clave de la trama rusa la esfuman del escenario, Putin retira a su embajador en Washington

Sergéi Kislyak, el hombre de Vladimir Putin que mantuvo diversos encuentros con gente cercana a Donald Trump, dejó la embajada rusa en Estados Unidos. El representante del Estado ruso dejó su representación, misma que ocupó durante 10 años, en medio de la tormenta política que la “trama rusa” le inflige a la administración del magnate.

Kislyak era un cuadro experimentado dentro de la diplomacia rusa. Su carrera había comenzado en los álgidos años de la Guerra Fría. El ingeniero y físico, comenzó a escalar dentro de la burocracia diplomática desde 1977, cuando ingresó al Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia; para 1981, Kislyak ya trabajaba en la representación de su país ante la ONU. Luego de seguir el riguroso escalafón de las representaciones extranjeras, en 1998 fungió como representante de Rusia ante la OTAN. No sería hasta el 2008 cuando el presidente Dmitri Medvédev –sucesor de Putin- lo nombraría embajador ante Estados Unidos.

A pieza clave de la trama rusa la esfuman del escenario, Putin retira a su embajador en Washington

No obstante su larga experiencia en las delicadas lides diplomáticas, sobre todo como representante de una nación largamente confrontada con los Estados Unidos, la posición de Kilsyak era, por decir lo menos, incómoda.

Desde que el gobierno de Barack Obama expulsó a 35 agentes de inteligencia rusos, en diciembre del año pasado,  sospechosos de haber fraguado una ayuda extraterritorial a la campaña de Donald Trumo por la presidencia, Kislyak estuvo en el foco de atención, tanto de los medios de comunicación como de la clase política norteamericana.

Poco a poco, las revelaciones sobre la “trama rusa” lo pusieron en una posición sumamente incómoda para un representante diplomático. Kislyak, de acuerdo con las afirmaciones de influyentes medios estadounidenses, se habría reunido con importantes personajes en el entorno de Donald Trump. Tales reuniones, en algunos casos, violentaban la legislación norteamericana en lo que a las relaciones con gobiernos extranjeros tienen permitidos los agentes estadounidenses. Como Michael Flynn,  nombrado por el magnate como asesor de Seguridad Nacional, cargo en el que sólo duró un par de semanas.

Su nociva influencia también se habría extendido a Jeff Sessions, actual Fiscal General de Estados Unidos. El experimentado Sessions, uno de los primeros respaldos políticos que cosechó Trump en su camino por la Casa Blanca, tuvo que excusarse de conocer las investigaciones que sobre la “trama rusa” realizaban los servicios de inteligencia del país. El senador por Alabama,  respetado miembro del Partido Republicano, no notificó de sus reuniones con Kislyak, razón suficiente para excluirlo de las pesquisas.

A pieza clave de la trama rusa la esfuman del escenario, Putin retira a su embajador en Washington

A pieza clave de la trama rusa la esfuman del escenario, Putin retira a su embajador en Washington

El otro cercano colaborador de Trump que mantuvo sospechosas reuniones con Kislyak fue Jared Kushner, asesor del magnate y esposo de su hija Ivanka. No obstante, las repercusiones contra Kushner, por sus entrevistas con el embajador ruso,  fueron más políticas que legales. Su proximidad con Trump elevó la tensión aún más en el contexto de la “trama rusa”.

La salida de Kislyak se da luego de que Donald Trump Jr. hiciera pública una serie de correos, enviados a un intermediario, para hacerse de información sensible de Hillary Clinton. Dicha información sería proveída, supuestamente, por un mensajero del gobierno ruso.

Independientemente de las motivaciones reales que tuvo Putin para remover a un embajador bien valorado entre el bullente ambiente diplomático de Washington, queda en el aire una lectura unívoca: la “trama rusa” cobró un nuevo actor. Pero no un actor cualquiera. Sobre Kislyak pendían las sospechas de la supuesta ayuda que el gobierno ruso prodigó a Trump para hacerse de la Casa Blanca. No obstante su salida del escenario, las escenas de la “trama” se suceden vertiginosas e impredecibles.


Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.